Posteado por: alejandrolodi | 17 mayo, 2011

El renunciamiento o el sacrificio

Alejandro Lodi

(Mayo 2011)

La astrología nos recuerda que participamos de un orden cíclico. En lo individual y en lo colectivo. Nos invita a reconocernos en él, a acompañar propósitos que van más allá de nuestros deseos y anhelos. La astrología deja en evidencia que nuestras personalidades no gobiernan el destino y que pretenderlo sólo genera sufrimiento.

Cuando un proceso llega a su fase final (la fase XII) asistimos a esa experiencia: todo lo realizado se pone al servicio de una intención mayor, desconocida y misteriosa para la mirada personal. Si la voluntad individual se tensa pretendiendo controlar los sucesos se cumplirá entonces la fatalidad predictiva: desgracias, pérdidas, engaños, fantasías, hechizos, sacrificios… Se presentarán experiencias en las que la vida parece no tomarnos en cuenta. Nos sentimos víctimas, perjudicados por entidades maléficas. Como Ricardo III en su hora final, acorralado por sus enemigos y de a pié, dispuesto a dar lo más valioso a cambio de escapar (“¡Un caballo! ¡Mi reino por un caballo!”), ante la conciencia de lo inevitable, todo lo daríamos por torcer nuestra suerte.

En verdad, el desafío de la fase XII es la confianza en la fuerza del destino, no de la personalidad. Es la entrega a las necesidades de órdenes más complejos y sagrados ante los cuales nuestras necesidades personales resultan profanaciones. La fase XII revela que nuestros deseos son ya interferencias y que lo activo de este tiempo es la disposición a dejar ser. El regalo de la fase XII es hacernos conscientes de que en el corazón del destino emerge la fuerza del alma. Es el alma quien pugna por manifestarse a través de los acontecimientos de nuestra vida personal. Un nivel de la vida -profundo, misterioso y silencioso- se va haciendo inexorablemente visible en nuestro drama cotidiano de dichas y desdichas.

Pero además –y esto es fundamental- en la fase XII parecen frustrarse no sólo nuestros deseos personales conscientes, sino también anhelos vedados a nuestra conciencia. Es tiempo para que queden al descubierto supuestos inconscientes que animan nuestros propósitos en el mundo, para que en esa evidencia queden agotados y dejen lugar a una renovada percepción de la realidad. Mientras los viejos fantasmas sigan ocupando ese lugar solapado en nuestra psique, aquello que creemos decisiones espontáneas y auténticas resultan, en verdad, acciones mecánicas en las que somos actuados por el hechizo arquetípico.

¿Habría diferencias en la dimensión de la experiencia individual respecto de la colectiva al momento de atribuir significado a esta fase de consumación de procesos? Desde nuestro paradigma astrológico, los sucesos históricos de una comunidad  responden también a una lógica cíclica. Cualquier liderazgo individual se enfrenta al desafío de saber comprender esos tiempos y ajustar su acción gobernante a lo que ellos indican, antes que suponer que su sola voluntad y convicción en ciertas ideas resulta suficiente para doblegar el destino.

El orden cíclico de la astrología se torna explícito cuando lo superponemos a los hechos históricos, suspendiendo nuestro anhelo de que confirmen nuestras opiniones y deseos subjetivos. Las recurrencias en la historia muchas veces adquieren el carácter de auténticas neurosis de destino y su sincronicidad con sucesos astrológicos, además de no dejar de sorprendernos, estimula a la conciencia colectiva a la percepción de significados más creativos.

 La recurrencia de Saturno en XII

 Octubre 2008 – Noviembre 2011

 

  Desde finales de 2008, Argentina vive la fase final de un ciclo que comenzó en 1982. Es el tránsito de Saturno por la casa XII que dará paso a un nuevo ciclo cuando ingrese al Ascendente en noviembre 2011.

La restauración democrática y la disolución de las fuerzas armadas como opción de poder aparecen como potentes significados de la estructuración saturnina que dio inicio en 1982. La llegada de Saturno a la casa XII de Argentina en 2008 resultó sincrónica con la crisis del kirchnerismo luego del conflicto con el campo, pero fundamentalmente con la muerte de referentes políticos y culturales de ese proceso de la democracia: Raúl Alfonsín, Mercedes Sosa, María Elena Walsh, Ernesto Sábato… Pero octubre de 2010 resultó crucial. Con una semana de diferencia, muere el militante de izquierda Mariano Ferreyra en un enfrentamiento con fuerzas de choque sindicales y muere Kirchner. Todo en el contexto del tránsito de Saturno por la casa XII.

Es evidente que el hecho de la muerte de Néstor Kirchner ha conmocionado el inconsciente colectivo de nuestra comunidad. Ha inaugurado un tiempo en donde aún no podemos distinguir entre sublimes revelaciones u oscuras fascinaciones. En tiempos de XII la exquisita sensibilidad hacia lo trascendente puede confundirse con el embrujo de fantasmas que cobran vida. Toda la carga psíquica de experiencias del pasado no debidamente elaboradas puede activarse en arquetipos inconscientes que cautivan la conducta de las personas. Aún motivados por las mejores intenciones, la conciencia de dirigentes y ciudadanos pierde discernimiento y es animada por la velada necesidad de los hechizos aún no agotados. El anhelo de construir mitos, de adjudicarles dones providenciales a figuras humanas, se activan en el clima embriagante de la fase XII. Discursos en los que abundan los absolutos: todo, nada, siempre, nunca… La memoria del presidente muerto es celebrada con una canción a la que se titula “Nunca menos” y que, por lo tanto, es al mismo tiempo una invocación a “siempre más”. Junto al sentido propósito del homenaje, aparece allí la oscura fascinación por desafiar todo límite y no reparar en sacrificios, estimulada en una entidad colectiva sensible a confundir tendencias autodestructivas con epopeyas trascendentales.

Pero, reparemos especialmente en estos hechos. Con motivo de celebrar el día del trabajador, la CGT organizó un acto masivo en la Avenida 9 de Julio en la que se proclamó el apoyo a la candidatura presidencial de Cristina Fernández. Ausente en esa jornada, en los primeros días de mayo de 2011 la propia Cristina Fernández ha sorprendido enfatizando, con alta carga emocional, frases como estas:

«No estoy muerta por volver a ser presidenta, yo di todo lo que hay que dar (…) Quiero decirles que estoy haciendo un inmenso esfuerzo personal y hasta físico para seguir adelante (…) Mis hijos y esta humilde mujer hemos puesto mucho, hemos dado mucho, hemos entregado mucho (…) Yo me acuerdo de Kirchner, de esa raza de políticos como era Néstor que sin medir costos, consecuencias, se lanzaba a la batalla porque creía, tenía ideas, convicciones…».

A pesar del favor de las encuestas respecto a su imagen positiva y a las posibilidades de triunfo en las próximas elecciones, las opciones que parecen presentársele son las de un renunciamiento o un sacrificio.

Si atiende a su sensibilidad, si da espacio a su necesidad de consumar el duelo que acaso sus responsabilidades no le han permitido hacer, si repara en el esfuerzo físico y emocional de estos años de entrega, la consecuencia sería rechazar la posibilidad de volver a ser presidenta. Su frase “yo di todo lo que hay que dar” es un modo de decir “no doy más”. Prevalecería entonces el renunciamiento.

En cambio, si se lanzara a la batalla sin medir costos personales ni perjuicios a su salud para honrar el legado de su esposo y cumplir con lo que sus seguidores esperan de ella, no hay otra alternativa que el sacrificio.

Esta alternativa entre renunciamiento o sacrificio es sincrónica al tránsito de Saturno por la casa XII de Argentina y al de Neptuno y Quirón sobre el Sol en Piscis de Cristina Fernández.

2010-2011. Saturno transitando la casa XII de Argentina. CGT. Multitudes. Avenida 9 de julio. Humilde mujer propuesta para fórmula presidencial. Líderes providenciales elevados a mito. Muerte. Renunciamiento o sacrificio.

Agosto 1979 – Octubre 1982

En Septiembre de 1979, la estabilidad del gobierno militar y el control de las fuerzas armadas sobre la seguridad interna sufren un golpe irreversible. La visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos expone a la opinión pública internacional la situación de los secuestrados y desaparecidos. La actividad de los organismos en búsqueda de la verdad y la obtención del premio Nobel de la Paz por parte de Adolfo Pérez Esquivel serán otros hitos de la disolución del régimen dictatorial.

No obstante, en 1981 Jorge Videla cede la presidencia a Roberto Viola aún en circunstancias que no hacían presagiar un final inminente. De hecho, es probable que, de haber existido encuestadoras, los resultados acerca de la “imagen positiva” del presidente saliente hubieran arrojado cifras (hoy escalofriantemente) altas. Pero 1981 fue un año de crisis en aumento, con la novedad del reflorecimiento de las demandas gremiales a partir del la conformación de la llamada CGT-Brasil liderada por Saúl Ubaldini.

Ante ese clima, a fines de 1981 asume la presidencia Leopoldo Galtieri. Lejos de percibir los tiempos de disolución de Saturno en tránsito por la casa XII como oportunidad para un regreso a la vida democrática, su primera frase emblemática fue:

«Las urnas están bien guardadas».

Es decir, no habrá renunciamiento. No aceptar el declive del gobierno de las fuerzas armadas ni disponerse a transición alguna hacia la democracia, sino, por el contrario, pretender sostener aquella estructura que ya no contaba con vitalidad alguna para ser sostenida, implicó en simultáneo la más oscura convocatoria al sacrificio. Pocos días después de la primera movilización a Plaza de Mayo desde la instauración del régimen militar convocada por la CGT (30 de marzo de 1982), esa misma plaza se colmaba con una multitud fascinada con la epopeya nacionalista y que celebraba la guerra contra “el imperio británico”:

«Si quieren venir que vengan, les presentaremos batalla».

Durante algo más de dos meses, la conciencia colectiva de nuestra comunidad fue embelesada con el dulce y trágico encanto del sacrificio épico y redentor:

«Argentinos, vamos a vencer (…) El país nos pide todo, demos todo con valor».

Más de 600 argentinos muertos sirvieron como chivo expiatorio para que la comunidad purgara el hechizo de ver en las fuerzas armadas a los salvadores de la patria y a los garantes de valores nacionales.

1981-1982. Saturno transitando la casa XII de Argentina. CGT. Multitudes. Plaza de Mayo. Demanda de justicia. Invocación a la guerra. Muerte. Renunciamiento o sacrificio.

 Octubre 1949 – Diciembre 1952

 

 Quizás esta sea la correspondencia más estremecedora con la realidad del presente.

Nada podía presagiar nubarrón alguno en los años de la primavera justicialista de 1949. Sin  embargo, en agosto de 1951, la CGT convoca a un acto masivo en la Avenida 9 de Julio para consagrar la fórmula Perón-Evita para las elecciones presidenciales del año siguiente.

Eva Perón se sabía enferma y resistida por factores de poder que podrían condicionar gravemente el próximo gobierno de su esposo. Desde ese punto de vista, la opción debía ser el renunciamiento.

Pero allí estaba la multitud amada pidiéndole que aceptara el cargo. Si dejaba impregnar su corazón por ese llamado, debía optar por el sacrificio.

Finalmente, su decisión consciente fue el renunciamiento.

«La Patria está salvada porque la gobierna el general Perón (…) Yo no renuncio a mi puesto de lucha. Yo renuncio a los honores. Compañeros, por el cariño que nos une, les pido por favor que no me hagan hacer lo que no quiero hacer (…) Jamás en mi corazón de humilde mujer argentina pensé que podía aceptar este puesto… ».

No obstante, en su paradójica síntesis, en el agotamiento de ese período de Saturno transitando por la casa XII de Argentina, el renunciamiento de Evita fue también sacrificio épico. Consumida por un cáncer, muere poco después de asumir Perón su segundo período. Es el hechizo de la entrega absoluta, de arder en la lucha purificadora para salvar a la patria de los enemigos que la acechan:

«Espero que Dios oiga a los humildes de mi Patria, para volver pronto a la lucha (…) por Perón hasta la muerte. Yo no quise ni quiero nada para mí. (…) Y aunque deje en el camino jirones de mi vida, yo sé que ustedes recogerán mi nombre y lo llevarán como bandera a la victoria (…) Tendremos que alcanzarla tarde o temprano, cueste lo que cueste y caiga quien caiga».

El congreso nacional la nombra oficialmente jefa espiritual de la nación. Pero ya nada fue como antes. La segunda presidencia de Perón será un camino lleno de dificultades y desencuentros. La polarización y división entre argentinos iniciaría una trágica escalada de radicalización.

1951-1952. Saturno transitando casa XII. CGT. Multitudes. Avenida 9 de julio. Humilde mujer propuesta para fórmula presidencial. Jefaturas espirituales. Líderes providenciales elevados a mito. Muerte. Renunciamiento o sacrificio.

 ¿Qué significado podrán tener hoy estas repeticiones? ¿Merecemos ensayar las mismas respuestas que ya se han dado? ¿Seremos capaces de responder de un modo maduro? ¿Será nuestra conciencia colectiva fascinada aún por los rituales de muerte? ¿Podremos transformar la pulsión destructiva en capacidad generadora? ¿Seguiremos confundiendo grandes transformaciones con “grandes sacrificios”? ¿Sabremos convertir nuestra adicción por lo absoluto y el culto al personalismo en comprensión acerca de la complejidad de los procesos históricos? ¿Será suficiente tanta muerte para agotar nuestra tendencia omnipotente a la victoria total sobre el otro enmascarada en la idealización de mundos mágicos? ¿Podremos honrar a los que ya se han sacrificado dando respuestas creativas que capitalicen su entrega en lugar de pedir nuevas inmolaciones? ¿Abordaremos, al fin, ese conmovedor silencio del contacto con la dimensión sagrada del dolor antes que consumirnos en el aturdimiento de los gritos que claman por víctimas propiciatorias?

Anuncios

Responses

  1. gracias por este analisis,esperemos crecer y no caer en los mismos hechizos pero no tengo muchas certezas que se pueda concretar alicia dellapiana

    • Gracias Alicia. Si no tenemos certezas al menos tengamos confianza. Un abrazo.

    • la ùnica certeza es que existimos, creo que no hay otras certezas, pero sí..tengamos fe, confianza en que las conciencias pueden crecer… gracias Alejandro por esta posibilidad de seguir entendiendo la casa doce y sus hechizos.

      • Gracias Liliana. Un abrazo.

  2. Gracias por esta nota, las espero con impaciencia. Sigo la carta del país y los sucesos que en ella se activan. Coincido con tu análisis. Un abrazo!!!

  3. muy buenoooo Ale !!! tambien se me eriza la piel de darme cuenta que tanta necesidad tenemos de repetir y repetir y recien cuando llegamos al fondo aprendemos; se da en lo personal que es parte de lo colectivo: Si al menos aprendieramos esto mismo que decis del pais en cada uno de nosotros ya no lo querriamos como comunidad.
    Gracias por ayudar a sacarme velos de mis ojos con tus reflexiones
    namaste josefina

    • Gracias Josefina. Es cierto, el primer paso es observar el propio corazón. Un abrazo.

  4. Análisis profundo, clarísimo y “tan obvio” en el sentido de nuestro camino de repeticiones que me deja como una inquietud…
    Seremos capaces de dejar de lado omnipotencias, victorias a raja tabla, absolutos, oscuridades a pesar de que nos lleven a la destrución de nosotros mismos???
    Podremos reconocer la sensibilidad en nuestros corazones??
    Me quedo con esta frase, como una luz de esperanza…”El regalo de la fase XII es hacernos conscientes de que en el corazón del destino emerge la fuerza del alma.”
    Gracias Ale, un beso grande

    • Gracias Lilia por tus comentarios y tus inquietudes. Un abrazo.

  5. Coincido totalmente con Lilia, tenemos ahora la oportunidad de saber si aprendimos
    a crecer como ciudadanos, o esperaremos otros 30 años.
    Gracias Ale, tus notas son clases magistrales.
    un beso

  6. Excelente !!!!! profe como siempre

    Un beso enorme

  7. Muy buen análisis Ale!!!…. da gusto leerlo y que bueno que lo compartas! gracias!!

  8. excelente análisis, lo comparto en face…pienso que muchas veces el destino es ineludible…
    abrazo

    • Gracias Sylvia. Recordemos que para la astrología el destino revela lo que profundamente somos. El tema es cómo lo significa la conciencia (sea individual o colectiva). Un abrazo

  9. Claro y profundo como siempre!!! Gracias por compartir este análisis brillante . Te mando un beso fuerte. Cecilia.

  10. Gracias Ale por ayudarnos a entender nuestra realidad como sociedad desde un lugar de mayor trascendencia. Èste entendimiento es el que nos conduce al crecimiento, y es el unico camino que nos va a permitir no repetir los errores del pasado y poder crecer como nacion. Es inestimable tu aporte en este sentido

    • Gracias Aníbal. Seguiremos compartiendo nuestro argentino camino. Un abrazo

  11. Alejandro: me encanta leer tus artículos. Brillantes. Todo lo que sabés. Qué bueno serìa que muchísima gente supiera todo esto. Aunque de todos modos , parecería que las cosas nos llegan por destino, aún cuando desde lo intelectual sepamos todo lo que vos sabes. Es como ser psicologa y sin embargo, repetir y repetir sin poder aprender aun teniendo toda la teoría en la cabeza.
    Me apasiona astrologia por lo inabarcable y casi magica.
    Saludos.
    Rita

    • Gracias Rita. Me alegra ser útil a tu pasión por la astrología. Un abrazo

  12. Muy bueno Ale! Me llegó mucho en lo personal y colectivo
    beso grande
    Ceci

  13. Gracias Alejandro por compartirlo. Realmente esclarecedor, esperemos que entre todos podamos comprender el regalo maravilloso de la Casa XII y así iniciar un nuevo ciclo esperanzador.

    • Gracias Tita. Confiemos y colaboremos para que así sea.

  14. Gracias Alejandro, muy bueno tu analisis, claro y profundo. Nos hace bien.
    Un abrazo,
    Lucrecia

  15. Buenisimo Ale. Me quedo con lo de no confundir “grandes transformaciones” con “sacrificios”… Clave no? Me gusta el sentido “ecologico” de la palabra transformacion tambien. Transformacion me suena a depurifocacion pero activa, donde cada uno podemos tomar una accion, mirando lo propio y nuestro corazon primero. Gracias y confiemos, los ciclos cerrar siempre cierran lo querramos o no… un abrazo!

  16. Alejandro, seria bueno que pudieras volver a escribir este articulo sacandole la fundamentacion astrologica, y manteniendo la repeticion de situaciones parecidas. Podria tener un titulo como¨Sabremos aprender de nuestra historia¨seria la idea la frase habria que pensarla mejor. Y la podrias mandar como carta de lectores a los diarios que mas confianza ideologica te ofrezcan.
    Muy bueno el analisis.
    Te mando un abrazo.

    PD soy alumno de 2 año y disfrute de tus clases

    • Gracias Carlos. Mi intención es difundir la astrología y creo que, precisamente, su valor es que nos permite percibir patrones cíclicos que van más allá de la subjetividad de nuestras opiniones. Por cierto, la clave es qué significado somos capaces de darle a los hechos. Y eso depende de la conciencia (ya sea individual o colectiva).

  17. Hoy leí este articulo tuyo que me pareció revelador sobre todo en dos preguntas que vos planteas y que forman parte de un cuestionamiento propio que me consume bastante energía , repetición vs. respuestas creativas,y la pulsion destructiva o transformación en capacidad transformadora.¿donde estamos? , de que lado nos paramos y porque? , lo decidimos? personalmente y como sociedad digo .Por que a veces tenemos claridad para significar algunos hechos y hacemos tanta agua en otros …Para seguir pensando y saber que hacer surco cuesta y por lo general la conciencia lineal no quiere pagar los costos . Gracias y besos Marisa

  18. Ale, me gustó tu artículo en la medida que sitúa con precisión momentos del cielo con su correlativa expresión histórica aquí en la tierra, dando cuenta del fino hilo conductor que enhebra ambas dimensiones.
    De todos modos permitime expresarte cierto disenso, o al menos confesarte que me llama la atención que al mismo tiempo que el artículo intenta desmontar la lógica polar y ambivalente propia de la casa XII, la cual debe ser consumada para dar lugar a un impulso nuevo y creativo, propone una lógica de la misma clase en el momento que afirma dos únicas resoluciones como posibles: o renunciamiento o sacrificio.
    De acuerdo a mi lectura, y espero no incomodar mucho con esta apreciación, eso mismo revela un problema que tenemos los astrólogos que es que nos encontramos inmersos en el mismo campo del cual hablamos y en el cual se inscribe nuestro decir.
    Por otro lado, creo que pase lo que pase en octubre de este año, no es la materialidad del fenómeno lo que va a determinar si habremos o no consumado algún tipo de comprensión colectiva, sino que el indicio de que eso haya acaecido o no nos lo dará el modo en que decodifiquemos dicho fenómeno.
    Me parece que entre la parálisis y la compulsión está el café con leche. Ni puro ni una lágrima. Ni renunciamiento ni sacrificio. Una línea de fuga siempre a descubrir. O en palabras de Julio Cortázar, “la tangente que triza el misterio, la quinta hoja del trébol. Entre sí y no, qué infinita rosa de los vientos.”

    Te mando un abrazo,

    • Hola Alejandro.
      “Renunciamiento o sacrificio” no es la propuesta del artículo, sino la forma radicalizaday extrema de responder al clima de XII.
      La XII es consumación, agotamiento y disolución de un proceso. No tiene que ser dramática. Lo es para los niveles del ego que quieren seguir protagonizando. Pueden ser tiempos de expansión de conciencia, de ampliar la percepción de la realidad y del misterio del alma… sólo si el yo (con sus construcciones, certezas y relatos) acepta no ser confirmado. Participar de un proceso complejo sin ser protagonista no exige “dramáticos renunciamientos” ni “épicos sacrificios”.
      Respecto al “problema que tenemos los astrólogos”, ponerse fuera de la realidad para observarla con objetividad es una ilusión que la astrología invita a disolver. La percepción astrológica de la realidad es perder el encanto de la fragmentación entre sujeto y objeto, entre mundo interno y mundo externo: soy lo que me ocurre. Decir no está disociado de sentir. Nuestras sagaces afirmaciones intelectuales están sostenidas en supuestos sensibles inconscientes.
      Un abrazo.

      • Coincido en que decir no está disociado de sentir. Pero considero que entre ambos hay una diferencia crucial: frente a la sensación uno es inocente, en cambio el decir ya resulta un pasaje al acto de una apuesta subjetiva, y en tanto tal, supone la asunción de una responsabilidad por aquel que dice respecto a lo dicho.
        Te felicito por el blog y te agradezco la invitación. Me solidarizo con todo tipo de espacio que contenga la potencialidad de alentar un intercambio plural y horizontal en el cual se puedan generar reflexiones y elaboraciones conjuntas tan necesarias para los tiempos que corren.

        Un abrazo,
        A.

  19. Hola Alejandro:
    Una serie de sincronias muy significativas con la fecha 19 de julio me han llevado a mirar los tránsitos de ese dia, pero no entiendo nada de astrología y no puedo interpretarlo, si bien me llama la atención la perfecta X central.
    Si no es demasiado abusar, ¿podrías dar algunas explicaciones al respecto?.
    Gracias por tu fantástica sabiduría

  20. Siempre es un placer leerte o escucharte,mi mente se expande….. ( o me explota jajajaja)

    • Gracias Daniela. Confiemos en que expandir no es reventar… Un abrazo

  21. Lamentablemente se volverá a reiterar otra inmolación a pesar de que en varios discursos la mandataria dijo que no era eterna, se manejo días previos a las elecciones legislativas a q se pudiera revertir el resultado de las Pasos y así poder realizar una reforma de la constitución, pero no solo esta posibilidad se manejo desde el kirchnerismo también se hablo de una posible renuncia en el mes de diciembre que al cual no hemos llegado; una renuncia aduciendo como justificativo su salud no sería mal visto y habilitaría al kirchnerismo y a la mandataria para poder volver a postularse en el 2015, el partido de gobierno dejo de ser un partido que representa un modelo inclusivo, justo y equitativo. sino que se convirtió en una agencia de colocaciones de adultos- jóvenes profesionales que manejan los puestos fundamentales de mando y que no están dispuesto a dejar,; en la Pcia de Bs. As. se vienen las elecciones del PJ, nombres de kirchneristas no peronista ya se anotaron para tratar de permanecer ante un eminente final del kirchnerismo- cristinista. Hoy es en el cual la mandataria recibirá el alta médica, ¿cuándo retorne a su actividad política que decidirá hacer?, seguir usando como latiguillo el famoso El que conmueve en sus labios a las masas o decidirá aceptar la derrota en que ya no hay un 54.11% ficticio de kirchnerista y que sí bien ella y el gobernador mantienen el % de imagen positiva, el entorno de la mandataria es su peor espejo.
    Ojalá no nos llevan a volver a repetir los mismo errores. Saludos estimado Alejandro como siempre gracias..

    • Como siempre, gracias Beatriz por considerar mis notas. Y por compartir tus sentimientos y sensaciones. Ojalá no repitamos historias y podamos compartir algo nuevo y creativo, incluyendo la máxima diversidad posible.
      Abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: