Posteado por: alejandrolodi | 16 enero, 2011

Argentina 2011: Del hechizo destructivo a la compasión transformadora (3ra Parte)

Alejandro Lodi

(25 noviembre 2010)

TERCERA PARTE

Agotar el idealismo violento para que brote la compasión: un salto de conciencia

El tránsito de Saturno por la casa XII de la Argentina (desde 2008 a 2011) anuncia el tiempo de un profundo balance de la estructura democrática que el país ha adoptado desde 1982.

image

Y hoy ¿qué es lo que estaríamos agotando..?

Esa es la pregunta. La clave es percibir qué personajes, qué tipo de discurso es significador de lo viejo y qué propuesta lo es de lo nuevo. Qué político sentimos que resuena con lo viejo y qué político con lo nuevo. Parece claro que, aunque aspire a presentarse para las próximas elecciones, Menem no representaría lo nuevo. En Menem resulta evidente hasta por razones biológicas. Pero Duhalde tiene, por edad, habilitada esa misma aspiración a protagonizar el nuevo ciclo que se inicia; sin embargo, considerando estos procesos y estas fechas ¿Duhalde es protagonista del ciclo que se cierra o del que se abre?

Del que se cierra…

Y eso es evidente, no por una cuestión ideológica, sino por una percepción de la lógica de un ciclo, por apreciar sus tiempos y como ha ido circulando y desarrollándose su vitalidad.

¿Y Cristina Fernández..?

Dependerá de en qué apoye su autoridad, de cómo interprete su responsabilidad de ejercer Saturno. Y como ser responsable significa saber responder, lo que está en juego es su capacidad para dar una respuesta madura a lo que la realidad le presente. Si se sostiene en hechizos, es posible que viva desengaños o se sienta víctima de una confabulación en su perjuicio. Puede sentir que debe “inmolarse por la causa” o también que es tiempo de resignar (sacrificar) su protagonismo personal para ser funcional al proceso más complejo y misterioso de la entidad colectiva. Sus tránsitos destacados de 2011 (Neptuno en tránsito de conjunción al Sol natal, Saturno en tránsito de conjunción a su Neptuno natal) ponen de relieve esta temática; sin embargo, lo que no sabemos es cómo habrá de responder la conciencia.

En dirección a qué es lo que estamos agotando del proceso democrático iniciado en 1982, quiero poner la mirada en un punto. Decíamos que el proceso de Plutón y Saturno en fase XII que culmina en 1982 había agotado los supuestos inconscientes acerca del poder militar como garante de valores morales y patrióticos. En el proceso de Saturno en fase de XII que estamos desarrollando desde 2008 a 2011 creo que se están agotando ciertos supuestos acerca de la violencia política de los grupos revolucionarios en los ´70 y del movimiento de derechos humanos. ¿Es compatible ser dirigente y referente de la defensa de los derechos humanitarios y tener un discurso violento y una mirada confrontativa y bélica de la realidad? ¿Pueden ser esos valores universales propiedad exclusiva de un sector político o de una determinada ideología?

Estos interrogantes se inscriben dentro de la consigna convocante a este encuentro: del hechizo destructivo a la compasión transformadora. En el encantamiento de la polarización existen buenos y malos, las guerras justas, el sacrificio, la justicia sumaria y la crueldad justificadas por altos ideales cargados de nobleza. Desde el progresismo, la guerra revolucionaria está justificada como modo de transformar una sociedad injusta y redimir a los excluidos. Desde una mirada reaccionaria, el exterminio de las fuerzas disolventes y anárquicas está justificada para salvar los sagrados valores fundacionales de la sociedad.

Ahora bien, la profundidad transpersonal de la fase XII nos propone desafíos: ¿puedo tocar todo el dolor que trae esa mirada de la realidad argentina atravesada por el hechizo de la polarización? ¿puedo tocar la tragedia de todas las familias que han sufrido pérdidas de sus seres queridos por motivaciones políticas? ¿la de los desaparecidos, la de los conscriptos caídos en intentos de copamientos de regimientos por parte de la guerrilla, la de militares y empresarios secuestrados y ejecutados? Y si soy atravesado por ese sentimiento compasivo a todo ese dolor, ¿puedo justificarlo ideológicamente? ¿necesito detenerme a evaluar si se trata de un general, de un gerente de multinacional o de un militante revolucionario?

La vivencia de la fase de XII nos expone a tener el coraje espiritual para ser sensibles al dolor humano en sí, más allá de categorías ideológicas. El momento de XII del ciclo saturnino que comenzó en 1982 pone, en este sentido, a prueba la autoridad que la sociedad ha proyectado en los organismos de derechos humanos. Más allá de la lógica polarizante, no se trata de cuestionar los valores humanos sintetizados en la causa del respeto a la vida, de la igualdad y la solidaridad, sino de capitalizarlos como valores universales que, lejos de limitarse a una determinada ideología, pueden animar el corazón de diversas miradas de la realidad. También en esta fase de XII hay un balance que hacer acerca de cómo entendemos como comunidad esa valoración de lo humano. Y este balance colectivo se lleva a cabo ahondando en el propio corazón. Cada uno de nosotros debe mirarse a sí mismo, sin pudores.

En mi caso, proviniendo de clase media y habiendo despertado a la conciencia política a finales de los ´70 y principios de los ´80, mi mirada de la realidad se configuró en la reacción al autoritarismo militar, a sus abusos y crímenes, y en la empatía por la causa de los derechos humanos. Luego, ya en los ´90, trabajando en astrología con consultas, me tocó conocer personas con familiares desaparecidos, hacia las que sentía una simpatía natural y una comprensión que no exigía esfuerzo alguno. Pero, como la astrología es una herramienta de transformación inagotable, en cierto momento el destino me ha acercado a personas atravesadas por el dolor por ser hijas de militares y haber sufrido la pérdida de seres queridos como consecuencia de la violencia de los grupos revolucionarios. Y allí la astrología me puso frente al desafío de abrir mi corazón o refugiarme en argumentos ideológicos. La entrevista astrológica invita a hacer contacto humano. Respondiendo a esa empatía compasiva mis prejuicios ideológicos fueron cayendo, revelando como sombra su incapacidad para comprender al otro, para abrirse a lo amoroso. La conciencia que ese amor despertó, la elocuencia del contacto vivo con ese ser humano que estaba ahí, frente a mí, hizo que aquella mirada de la realidad que hasta entonces me abrigaba se mostrara ahora, paradójicamente, fría como hielo, inhumana. No había modo de justificar ideológicamente esa tragedia que estaba expuesta frente a mí, de argumentar las causas históricas y sociales de la violencia política de esos años como indulgente atenuante del crimen, sin sentirme cruel y cobarde. Tenía a la persona ahí, exponiéndome el dolor de esa pérdida ahora. Y eso representaba una sagrada prueba a mi capacidad de compasión, un delicado y profundo examen a mi valoración de lo humano.

En este punto es donde se pone en evidencia que lo energético y vibratorio perfora lo ideológico. Si yo respondo a esa empatía vivencial -absolutamente contundente- voy a ser transformado. Y ser transformado implica que el amor sacudirá los supuestos que formatean, por ejemplo, mis ideas y principios políticos. La realidad del amor se impone a mi mirada de la realidad. Son mis ideas políticas del mundo las que deberán ajustarse a ese rayo de amor que ha conmovido mi ser, no al revés. La calidez de la compasión disuelve la rigidez del dogma. No hay ninguna posibilidad de que el dogma pueda contener a la compasión.

Se plantea un conflicto de lealtades…

Exacto. Y esto es profundamente esotérico. Es un proceso del alma. Es una crisis espiritual. ¿Soy fiel a mi ideología? ¿O lo soy al sentimiento humano que se está haciendo evidente en el encuentro con el otro? Sinceramente, creo que optar ser fiel al sentimiento compasivo que ha emergido es muy liberador. Y esto no tiene nada que ver con absolver de sus responsabilidades a aquellos que cometieron crímenes. No hablo de una sensibilidad que obnubilé la necesidad de que quien atenta contra la vida sea condenado por la sociedad. No tiene nada que ver con justificar lo injustificable, ni santificar ahora a lo que antes se demonizó, sino que se trata de suspender la lógica polar “ángeles y demonios” y apreciar la realidad con mayor creatividad. No es una “conversión o repolarización amorosa” (amar a quien antes se odiaba y odiar a quien antes se amaba), sino una expansión amorosa, de incluir a quienes dejábamos afuera del alcance del amor, de disolver la lógica de la batalla que indica que amar a unos significa odiar a otros. La polarización reduce la complejidad de la existencia y, por lo tanto, la hace más cómoda y menos creativa.

Comentarios y reflexiones

Y ahora me interesa escuchar sus comentarios.

Que el dolor del otro deje de ser del otro, animarnos a ser atravesados por el dolor, a sentir el dolor humano como universal…

Como argentinos, sería un salto impresionante poder hacer ese movimiento…

Y si este es el desafío para los sectores progresistas o de lo que tradicionalmente llamamos “izquierda”, el desafío para los sectores conservadores o de “derecha” será aceptar la necesidad de incluir a millones de personas que hoy están excluidas de toda expectativa de movilidad social y mejora en su calidad de vida, sin apelar ya a estrafalarios argumentos sociológicos, antropológicos o étnicos (“pobres hubo siempre”, “no quieren trabajar”, “son una cultura inferior”…).

Ponermos en sincronismo con el Ascendente en Libra sería aceptar el desafío de aprender a encontrarse con el otro…

Sastre diría: “el infierno son los otros…”. Y para Libra precisamente el desafío es incluir al otro.

Por eso, creo que antes que por simpatías personales o afinidades ideológicas, lo que tendría que definir nuestra posición frente a las urnas el próximo año es percibir qué grupo o referente político parece capaz de sintonizar con esta necesidad de los tiempos cíclicos de Argentina. Porque el liberal fundamentalista del mercado e indiferente a la exclusión que esas políticas generan es algo que ya conocemos, representa una experiencia que este periodo democrático ya vivió y conoce su pesadilla, de modo que resulta viejo y “la historia se repetiría como farsa”. Ya hemos construido “barrios cerrados” para vivir una seguridad que no tardó en mostrar su fragilidad. Ya hemos levantado muros para separarnos de lo temido, para no ver a los excluidos. ¿Qué vamos a hacer ahora? ¿Rodear los “countries” cavando fosas con cocodrilos?  (risas).

¡Más policía! ¡Más policía!

El miedo nos separa y nos hace recurrir a manifestaciones saturninas cada vez más rígidas.

La solución no va a poder darse el año que viene. La solución no es mágica…

Lo que nos garantiza que el cambio no sea mágico es el esmero con que vivamos la fase XII. Si en fase XII agotamos supuestos, fantasías e ilusiones, si llevamos a fondo nuestros hechizos, el cambio se dará por su propio peso, no por magia alguna. Por supuesto que habrá remezones, que viejos fantasmas se presentaran en el nuevo ciclo intentando tener protagonismo. Atendiendo al ciclo saturnino iniciado en 1982, recordemos que al comienzo de la recuperación democrática los militares intentaron seguir jugando su poder, pero apenas tres años después de Malvinas y dos años después de la asunción de Alfonsín, teníamos a los miembros de las tres juntas militares del Proceso sentados en el banquillo de los acusados escuchando las sentencias dictadas por jueces civiles. Y hubo los sucesos de la Semana Santa de Rico, los levantamientos de Seineldín, pero el curso del nuevo ciclo era inexorable y los supuestos inconscientes y colectivos en los que se sostenían las aventuras militares estaban agotados. Y, por tratarse de fantasías agotadas y no de propósitos voluntarios, resultó casi mágico. Como ocurre siempre que una compulsión adictiva se agota: aquello que parecía imposible de cambiar, de pronto, se disuelve y se produce el cambio. No tiene nada que ver con el voluntarismo. Es algo del orden de la experiencia concreta, de la vivencia. No es ideológico, no es racional; es vivencial, emocional e inconsciente. Es agotamiento vivencial.

Que tengamos esta conversación ya es testimonio de que no se trata de una ocurrencia mía, sino que estoy hablando de algo que ustedes ya están sintiendo. Esto es algo que está siendo percibido.

Otra fantasía a agotar es la necesidad de alguien que nos rescate…

La necesidad de líder providencial, de personalidades destacadas.

Pensaba en nuestro Neptuno cuadratura Plutón. Neptuno agranda a Plutón y genera la sensación de necesitar alguien muy poderoso…

En ese sentido, ser Sol en Cáncer en Medio Cielo puede hablar de la necesidad de un “monarca carismático paternalista”. Aquí cobra sentido ocurrencias como la de Belgrano: imaginar una monarquía americana, generar una familia real haciendo casar a un descendiente incaico con alguien de la nobleza de Portugal.

¡Qué cosa tan loca..!

Bueno, “¡Perón, Perón, qué grande sós..!” no deja de ser una especie de grito monárquico… (risas). Le pesadilla es que si el Sol en Cáncer en Medio Cielo es vivido como una figura singular providencial o como un caudillo paternal, en el inconsciente colectivo se genera una actitud de dependencia respecto a grandes personalidades capaces de imponer -a favor o en contra de los intereses populares-  su voluntad.

El ciclo democrático que comienza en 1982 también pone de manifiesto nuestra alta sensibilidad a figuras fuertes que ejercen el mando de un modo verticalista y nuestra descalificación de gobernantes más horizontales en su ejercicio de autoridad.

Illia…

O De la Rúa, a quien elegimos presidente y dos años después lo echamos diciendo que es un tonto.

Bueno, pero algo le pasó…

¿Vós decís que el De la Rúa del 2001 era muy distinto al de 1999..? Me parece que fue siempre más o menos parecido.

Tenemos una capacidad impresionante para hechizarnos…

Y lo hechizante en 1999 era sacarnos de encima a Menem. Ese hechizo nos hizo creer que De la Rúa era algo distinto a lo que descubrimos dos años después.

Todavía nuestro Ascendente en Libra es vivido como polarización antes que como inclusión del otro…

Ese es el punto. Por eso todo tránsito al Ascendente de Argentina es una oportunidad para modular la vivencia de nuestro destino libriano, para ajustar nuestro modo de entender la cualidad libriana. Y recordemos que Libra en el Ascendente se corresponde con Aries en VII: como estoy aprendiendo a vincularme, los vínculos tienen que ser fuente de tensión y conflicto. El conflicto es parte constitutiva del aprendizaje de este Ascendente, no es una anomalía. Pero la conciencia puede quedarse pegada en el hechizo del conflicto y de separarse del otro, frustrando la emergencia del talento libriano de encuentro complementario y creativo.

Al respecto, es muy interesante observar cuántos matrimonios llegan a ocupar espacios de poder en Argentina: Perón y Evita, Perón e Isabel, Duhalde y Chiche, Néstor y Cristina… Bueno, Carlos y Zulema tenían aspiraciones, pero fue demasiado conflictivo… (risas).

Néstor y Cristina fueron una sociedad política perfecta. Cada uno se ocupaba de un rol. Y la dificultad para Cristina hoy es cómo ocuparse de ese trabajo –un tanto oscuro- de construcción política del que Néstor se encargaba…

Y astrológicamente es interesante ver algunas características de su sinastría:

  • Ambos son piscianos.
  • Él es Saturno en casa XII y ella Saturno conjunción Neptuno (sobre el Ascendente en Libra de Argentina).
  • Y ambos son referentes de autoridad en un proceso de fase XII que está viviendo la Argentina.

Esto evidencia que son energéticamente adecuados para estar conduciendo este momento de la historia argentina. Y decir esto no representa ningún juicio de valor acerca de lo acertado o equivocado de sus decisiones. Son personas adecuadas para acompañar un proceso de disolución, de agotamiento de una estructura, de sensibilización a algo trascendente.

Reabrir los juicios a los militares responsables de crímenes en los ´70 tiene que ver con cerrar algo que estaba pendiente…

Es un tema de XII. El punto es que ese cierre se hace desde una mirada épica del pasado que resulta muy polarizante. Y polarizar simplifica y no permite reconocer la complejidad que tuvo ese ciclo. Y eso lleva a fallidos como el de Néstor Kirchner pidiendo perdón en nombre de la democracia por no haber hecho nada durante 25 años para hacer justicia respecto a esos crímenes, omitiendo -no sabemos si en forma inconsciente o deliberada- la trascendencia que ha tenido el juicio a las juntas militares de 1985.

El peligro en fase XII es la simplificación, es hacer un balance reduccionista de la totalidad de una experiencia que siempre es compleja. Y en esa simplificación se tiende a excluir, a absolutizar, a santificar y a demonizar. Por eso, un buen antídoto en la fase de XII es evitar discursos polarizantes y maniqueos que dividan excesivamente y tracen fronteras demasiado rígidas. La fase de XII, por definición, es un territorio sin fronteras. Podemos estar seguros que cuando empezamos a dividir entre ángeles y demonios estamos revelando nuestra incapacidad para comprender la complejidad de un proceso.

Es mejor dejarlo afuera…

Incluir es tan complicado que es mucho más cómodo dejar afuera.

¿Y cómo sigue el ciclo de Plutón..?

Lo más interesante es que hacia el 2017 Plutón va a transitar sobre la Luna en Capricornio en casa IV natal de Argentina y en oposición a su Sol en Cáncer en el Medio Cielo. Es un momento análogo al de 1929.

¿Al eje III-IX se lo considera asociado a la ética y la moral..?

Podríamos asociarlos al vínculo con el conocimiento y a los valores y principios de la Nación. Pero la astrología mundana, en un punto, es “vergonzosamente explícita”. Y la casa III, que en la carta de una persona son “hermanos y vecinos”, en la carta de un país habla de los vínculos de hermandad interna y de la relación con los países vecinos. El conflicto por la papelera Botnia fue sincrónico al tránsito de Plutón por la casa III. Y una guerra con Uruguay es algo increíble por no decir desopilante… (risas). No poder ponernos de acuerdo con Uruguay, con lo propicio que resulta -además- el hecho de que existan gobiernos democráticos y progresistas en ambas márgenes, pone al descubierto lo oscuro en nuestro modo de vincularnos con nuestros vecinos. Y la casa III son las rutas, las vías de comunicación, las avenidas del centro de Buenos Aires… (risas).

Y el poder de los camioneros…

Es verdad.

Venezuela tiene ahora el tránsito de Plutón sobre su Luna en Capricornio y hay un nivel de violencia que llama la atención…

Dicho sea de paso, Venezuela también es Sol en Cáncer y Luna en Capricornio.

Después de muchos años, en Latinoamérica se están logrando niveles de acuerdo muy profundos. Siendo que muchos países se independizaron en la misma época puede haber un nivel de sincronicidad alto…

Seguramente. De todos modos, antes que uniformidad, hay dos procesos diferenciados. Por un lado, el grupo Caracas, Quito, La Paz y Buenos Aires parece identificado (acaso hechizado) con un tipo de discurso y hasta de consignas de otra época; mientras que otro grupo de países, también en su mayoría gobernados por partidos reconocidos como progresistas, que son Brasil, Uruguay y Chile, parecen estar intentando un movimiento distinto. En este segundo grupo la dinámica de “izquierdas y derechas” no parecen tan confrontativa como en el primero. En el caso de Chile, el pasaje de un gobierno socialista a otro más conservador no parece resultar traumático.

Neptuno-Plutón es muy sensible a las consignas y a las imágenes que éstas movilizan en el inconsciente. En especial cuando plantean “una cosa o la otra”. Generalmente “la otra” es “muerte”: “patria o muerte”, “federalismo o muerte”, “socialismo o muerte”, “Perón o muerte”… (risas).

¿Y qué va a pasar el año que viene? ¿Quién va a ganar las elecciones..? (risas).

Según mis cálculos, el ganador será el Dr. Arturo Frondizi… (risas). Candidato puede ser todo aquel que tenga ganas, pero es interesante de dónde surge esa postulación, de dónde obtiene (o pretende obtener) vitalidad.

Si pensamos en Ricardo Alfonsín, es evidente que comienza a ser considerado a partir de un  hecho concreto: la muerte de su padre. Dicho sea de paso, nació un 2 de noviembre: el “día de todos los muertos”… (risas). Es bastante claro que obtiene su energía “de la XII”, es decir de una disolución. Y siempre que se obtiene energía de un momento de XII, la llegada a la fase I, al arranque de un nuevo ciclo, será una prueba para esa vitalidad: la energía que se tomó de un momento de disolución, ¿tiene vigencia y fuerza para afrontar un proceso nuevo? ¿o es una energía “fantasmal” sin la impronta necesaria para darle vitalidad a lo que se inicia?

Si pensamos en Cobos, también comienza a ser considerado a partir de una decisión -su voto no positivo en el Senado- que genera un proceso de disolución de la figura presidencial y del gobierno. De modo que también el pasaje de Saturno por el Ascendente va a ser una prueba a su vitalidad: ¿soy capaz de irradiar energía? ¿o tomo energía de aquello que se disuelve?

Y también podemos pensar en Cristina. Si se presentara en las próximas elecciones como un sacrificio al que se entrega para estar a la altura del legado de Néstor, estaría tomando energía de la XII. Y si decide presentarse porque a partir de la muerte de Néstor en las encuestas pasó de un 25 % a un 50 % de intención de voto, también estaría obteniendo vitalidad de un momento de disolución. Es muy difícil construir tomando energía de una estructura agotada y disuelta. La sensación de vitalidad que proporciona puede parecer muy efectiva en el momento, pero, en verdad, es muy efímera, engañosa y generada -oscuramente- desde una manipulación emocional inconsciente.

¿Y qué sería lo nuevo..?

Habría que evaluarlo. Creo que tiene que ver con consignas distintas a las que nos resultan conocidas, con políticas y convocatorias que venzan prejuicios demasiado viejos y que han conducido a que el de izquierda no acepte dialogar con el de derecha y que el derecha no quiera encontrarse con el de izquierda. Lo nuevo tiene que ver con reconocer la diferencia del otro y aceptar el desafío de vincularse, con hacer converger esas diferencias y construir una convivencia que sepa contenerlas.

Lo nuevo sería superar el patrón del enemigo…

Exactamente. Y si bien no sabemos si van a ser los que ganen las elecciones, aquellos que se animen a disolver la vigencia del patrón del enemigo podemos suponer que encarnan algo nuevo y desconocido para nuestra sociedad.

(Fin de la Tercera Parte)

Anuncios

Responses

  1. hola , agrego dolores que hay que tocar, la de los familiares de desaparecidos, hijos, madres , abuelas, son muchos mas y pienso que es muy diferente si es un general , un empresario, un revolucionario armado y un militante,comun, que esta fuera de los descriptos. Unos tenian armas letales, otros poderes economicios y los militantes jovenes , ideas. Claro que son distintas las varas con las que hay que ver, de hecho , lo esta viendo asi la justicia. Recien termine de leer tu experiencia con la hija del militar muerto, interesante, pero que dificil es comparar a la hija de un militar que sufre porque su padre murio matando (quizas 99 x ciento) a la hija de un militante que murio por ir a una cita, o estar con el pelo largo, o llevar unlibro incorrecto.

    me encanta la nota, la voy a seguir leyendo detenidamente, y tratar de abrir yo tambien mi mundo de ideas. abrazo y gracias

    • Amigo Ernesto. Gracias por la pasión que ha puesto en la lectura de los artículos. Confiemos en que estos temas merecen ser meditados y que la misteriosa dinámica del tiempo vaya modulando ideas, sensibilidad y conciencia en cada uno de nosotros. Un abrazo.

  2. no me resulta muy claro cuando se habla de !otra epoca”. Me resulta logicoo pensar que durante los 70 se planteaba algo que ahora resurge, pero no es otra epoca, porque en el medio durante de 30 anios, se vivio otra epoca a esa epoca que pretendi a inclusion, contra otra que produjo exclusion. Ahora, en latinomamerica incluyendo a brazil y uruguay, no tengo claro chile, se vuelve a pedir inclusion. Lo de otra epoca dicho asi , me suena a viejo, y un cacho despectivo. Lo viejo o de otra epoca , no importa si es una accion politica que incluye a los excluidos, en este caso. Dicho esto Con el mayor respto.

    A la muerte de nestor, cristina tenia el 35 por ciento de votos positivos para la reeleccion, paso a 50 en los dias de la muerte, y ahora esta en 44. Ella venia con una creciente desde fines del 2009 principios del 10, esto no modifica la toma de energia de la 12?? gracias

  3. Es dificil poder incluir a aquellos que uno considera desde una posicion ideólogica como “los malos” , entonces el planteo es dejar atras las diferencias y el hechizo de la polaridad, y esto como se hace?, incluir parece ser por tu experiencia conectar ccon el dolor, es interesante pensar que tal vez Saturno nos permita construir una nueva realidad, y que el dolor de toda esta historia de muerte nos arrime a la comprension de que el otro sufre, tal vez la aparicion de nuevos otros (Jupiter y Urano en transito por la 7 de la Argentina) sea el camino para una nueva visión, poder tomar contacto con otras formas de pensamientos, tratando de ser receptivos a aquellos que consideramos distintos y lejanos a nuestras habitos y costumbres y por ahi tengamos una punta. Creo que los cambios de estructura de la realidad del mundo exceden y trascienden el desafio de Argentina. Incorporar lo nuevo y adaptarse a lo que viene, con poca claridad de lo que viene y es el desafio del mundo y la Argentina no esta fuera de esta propuesta. Voy a seguir leyendo y estudiando el articulo, me parece muy interesante el tema de ciclos,

    • Gracias Mari.
      Creo que abrir la sensibilidad al dolor es la llave que abre el portal de la compasión. Y no es por “fuerza de voluntad”. No se puede ser compasivo desde un propósito, ni porque “está bien ser bueno”, sino por agotamiento del hechizo del conflicto, por haber saturado hasta el hartazgo la fascinación de excluir al otro.
      El desafío -para el cual hay que demostrar coraje- es aprender a vincularnos.
      Un abrazo

  4. He estado en una constelación familiar con el hijo de un torturador ya muerto. Un represor por gusto, ni siquiera era militar o policía, un “pesado”. El muchacho, unos 30-35 años, estaba triste, en una tristeza profunda, más que depresión. Era una profunda tristeza, no se atrevía a dudar de su identidad, pero la cosa lo carcomía. Lo carcomía pensar en las muertes bajo tortura que su padre cometió. No podía vivir con eso, porque él había amado a su padre. Y ahora hasta dudaba de que lo fuera. Todo su mundo estaba muerto, y aunque tenía esposa e hijos pequeños, no podía vivir con eso. ¿No es tremendo esto?
    Lo que viví y sentí confirma lo que sientes. Todos sufren, nadie queda sano después de algo como eso. Nos daña a todos, daña nuestra humanidad común. Los arquetipos se lamentan dando gritos y los muertos insepultos se hacen presente a nuestra consciencia. Debemos parar todo tipo de abuso, ya no importa de qué color político. Todo abuso y ya! Y te dejaste la guerra del Paraguay, 1865-70. Una atrocidad como pocas, y son héroes de nuestra nacionalidad. Sarmiento, Mitre. Una locura asesina y cruel que no respetó a nada ni a nadie.
    Tomar consciencia del grado de crueldad y locura asesina de que somos capaces todos es algo necesario. Hay que traerlo a la consciencia, iluminarlo. Sólo así “nunca más” será un hecho para los argentinos del futuro. La verdad cura.

    • Marta, te agradezco de corazón lo que compartís. Nuestra sombra colectiva respecto a la crueldad es complejísima. El hechizo del castigo impide hacer contacto con lo humano. Confundimos justicia con escarmiento purificador. Creemos que el sufrimiento redime, que el perdón es el olvido cómplice. Hacer foco e iluminar ese rasgo que nos constituye (astrológicamente, nuestro contenido Neptuno-Plutón) despierta todas nuestras resisitencias, pero no hay opción. Y es cada vez más urgente.
      Un abrazo y de nuevo gracias.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: