Posteado por: alejandrolodi | 2 mayo, 2011

In humus

Alejandro Lodi

(Mayo 2011)

 

Le fue ofrecida una pregunta. Y se le presentó su pesadilla:

“¿Por qué murió mi hija?”.

Deambuló entre piedras. Fueron horas. Sabe que tuvo claridades radiantes, comprensiones. Pero no recuerda nada. Comenzaba a agotarse. Creyó que sería sólo eso. Quizás acceder a la experiencia con preguntas era condicionarla.

Casi resignado a que no habría respuestas, lo sorprendió la escena: se encontró con los restos de uno de los cactus con los que fue preparada la bebida. Contemplarlos fue estremecerse. Supo que allí estaba ocurriendo. Levantó su vista desde la base de la montaña hacia su cumbre. Era una hembra humana, india, vital y arcana. Sentada en cuclillas, mirándolo desde lo alto, toda la montaña dijo en su mente:

“A mí también se me mueren los hijos”.

Y era uno de ellos quien había dado vida a su visión. Y ahora estaba allí, en despojos, insepulto, con su carne abierta al sol. La mujer, anciana y joven, estaba serena. No había dramatismo. El viento silbando apenas en el silencio inmenso daba espacio a una aceptación calma, contundente y posible. La inabordable dimensión de lo trágico era ahora una sabiduría desnuda, completa, impecable.

“Sólo me resta recibirlos”.

Allí supo del pedido, de la respuesta y del sentido de ese viaje.

“A los muertos, simplemente, hay que enterrarlos”.

Junto al segundo llanto más pleno de su vida se dedicó a la sencilla tarea de inhumar al vegetal. El misterio del retorno a donde fue gestado. Regresaba a la tierra luego de celebrar una misión que lo eligió y de la que no pudo ser consciente. El cactus como su hija. Como él mismo.

Sintió que el agradecimiento de la montaña y su propio agradecimiento eran uno.

Anuncios

Responses

  1. Ufff… que grosso Lodi.
    mi pequeño agradecimiento también es uno, ojalá.

  2. Muy hermoso.
    Gracias por compartir.

  3. qué fuerte! pero hermoso..gracias por compartirlo..

  4. Gracias Ale! fuerte…y hermoso…
    Te abraso desde el corazon
    Cutti

  5. Bendiciones para ese viaje y bendiciones para este.
    Gracias por compartirlo y recordarnos que todos somos parte de la montaña.
    Besos
    paula

  6. gracias ALE..me revive ese exquisito lugar de profundo dolor y elevado amor en silenciosa comunion…como la de la montaña ,que es y que somos en constante viaje!! te abrazo del alma!

  7. Un abrazo en Silencio.

  8. Me quedo sintiendo la serenidad y el silencio. La Buena Estrella te guia Alejandro, y esta contigo! Abrazo eterno, Myriam

  9. Develaciones que nos acompañan en el dejar lugares internos para continuar nuestro viaje. En conmovedora resonancia con esta narración te agradezco, Ale, que nos la entregues. Un fuerte abrazo.

  10. A corazón abierto está escrito. A corazón abierto me quedé.
    Gracias. Un abrazo. Paula.

  11. Acabo de leerlo, me dió un golpe el corazón Ale, el dolor también tiene su hermosura y la paz que deja la aceptación, es tesoro infinito.
    Te mando un abrazo muy fuerte con toda el alma
    Silvia

  12. Ale, qué fuerte poder aceptar lo que no se entiende…de todo corazón los admiro por eso. Un abrazo muy grande para vos y para Bea.! Tuti

  13. Hola Alejandro,
    Hoy temprano leí el artículo que compartiste, llamado In humus. Vi que es del 2011 pero yo no lo había visto antes.
    Cuando lo leí, primero me costó comprender, volví a leerlo y empezó a llegarme al corazón la experiencia. Quise poner un comentario, pero no me salió nada. Entonces, con lo leído dando vueltas en mi cabeza, me fui a correr por la playa, porque estoy de vacaciones.
    Corría y corría con tus palabras en mi mente, y en un momento miré al mar y me invadió una profunda emoción. Una mezcla de dolor, de calma, de paz, de angustia…no puedo describirla bien.
    Y comprendí lo que transmitiste en el artículo mucho más profundamente, más allá de las palabras, percibí la sabiduría de la montaña, la intensidad de la experiencia, el dolor, el agradecimiento, la paz, la unión entre el alma del hombre y el alma de la montaña, y de sus hijos, y de su hija.
    No sé realmente qué es, si es que se puede sentir el dolor del otro como si fuera propio, si uno ha vivido eso mismo en carne propia a lo largo de todos los tiempos y uno recuerda, si uno se conecta con las parte de uno que ha dejado morir y duele…quien sabe es un poco de cada cosa.
    Gracias por compartir esta experiencia y un pedacito de tu alma. Gracias por hacer que tus palabras sean puente entre alma y alma, y entre uno y su propia alma.
    Un abrazo del alma.
    Vanesa

    • Gracias Vanesa por tu sensibilidad. Abrazo del alma.

  14. un abrazo Ale! qué hermoso texto. Quedé sin palabras.
    Rafa

    • Gracias Rafa. “Say no more” diría nuestro amigo. Abrazo…

  15. Muy hermoso y triste, pero yo sigo creyendo que mientras exista alguien que recuerda a uno que partió , VIVE. Hay muchas formas de vivir, una es estando en el corazón del otro.
    Mi cariño y mi deseo de que tengas el corazón ocupado por ese amor

  16. misterio


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: