Posteado por: alejandrolodi | 27 febrero, 2012

Acerca de Neptuno transitando al Sol

Alejandro Lodi

(Febrero 2012)

Charles Chaplin crea un personaje que conmueve al mundo e inscribe en el inconsciente colectivo una  versión del arquetipo del excluido, de una bondad que no encuentra lugar dentro de las rígidas exigencias de la sociedad humana.

Adolf Hitler, que hasta ese momento creía ser un artista, combate en la Primera Guerra Mundial y siente el llamado de la providencia divina para dedicar su vida a salvar a su patria y conducirla a su destino de gloria.

Ernesto Guevara se consagra en sacrificio en la selva boliviana, con un grupo de apósteles combatientes, en pos de la revolución socialista y de una nueva humanidad.

Nelson Mandela asume los honores de ser elegido presidente de su país, convocando a disolver el antagonismo racial cristalizado en la sociedad sudafricana y que él mismo sufriera con décadas de prisión.

Juan Perón, en el máximo de su popularidad, logra darle al país que preside una constitución ajustada a su propia visión que parece contar con un apoyo unánime, sin oposición.

¿Qué tienen en común estos hechos? Todos ellos ocurrieron en momentos en que Neptuno transitaba en aspecto significativo al Sol de las cartas natales de cada una de estas personalidades.

En los tiempos de Neptuno ingresando a Piscis, todos aquellos que tengan su Sol en los primeros grados de un signo –en especial de la cruz mutable- están participando de un muy particular desafío para la conciencia y que poco se repite a lo largo de la vida. Y como toda instancia crucial, el tránsito de Neptuno al Sol natal combina maravillas y peligros, oportunidades y riesgos.

Tratándose del dios de los océanos y sus profundidades, en estos climas la conciencia individual puede orientarse hacia puertos trascendentes, que expanden su percepción hacia lo universal, o experimentar angustias de naufragio.

En principio, Neptuno al Sol representa un momento de máxima sensibilización de la identidad. La imagen de sí mismo se torna porosa, permeable a registros sensibles de dimensiones de la realidad que hasta ahora no tenían posibilidad de ser advertidas. La propia expresión individual puede alcanzar una alta resonancia colectiva. Pero esto sólo es el “efecto secundario” de un significado aún más prodigioso: la expansión de la conciencia más allá de las fronteras de lo individual, la inmersión en la cualidad transpersonal de la existencia que deja en suspenso la capacidad del centro organizador de la percepción (el yo) para dar cuenta de esa realidad que empieza a revelarse.

Este punto es clave. Neptuno al Sol no representa la fatal confusión o pérdida del yo, sino un desafío de expansión a partir de disolver los límites conocidos de la identidad. Es la revelación de una expresión consciente, de un reconocimiento de quién soy, que va más allá de la imagen históricamente construida y que, por eso mismo, permite entrar en contacto con contenidos del ser hasta ahora inconscientes. Es decir, el tránsito de Neptuno al Sol no representa una despersonalización absoluta o el nefasto determinismo de una psicosis, sino una dilución de niveles rígidos (o simplemente ya celebrados) de la personalidad para que la conciencia pueda tener así la oportunidad de responder a niveles del alma.

No obstante, por definición, todo tránsito de un planeta transpersonal al Sol convoca a una experiencia que no tiene por sentido confirmar al yo ni contribuir a su estructuración, sino justamente desestructurarlo y desorganizarlo. Y esto implica aceptar que la naturaleza de estos momentos sugiere riesgos de distorsión patológica. En el caso de Neptuno, si la conciencia se mantiene aferrada a la imagen personal que tiene de sí misma, esta invitación a ser sensibles a dimensiones de la realidad trascendentes (veladas a nuestra percepción habitual y que ahora parecen transparentarse) será significada como la amenaza de un quebranto de todo sentido de realidad. De este modo, este tiempo de disolución de la sensación de importancia personal, de pérdida de la identificación exclusiva con el yo personal, de sensibilización de las fronteras rígidas de la personalidad, paradójicamente, termina redundando en una sacralización de tales rigideces, en una elevación a virtud espiritual de las cristalizaciones más egoicas y en el otorgamiento de misiones épicas al pequeño yo.

La oportunidad de difuminar niveles de identidad ya agotados, para así fundir a la conciencia en cualidades más vastas del ser, se frustra generando una distorsionante inflación del ego personal, que intentará apropiarse entonces de las potencialidades transpersonales del momento. Esa pulsión de trascendencia que invita a ir “más allá de Saturno” queda capturada dentro de las fronteras que el ego reconoce seguras. Pero, de todas maneras, esa cualidad que pugna hacia lo transpersonal buscará expresarse y lo hará ahora en formas que necesariamente, a consecuencia de aquella represión, rondarán el riesgo de desequilibrio psíquico: delirio místico, fantasía mesiánica,  paranoia alucinatoria, etc. Ese desequilibrio no es propio de la cualidad neptuniana, sino su patológica manifestación cuando se ve confinada a actuar dentro de los límites que le marca las necesidades del yo y el temor a su propia trascendencia. Cuando prima el miedo y la necesidad controladora del ego ante aquello que lo invita a entregarse al misterio, la sensibilidad perceptiva incrementada por el efecto Neptuno se descarga entonces en hechizos, encantamientos y fabulaciones que tienen siempre al yo personal como protagonista autorreferente. El potencial de la conciencia de apertura a lo universal se malogra en la fascinación de “ser yo mismo el universo”.

El tránsito de Neptuno al Sol deriva así en un momento de confusión de la identidad como consecuencia, no de su cualidad vibratoria, sino de la traducción que hace de ella la conciencia que pone de manifiesto el narcisista intento de controlar la potencialidad de expansión amorosa. Así, ante la emergencia de una experiencia cumbre que proponga abrir el corazón a toda manifestación de la vida, el yo demandante de afecto personal confirmatorio de sí mismo de inmediato la significará como la evidencia de “un universo que me ama a mí”.

Los climas neptunianos operando sobre el Sol exponen el volumen de nuestro miedo psicológico a perder el borde de nuestra personalidad. Y la reacción más común (e inconsciente) será la de una contracción de la conciencia en una forma de identidad personal -definida con trazos gruesos- como garantía de “sentir un yo”. Esto habilita la encantadora pesadilla de la encarnación arquetípica: dar vida a un arquetipo, tomar vitalidad de uno de esos programas psíquicos contenidos en el inconsciente colectivo de la humanidad. El hechizo arquetípico ofrece una muy convincente (y por eso irresistible) sensación de identidad. Encarnar un arquetipo aporta la sensación de ser alguien bien definido, importante y trascendente, que pone fin al incómodo sentimiento de licuación de la personalidad, de confusión respecto a quién se es, que trae consigo el embriagante Neptuno.

No obstante, como siempre parece ocurrir, cuanto más creemos estar escapando de lo temido, más nos aproximamos a ello: es esa misma vivencia arquetípica la que resulta una alucinación, un extravío para la conciencia, el dulce encantamiento de un canto de sirenas que conduce fatalmente a la tragedia. La extraordinaria vida que cree estar viviendo la persona gracias a haber adoptado la investidura de un específico arquetipo, en verdad, es la vida de ese arquetipo. Es el arquetipo el que toma la vida de la persona y no al revés. Es el relato del arquetipo el que está siendo desarrollado (como ya lo fuera tantas veces en la historia de la humanidad) tomando la vitalidad de aquella angustiada conciencia. Sin darse cuenta de ello, la conciencia individual traba con los arquetipos del inconsciente colectivo un oscuro pacto del que nunca resultará favorecida. Es por eso que discernir entre la vitalidad del alma (creativa y por eso incierta e insegura) y la vitalidad de la personalidad arquetípica (repetitiva y por eso tranquilizadora y segura) es uno de los sentidos claves de un tránsito de Neptuno al Sol, un desafío que requiere poner en juego todo nuestro coraje espiritual, porque cualquier variable creativa implicará estar dispuesto a afrontar alguna forma de trasgresión de la pauta arquetípica.

No es menor el valor necesario para poner en juego el conjuro de aquel encantamiento: tomar en cuenta la mirada del otro para romper la fascinación del campo de distorsión de la realidad en el que la conciencia se encuentra atrapada, para desencantar esa burbuja autogratificante en la cual la realidad es tal como mis necesidades afectivas personales la configuran. Atender al mundo vincular es la clave para responder a la expansión de sensibilidad neptuniana minimizando los riesgos de tergiversación narcisista. El límite y frustración que aporta el contacto con el otro es la medida del delirio, la paranoia y la egolatría de la propia posición.

Sin embargo, durante un tránsito de Neptuno al Sol, el miedo al desvanecimiento de la identidad habitualmente promueve una reacción de repliegue en las funciones planetarias que dan una sensación de ser “un yo discriminado, autosuficiente, que sabe lo que quiere”, refractaria, por lo tanto, al encuentro vincular que no resulte confirmatorio de esa propia imagen. Estas funciones están vinculadas con la definición de bordes personales inexorables: la decidida acción de Marte, la precisa discriminación de Mercurio y la firme determinación de la realidad de Saturno. En esa retracción, tales funciones se expresan disociadas de aquellas que le resultan naturalmente complementarias. Y esa disociación da inicio a la pesadilla de la polarización. Polarización es disociación y, por lo tanto, la frustración de la creatividad complementaria.

En ese ejercicio distorsionado, Mercurio se manifiesta generando interpretaciones delirantes, superficiales o fragmentarias, disociado de su complemento jupiteriano de sentido, trascendencia y síntesis. Marte muestra una susceptibilidad irritada y beligerante, traducida en todo tipo de alucinaciones persecutorias, disociado de la capacidad venusina de armonizar con la diferencia del otro y de abrirse a la dinámica del encuentro complementario. Saturno aparece como un sentido de realidad tan fascinante y mágico como inflexible y rígido, disociado del talento lunar de ser sensible a las necesidades de otros y de entrar en contacto emocional con la realidad.

Pelear, relatar y juzgar es vivido como el más efectivo antídoto a la amenaza de confusión y pérdida de sentido de identidad personal. En esa conducta la personalidad siente ponerse efectivamente a resguardo de lo que, en verdad, es una convocatoria de su alma, no la acción de enemigos. La acción del alma es vivida como una amenaza de pérdida de lo que es propio, como un intento de ser robado de preciadas pertenencias. Las fantasías acerca de sí mismo, la exacerbación de la mirada autorreferencial de la realidad, una visión mesiánica acerca del valor individual, y cierto culto a la propia personalidad pueden ser algunas de las expresiones de la función solar distorsionada en su reacción al clima de Neptuno en tránsito.

Lo que este tránsito sugiere -la sensibilización expandida respecto al misterio de la identidad y a la percepción de órdenes más profundos y vibratorios en los que la sensación de ser un individuo puede desarrollarse- puede implicar para la conciencia un tiempo propicio para agotar dimensiones arquetípicas (ya repetidas hasta el hartazgo y pasar así a otras más sutiles) como también para quedar atrapada patológicamente en ellas. La posición del Sol por signo, casa o aspecto en la carta natal aporta alguna clave acerca de la naturaleza y carácter de los arquetipos que ejerzan atracción durante un tránsito de Neptuno, ya sea para ser consumados o para cautivar a la conciencia. Por ejemplo, si se trata de una carta con Sol en Piscis, con Sol en casa XII o Sol en aspecto con Neptuno, la conciencia resulta particularmente susceptible a los arquetipos de héroe, salvador, chivo expiatorio, víctima sacrificial, mártir, misionero o inquisidor entre tantos otros.

Más allá de las trampas arquetípicas, los tiempos de Neptuno al Sol representan una exquisita oportunidad para responder a transparencias del alma, un portal a lo sagrado en nosotros, a la correspondencia de nuestra conciencia con los sonidos de las energías que nos entraman, en la medida que se confía en la pérdida de discriminación racional respecto a quién se es. No son tiempos para estar definitivamente seguro de la propia identidad conocida, sino para asistir con conciencia a la emergencia de dimensiones desconocidas de lo que soy y que exigirán desalojar la imagen que se tiene de sí mismo. La renuncia consciente a esa atesorada imagen -cargada de memoria afectiva- no excluye un nítido y legítimo sentimiento de melancolía, de despedida. Es la complejidad emocional inherente al delicado y trascendental desafío de aceptar la disolución y entregarse a la impregnación del misterio, de hacer contacto con una sensibilidad amplificada hacia lo universal sin cerrarla en interpretaciones racionales o decisiones voluntaristas por miedo al desborde personal y a la pérdida de la representación de sí mismo afectivizada. Es tiempo de descubrir resonancias con dimensiones que van más allá de lo que creo ser o de lo que estoy habituado a creer que soy, de responder al impulso que nos convoca a la trascendencia de la conciencia, más allá (no en contra) del  mundo personal.

En lo concreto, este contacto con el misterio del ser implicará de alguna manera resignar, renunciar o retirarse de deseos del yo. Que se revele la capacidad para ser sensibles al mundo de la imagen y de los espejismos supone la disposición a agotar un proceso de la identidad personal, de que los bordes de la personalidad en la que se ha desarrollado conciencia se tornen porosos y se disuelvan en la sorprendente revelación de una nueva dimensión del misterio de lo que soy. Son tiempos para agotar los sueños del yo, ya sea celebrándolos o resignándolos. Tiempos de despedirse de propósitos personales para permitir que afloren propósitos del alma, de renunciar a “lo que deseo ser” para ser sensibles a lo que el destino revela en nosotros como intención, más allá de “lo que quiero de mí”. Neptuno en tránsito al Sol indica que ya es momento oportuno para que la conciencia se brinde en servicio a lo universal, antes que a la satisfacción de un yo personal exitoso. Son tiempos en los que el alma necesita ser reconocida, antes que el yo confirmado.

Por último, Neptuno puede despertar en la conciencia la sensibilidad perceptiva necesaria para registrar la presión psíquica que ejerce una comunidad a encarnar determinado arquetipo funcional a expectativas personales, familiares o colectivas. Los tiempos de Neptuno al Sol pueden tender la trampa de vivir inconscientemente el arquetipo confundiéndolo con lo que en verdad soy. Pero también pueden ofrecer la oportunidad para desencantar esas expectativas, despojando a la conciencia de esa investidura arquetípica, dulcemente fascinante y fatalmente asfixiante. Momentos cruciales que dan la posibilidad de diferenciarse conscientemente de esos arquetipos percibiendo su atractivo y condicionante hechizo.

Encarnar arquetipos puede constituir un servicio a deseos colectivos inconscientes, pero que siempre representarán una captura, un condicionamiento para la libre expansión de la conciencia hacia niveles de creatividad. El inconsciente colectivo hace presión para que el individuo represente anhelos de la comunidad. Y en esa exitosa expresión arquetípica del individuo se refuerza aún más aquel deseo del colectivo y su condicionamiento en conciencias individuales futuras. En casos extremos la conciencia individual se psicotiza y contribuye a reforzar la psicosis colectiva. Ese es el valor universal de testimonios como el fenómeno de Hitler y el nazismo en Alemania en la década del ´30.

Foto: Misha Gordin

En este sentido, en tiempos de Neptuno en tránsito a su Sol, un individuo puede recibir altos reconocimientos y honores de parte de la comunidad a la que pertenece. Pero es crucial sostener la perspectiva transpersonal de esos eventos y significar tales distinciones como la experiencia que permite agotar una dimensión de anhelos de la personalidad individual en sintonía con los de esa comunidad. Es disponerse conscientemente a celebrar el logro de algo muy deseado durante mucho tiempo “para darme cuenta que no soy eso”. Es una desilusión para el nivel personal y un portal de resonancia con niveles transpersonales del ser que colabora con desilusiones colectivas que redunden en saltos de madurez para la sociedad. Esos reconocimientos y honores no son un beneficio personal, ni siquiera están dirigidos a la persona, sino a lo que ésta representa simbólicamente para la comunidad.

En definitiva, el clima de los momentos de Neptuno transitando al Sol pueden resultar propicios para que la conciencia se fascine con un arquetipo, disfrute de su efecto mágico, padezca su ilusión, o también para defraudar deliberadamente ese encanto y así permitir una respuesta creativa, que no repita el programa arquetípico, tanto a escala individual como colectiva.

About these ads

Responses

  1. Es tan dificil ser preciso para hablar de un tema tan impreciso !!!! Alguien como yo que nacio con Neptuno al Sol. y ha luchado toda la vida con las trampas arquetipicas, sabe que cada vez que atisbas una, aparece otro nivel mas sutil y dificil de descubrir, y no es por desalentar a los que estan pasando este transito, creo que tu articulo desnuda muchas ilusiones insidiosas del yo. Gracias, Ale

    • Gracias Silvia. Percibo como vós. No se trata de “liberarse de arquetipos”, sino de responder cada vez más a cualidades agotando el hechizo de las imágenes en las que aparecen representadas para la conciencia personal. Abrazo.

      • Gracias, senti en un momento que me hablabas al oido para que aproveche esta oportunidad.

      • Gracias Graciela. Si lo sentiste debe ser cierto. Abrazo.

    • La libertad como ser humano la encuentras cuando no tienes que buscar a fuera lo que esta dentto de ti. vences a maya.

      • Gracias Enriqueta. Un abrazo

  2. Muchas gracias Ale. Como siempre tu mirada aguda, profunda y clara. Maravilloso trabajo que toco lo más profundo de mi ser, generando un gran estímulo ya que estoy viviendo ese tránsito. Y de hecho con mil Sol a 6 grados de Piscis empiezo a vivenciar la inmensa oportunidad que este tránsito traerá a mi vida. Gracias por regalarnos tu lucidez inspitadora. Lo compartiré para que mis amigos piscianos puedan captar la oportunidad que este movimiento del cielo puede generar en sus vidas. Abrazo fraterno del alma.

    • Gracias Horacio. Soy muy generoso conmigo. Seguiremos compartiendo este viaje maravilloso. Abrazo

  3. como siempre….GRACIAS…

  4. Es hermoso. Muchas gracias, me encantó.
    Adriana

  5. “Las fantasías acerca de sí mismo, la exacerbación de la mirada autorreferencial de la realidad, una visión mesiánica acerca del valor individual, y cierto culto a la propia personalidad pueden ser algunas de las expresiones de la función solar distorsionada en su reacción al clima de Neptuno en tránsito”.

    Casualmente Cristina K tiene en estos momentos a Neptuno en tránsito partil sobre su Sol. Como me resonó este párrafo!!, y no solo en su conducta individual, porque no nos olvidemos que ella encarna arquetípicamente los deseos más profundos de nuestra narcotizada sociedad.

    Volvemos a agitar los fantasmas de conflictos armados que ya habían acabado hace 30 años, al comienzo de un ciclo anterior de Saturno sobre nuestro Ascendente en Libra. Nos cerramos al comercio internacional, incluso frente a países con los cuales tenemos balanza favorable. No pasará mucho tiempo para que sintamos en carne propia sus represalias.

    Basta leer diarios extranjeros, hasta de países hermanos, para darse cuenta como miran azorados las conductas incomprensibles que estamos asumiendo como nación. En fin, sigo muy preocupado con la dirección que va tomando nuestro país. Sobre todo teniendo en cuenta que a la vuelta de la esquina, en unos pocos años más, nos estará esperando Plutón con un tránsito masivo sobre la Luna y opuesto al Sol, que seguramente derribará de forma muy dolorosa un montón de castillos que hemos construido en el aire.

    Ojalá pronto podamos leer algún artículo tuyo analizando ese tránsito plutoniano que nos espera.

    Excelente artículo Alejandro. Siempre es un placer leerte.

    • Gracias Diego. A veces es inevitable preocuparse, pero creo que la clave es estar atentos a qué estamos agotando como comunidad. En los tiempos de XII que señalás (y hasta octubre aún Saturno recorre la XII) lo que ocurre es funcional a consumar procesos del inconsciente colectivo. No puede ser sencillo. Tratemos de ser lo más sensibles y menos polarizados que se pueda. Abrazo y agradecido por la generosidad de tus comentarios.

      • Uff, se me había pasado la última entrada de Saturno por la XII. Buena noticia, todavía tenemos unos meses para seguir drenando, aunque según la carta que tengo es hasta agosto de este año. Gracias Ale!!

      • Es cierto, es en agosto que Saturno ingresa definitivamente a la casa I. Gracias

    • Los que conocemos la carta de Cristina Fernández sabemos que tiene su sol en Piscis y del tránsito de >Neptuno partil a su sol. No pude dejar de pensar yo también en eso mientras leía el artículo de Alejandro. Al leer este comentario, tampoco puedo dejar de ver lo dífícil (casi imposible) que es sustraerse a una lectura polarizada. En apariencia equidistante, los comentarios sobre politica exterior, comentarios de diarios de “países hermanos” etc. no muestran otra cosa que la mirada polarizada de quien cree (otra ilusión neptuniana) estar fuera del juego.. Un abrazo, Ale. Victor Richini.

      • Gracias Víctor. Aunque parezca imposible, sigo confiando en poder percibir como una dinámica entre polos aquello que se presenta casi como irreversible polarización. No por creerse fuera del juego, sino porque se percibe todo el sufrimiento que hay en él. Y esa confianza no es gratis, exige mucho coraje de espíritu, pero ¿hay opción? Un abrazo

  6. Muy interesante. Quedo con un estracto: ” cualquier variable creativa impilicará estar dispuesto a afrontar alguna forma de transgresión a la pauta
    arquetipica” Para seguir adelante y confrontar con el dia a dia.

    Gracias

    Analía

    • Gracias Analía. Siento como vós, atender a nuestras respuestas condicionadas por el inconsciente colectivo es una tarea de cada día y para toda la vida. Abrazo

  7. me pareció super interesante Soy política y de piscis y me atrapó tu artículo Mi hermana hacia mucho tiempo que me recomendaba la lectura de esta página y realmente me impactó. Me gustaría sabe si es posible concretar una entrevista para que confecciones mi carta muchas Gracias Paula Bertol

  8. Inspirado e inspirador muchas gracias

  9. Muchas Gracias, Alejandro !! muy enriquecedor todo tu analisis….lo compartiré con amigas que estan con este transito al sol.

    • Gracias Graciela por tu comentario y tu deseo de compartirlo. Abrazo

  10. Querido Alejandro:
    me encanta leer tu blog y ver la claridad con que escribes.
    Cuanto dura este transito? yo tengo el sol en piscis y tus palabras me hacen mucho sentido , estamos acostumbrados a perdernos en nuestras quimeras y felizmente para algunos de nosotros, conseguir pequeños pero valiosos cambios en nuestro entorno.
    Cuanto de esto tiene que ver con todos los acontecimientos, profecias etc que se esperan para este año, puede ser simplemente un año en que estemos mas conectados con lo colectivo, mas sensibles y empaticos. Si me preocupa en forma concreta como he visto en algunos que conozco cierto fanatismo, intolerancia que no respeta la diferencia aunque esta pueda ser contraria a nuestra forma de ver el mundo .
    fascinante e incierto para mi, es adonde nos puede llevar el unirnos a causas universales y dejar de pensar individualmente. muchos saludos

    • Gracias Marcia por tu comentario. Al ser muy lento, los tránsitos de Neptuno a cualquier punto de la carta pueden marcar un clima que se extienda por 3 años. Respecto a las movilizaciones en el inconsciente colectivo en relación a profecías (en general apocalípticas) se corresponde con otro clima: el de Neptuno ingresando a Piscis y recorriéndolo por espacio de 14 años. Y sobre la intolerancia, recordemos que “el fundamentalista” (religioso, ideológico, científico o de cualquier tipo) es un arquetipo sensible a lo neptuniano que puede activarse en estos tiempos.
      Abrazo

  11. Ufffff…. me siento transparente, sin cuerpo ni borde… siento q estoy en “pausa” porque siento que no soy yo (como si tal ilusión existiera) pero con calma y sin prisa (la mayoria de los días) tratando de que mi panza no treme y acompañe…
    Excelente articulo Ale, siempre un placer leerte…
    Beso y abrazo fuerte

    • Uffff… Me imagino. Pero ¿quién mejor que alguien con tu exquisita manera de ser pisciana para aprovechar estos momentos? Siento que son buenas noticias y que todo contribuye a que siga revelándose la belleza de tu alma. Gracias por tu comentario. Abrazo

      • Que lindas palabras, gracias por la caricia… Besotes

  12. Hola Ale !! Buenisimo el artículo, estoy con Neptuno transitando mi Asc, Mercurio está a 3 grados, el sol a 5 y Venus a 14, osea Neptunisada… Leía y por momentos hay una sensación de claridad total, de sentir en tus palabras una enorme resonancia y por otros muchisima confusión. Pero bueno, creo que es una oportunidad enorme para dejarse fluir, para no resistirse y como bien decis; “disolver los límites conocidos de la identidad” y dar lugar a lo que se va revelando.
    Me quedó resonando una frase “El límite y frustración que aporta el contacto con el otro es la medida del delirio, la paranoia y la egolatría de la propia posición” muy interesante.
    Abrazo !! Saludos !! Buenisimo el Blog !!

    • Gracias Luciana. Alternar entre claridades y confusiones es natural en estos tiempos (y mi parte neptuniana está tentada de agregar “y de todos los tiempos”). Y, si no te confunde más, creo que ayuda confiar en que ni las confusiones son tan confusas ni las claridades tan claras. Abrazo

  13. Alejandro Siempre excelente

  14. Muy bueno el artìculo, y muy claro como siempre. Lo comparto con quienes estàn atravesando este trànsito.

    Ayer (27/02) pude verlo en directo, y uy!!!!! que sustito. Saludos y gracias por contribuir a mejorar mi formaciòn.

    • Gracias Susana por tu comentario y por compartir. Abrazo

  15. Excelente Ale, cada parrafo te deja “colgado”, pensando, sintiendo, por reproducir alguno: …Neptuno puede despertar en la conciencia la sensibilidad perceptiva necesaria para registrar la presión psíquica que ejerce una comunidad a encarnar determinado arquetipo funcional a expectativas personales, familiares o colectivas. Los tiempos de Neptuno al Sol pueden tender la trampa de vivir inconscientemente el arquetipo confundiéndolo con lo que en verdad soy. Pero también pueden ofrecer la oportunidad para desencantar esas expectativas, despojando a la conciencia de esa investidura arquetípica, dulcemente fascinante y fatalmente asfixiante… Uff,… superado recientemente el transito de Neptuno al sol, creo resonar con todo lo escrito ( o no??? ¡icc! que decia ??…mmm me perdi…)

    • Gracias Bea. Le anuncio que el tránsito la ha tratado muy bien y su sensibilidad es cada vez más radiante. Lo que usted cree borrachera son espléndidos estados de conciencia ampliada (y a veces borracheras). Abrazo

  16. muy interesante tu comentario, alguno de personajes entrañables para mi como es el caso de Mandela. Me gustaria si te parece, saber tu opinion del transito de Neptuno al sol de la presidenta..atento a los ultimos hechos acaecidos y si tenes idea de cual sera la reaccion (real) de la señora. muchas gracias

    • Gracias Valeria. Vamos a seguir compartiendo otras notas acerca de la Argentina en los próximos meses y eso incluye atender a las respuestas de Cristina Fernández al tránsito de Neptuno a su Sol en sincronicidad con Saturno terminando su recorrido por la casa XII del país. Abrazo

      • Ese artículo no me lo pierdo. Seguro que hay mucha tela para cortar al analizar esa sincronía…

  17. Un placer mágico leer este articulo en donde el valor reside en un la inconfundible experiencia. La ilusión y la desilusión, la ola que asciende y la que desciende. Hermoso!

  18. Impecable como siempre. Seguiré aprendiendo de tus publicaciones para volcarlas en mis consultantes!!
    Muchas gracias!

    maría.

  19. Ay…Dios mío, qué fuerte todo, estoy viviendo desde que nací (Sol conjunción Neptuno) en esta atmósfera pero en esta etapa, aún más. Inicié un nuevo siclo sol/luna en XII, acabo de salir de la vuelta de Saturno y Plutón está sobre mi Asc. ¿Qué más puedo pedir? Esto de :…”son tiempos en los que el alma necesita ser reconocida antes que el yo confirmado”…me ha tocado profundamente. Tengo una atracción irresistible por seguir transitando arquetipos y al mismo tiempo (gracias a Dios) no tengo ganas, la realidad no me deja. Pero ¡qué angustia! Perdón, no quise pincharle el globo a nadie, fue la necesidad de compartir esta vivencia con quien podrá, como lo has hecho sobradamente, comprenderlo. Gracias Ale, por ofrecernos esta “vincularidad amorosa”, que es una caricia al alma.
    Abrazo
    Silvia

    • Gracias Silvia por ofrecer, tan generosamente, vivencia en estado puro. Un abrazo

  20. Hola Ale, un placer como siempre.
    Mi Neptuno conjunción Júpiter (0 grados) en XI en semicuadratura a Sol conj Plutón, Mercurio, Venus en X y con Saturno en I, me preguntan en esta realidad: Si “Yo soy esto”, porque disolver arquetipos , porque renunciar a deseos de toda una vida ?Es así que mi sol en Virgo se empeña en organizar, y todo se derrumba, y la incertidumbre no es fácil sostenerla, y entonces, enseguida rasguño alguna forma para que se caiga un tiempo después porque no es acorde a la vibración del momento.
    Al mismo tiempo, en el mundo de los sueños, sueño con el placer de sentir que se cae toda una estantería al sacar un libro… y yo caigo con ella en una profundidad sinfín, solo floto y me dejo caer.
    Muchas pero muchas gracias por disipar con tus palabras la neblina que me hace creer que estoy en el útero de Dios, cuando sólo estoy en mi propio ombligo.
    Dolores.

    • Gracias Dolores. Todos estamos allí. Entre percepciones trascendentes de un universo que nos conmueve y angustias personales que por momentos ocupan todo el espacio de nuestra existencia. Saber que estamos compartiéndolo es muy estimulante para mí. Abrazo

  21. Maestro: es conmovedor este análisis profundo que nos has regalado!
    Cuánta claridad para comprender este tránsito! Gracias. Un abrazo

    • Gracias Susana. Pero te aclaro que cada vez que me dicen “maestro” me aparece la imagen de un director de orquesta típica, estilo Osvaldo Pugliese. Un abrazo… chan-chan.

  22. Comprendo profundamente el comentario de Dolores. Hay una visión que hace estallar el corazón: “el utero de Dios” no es “la fuente del saber”… Y eso libera, limpia, amplifica… pero también duele…
    Abrazo

  23. Hola Ale: muy bueno y profundo, muchas gracias, es como un regalo para mi; pisciana de 1 grado: Solo puedo agregagar que es dificil no caer en el arquetipo y lanzarse convencida de que por fin se llegó , despues te das cuenta de que te estabas atrapando y viene el arrepentirse del “error” pero ese arrepentimiento tambien te atrapa; la calma llega cuando ves que tal vez si no te adentrabas no agotabas. y en ese momento te reconcilias con el “error” propio y ajeno. beso enorme.

    • Gracias Cecilia. Impecable descripción. La lógica de procesos no busca “acertar en el blanco”. En esa lógica circular la misma idea de “error” se desvanece. Es comprensión: incluir, no dejar nada fuera, todo revela sentido y transparenta un significado… Abrazo

  24. Gracias Profe” clase magistral de neptuno,me deliro y diluyo en mi nodo norte conj. neptuno en ix.

  25. Excelente artículo Ale !!! sabiamente escrito para intrepretar los tiempos que corren. Un besote. Adriana

  26. Hola Alejandro. Como siempre un exquisito artículo, que no pierde de vista ninguna posibilidad o apreciación tratándose de Neptuno al Sol.
    Gracias por tu permanente contribución a comprender de cerca la influencia del “arquetipo” en lo personal y colectivo.
    Abrazo fuerte.

  27. Hola Ale!!!
    Me encanto leerte… lo senti mucho y a la vez no entendi nada… este transito me tiene como en un estado de borrachera cronico! Me estoy sintiendo un poco como haciendo la plancha o en pausa…y me deja una sensacion de liviandad que esta empezando a gustarme!
    Un beso grande y GRACIAS!!

  28. Gracias Alejandro por tu generosidad; soy un ex alumno de hace un par de años y siempre me resultan útiles e interesantes tus escritos. Un abrazo.

    • Gracias Roque, por supuesto que te recuerdo. Seguimos en contacto. Abrazo

  29. Lei el texto con pausas como para tomar contacto sensible y no tan racional como tiendo a hacerlo habitualmente.
    Las diferencias entre los estados del yo y del alma ,el buceo por las distintas capas de la realidad ayudan a llegar al fondo del si mismo.
    Gracias como siempre por tus generosos articulos alicia

  30. Gracias Ale por tus palabras, geniales como siempre,…de todas maneras a esta altura, y después de leer el artículo y los comentarios, ( ademas de haber estado estos últimos días repasando los apuntes de Casa XII, y por supuesto, domingo a la noche, disfrutando un vinito mientras leo) estoy en total estado de neptuniana confusión… no importa, me entrego…Beso.

    • Querida Rosana, antes de una entrega tan incondicional, le pidio que pruebe qué resultados obtiene con un “glamouroso” champagne. Si persiste la confusión es porque no hay caso… Gracias y abrazo.

  31. Gracias Alejandro por poner en palabras con tanta claridad , precision y profundidad este transito. A mi me costo mucho atravesarlo, y siento que el destino (el afuera) me obligo a darme cuenta de muchas cosas acerca de mi misma. .- Neptuno se fue de mi sol y todavia tengo muchisima tarea que me dejo pendiente.-

    • Gracias Raquel. Antes que “irse”, después de un tránsito Neptuno suele “quedarse” en el Sol. Antes que “tareas pendientes con Neptuno”, creo el Sol queda neptunianamente capitalizado para ser aprovechado. Es un tránsito que nos convoca, de ahora en más, a saber responder a nuestra sensibilidad más exquisita… Abrazo

  32. En este transito estamossss….asi que gracias por ser tan claro en lo que se presiente y se vive y a veces cuesta ponerle palabras que sean comprensibles . Claritoooo tus reflexiones gracias
    namaste josefina

  33. Hola Ale, excelente , tan buenas las relaciones q haces , es… todo un tema… Ahí andamos tds
    .
    Estoy con un tema grande de glaucoma en los ojos. Ya me operaron y voy otra vez a quirófano.
    Me dirías q no recuerdo , en q Casa astrológica se miran las cirugías, en especial de los ojos ? . En La casa 8 ? en la 6?
    Me podés decir por aquí ? Espero poder seguir leyendo y verte pronto.
    Un abrazo, Isabel.

    • Gracias Isabel. No me especializo en astrología médica (y menos quirúrgica). Los temas de salud los miro en VI. Pero siempre recordemos que también son simbolos de procesos psíquicos y de la conciencia. Espero que todo se vaya resolviendo. Seguimos en contacto. Abrazo

  34. SER O NO SER…ESA ES LA CUESTION…Lo mas dificil es andar despues por la vida desilusionando y explicando a medida que van cayendo las máscaras…autodesilusionandose e intentando autoexplicarse también….uno antes no lloraba..ahora si…¿no eras tan fuerte??…no….
    no era “yo”…¿y vos quien sos?? (dialogo entre mi pareja y lo que voy siendo)))

    Excelente !!! gracias !!

    • Gracias Adriana. Seguimos compartiendo este misterioso viaje. Abrazo

  35. Alejandro: vuelvo a leer este magnifico ensayo y debo hacer un gran esfuerzo para no contaminarlo con mi polarizaciòn frente a lo que estamos viviendo. Un gran aporte y para mi un gran aprendizaje. (Luna en Piscis 0ª y sol en Virgo 8º) Gracias.

    • Gracias Silvia. No reprima su polarización. Un poco de catarsis, respirar y contar hasta 10.000… El punto es ser conscientes de que al polarizar disociamos. Y al disociar no comprendemos. Abrazo

  36. Ay Ale, lo siento, es muy profundo, sin posibilidades para mi de expresar, sólo sentir. gracias. Un abrazo

    • Gracias Marina. Ha expresado su sentir, nada menos. No es poco. Abrazo

  37. EXCELENCIA!!! QUE AGUDEZA PARA ATRAVESAR SEMEJANTES PROFUNDIDAD DE CONCEPTOS!!!
    Y EN LO PERSONAL ME DIO TRANQUILIDAD, LO ESTOY VIVIENDO… ESTOS AÑOS ME HE SENTIDO COMO ES UNA BALZA LIDIANDO EN UN MAR ENFURECIDO POR MOMENTOS PERO TAMBIEN DISFRUTANDO DE LOS MOMENTOS DE CALMA CUANDO ENCUENTRA UNA ORILLA PARA DESCANSAR…
    GRACIAS ALEJANDRO POR TU CLARIDAD Y PRECISION !! ME ENCANTO!!

  38. Cómo no entenderte con sol,neptuno. mercurio y saturno en casa XII
    Gracias

    • Gracias Alicia. En verdad, nadie puede dudar de tu sensibilidad al misterio transpersonal. Abrazo

  39. Gracias Alejandro por esta fluida y profunda interpretación que enriquece y aclara nuestra mirada y nos ayuda a comprender mejor como puede llegar a sensibilizar, movilizar y encarnar lo arquetipico este transito transpersonal, reflejando sincronizadamente el mundo actual en que vivimos.

  40. excelente!!!
    articulo, tengo buena lectura solo con el.para rato!!!
    gracias!!

  41. Exquisitez pura, Alejandro!!!! Muchas gracias!!!!! María (piscis)

  42. hola algun consejo para un virgo con sol/neptuno??(trigono) tambien forma aspecto luna opos neptuno,,al tener mi foco de conciencia en virgo casa 10 se me hace casi imposible ..supongo que es imposible ..imaginarme sin juzgarme,,pero (no lei el articulo entero porque no pude es mucho para una sola vez, me inflama los sesos je ) ..pero tampoco puedo vivir perfeccionando un arquetipo..aunque sea uno desintteresado,,bueno seria eso que dicen seria mejor hundirse en una crisis?? tengo a pluton en la 12 regida por escorpio por lo que ya no creo mucho en las crisis,,almenos de la forma en que las afronto,,osea solo me sirven para realzar mi arquetipo ….bueno = me sirvio de catarrzis ajja

    • Gracias Jorge. Creo que en el desarrollo del artículo puede encontrar acompañamiento a su catarsis. Las vivencias arquetípicas que se repiten pueden llevar a su agotamiento… para pasar a otro nivel del juego arquetípico. Abrazo

  43. hola amigo alejandro.. la nota fue reveladora….cuando neptuno toco mi sol en capricornio. tomo la determinacion de separarme.. de un vinculo que venia en crisis mal !! porque senti claramente que la cosa venia por la pregunta…QUIEN ERA YO …Ahi comenzo una busqueda donde me fui encontrando con seres maravillosos y que pude comprender que vinimos a eso a despertarnos. La tarea no es facil pero merece la pena… sos una de esas personas que fue puesta en mi camino….. GRACIAS UN ABRAZO CHICHI

    • Gracias Chichi. Qué bueno verte por aquí. Y gracias por compartir tu experiencia. Abrazo

  44. Liz Greene, escribiendo sobre Neptuno, un libro enorme, Neptuno no está allí …. es un tema para los Virgo, Tauro o Capricornio hablar acerca de Neptuno. Procuran ser exhaustivos, se les escapa el mar entre las manos.

  45. Neptuno al Sol puede ser el riesgo de la tiranía autocentrada y personal de ¿cómo los demás no sienten lo que yo?¿Cómo los demás no perciben toda esa informacion y no perciben las corrientes energeticas? ¿Por qué no hacen nada por los animales, el medio ambiente, la gente que está en la calle, la Guerra en Medio Oriente…? Lo reactivo es enojarse, criticar, juzgar al Otro. Sumemosle una buena dosis de Plutón y el resultado será un anhelo de transformación de los demás, obligandolos a sensibilizarse !?!. Es realmente hechizante sentirse especial, abierto a una resonancia que nadie más percibe. Esa emocionalidad exagerada genera un goce. Pensando que esa sensibilidad es única, uno termina siendo de manual. Como siempre, la clave serán las relaciones que establezcamos. Ese espejo maravilloso donde terminamos por reconocernos y aprehendernos.Para descubrir, finalmente, que uno no es ni pura bondad ni pura resonancia y que es preciso que así sea para que pueda seguir nuestra vida, no perpetuando la imagen que teniamos de nosotros mismos, sino reconociendo las múltiples capas de los patrones arquetipicos que moldean nuestra cotidianeidad. Ahí sí estamos abriendo los corazones. Gracias !

    • Gracias Lucía. Reconociendo arquetipos y abriendo corazones. Suena muy bien. Abrazo

  46. […] Encontre de mucha utilidad este texto que esta en el blog de Alejandro Lodi y deseo compartirlo. http://alejandrolodi.wordpress.com/2012/02/27/acerca-de-neptuno-transitando-al-sol/ […]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 239 seguidores

%d personas les gusta esto: