Posteado por: alejandrolodi | 27 agosto, 2011

El fallido de Sarmiento

Alejandro Lodi

(Agosto 2011)

“Todo es doble. Todo tiene sus dos polos. Todo, su par de opuestos.Los semejantes y antagónicos son lo mismo. Los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado. Los extremos se tocan. Todas las verdades son semiverdades. Todas las paradojas pueden reconciliarse…”. El Kybalion.

“El peronismo es tan indispensable como Borges…”. Beatriz Sarlo.

Nuestra argentina historia testimonia violencia. Una historia de crueldad.

Del canibalismo literal de una noche de 1535 que anota Ulrico Schmidl en su “Viaje al Río de la Plata”[1], pasando por el ensañamiento de las ejecuciones sumarias a los adversarios-enemigos o transgresores morales del siglo XIX[2], al distendido “happy hour” que ofrece su “tabla de fiambres Pedro Eugenio” en un muy moderno resto bar temático de Palermo Hollywood ya en el nuevo milenio. ¿Imaginan un restorán neoyorquino llamado “Saigon” ofreciendo “carnes asadas Napalm” o uno de Berlín llamado “Tercer Reich” ofreciendo su plato “niños envueltos Ana Frank”?

Nuestra historia celebra la muerte. Cubrimos de virtudes patrióticas o revolucionarias atrocidades que conmueven el alma. Nos resulta cómodo el distraído silencio impiadoso o el orgulloso grito sagrado que nos inmuniza de la compasión. El discernimiento queda velado por la pasión épica. Preferimos mantenernos protegidos en nuestras ideas antes que abrir el corazón. Confrontar acorazados en nuestras afectivizadas creencias antes que exponerlas al transformador contacto con la experiencia del otro. De un modo paradojal, con Libra ascendiendo tememos a lo creativo del vínculo.

Cada tránsito de Saturno por el Ascendente en Libra de Argentina simboliza un momento oportuno para madurar colectivamente en nuestro destino de encuentro. Y esa posibilidad guarda relación con la capacidad que hayamos demostrado durante el tránsito por la casa XII para agotar los supuestos inconscientes, las fantasías y los hechizos que parecen justificar nuestra discordia. Hemos vivido momentos análogos al presente, situaciones propicias para emerger al talento libriano, en 1952 y en 1982. La perspectiva del tiempo quizá hoy nos permita evaluar aquellas respuestas y dejar en evidencia nuestra deuda. El desafío de aprender a vincularnos creativamente complementados en nuestras diferencias parece siempre frustrado ante el excitante influjo de dos tipos de experiencias:

.- El paternalismo o maternalismo en el vínculo con los líderes políticos. Un encanto al que somos sensibles desde nuestra condición canceriana-capricorniana (Sol en Cáncer en Medio Cielo en oposición a la Luna en Capricornio en Fondo de Cielo). Atribuimos a nuestros gobernantes de un carisma familiar y protectivo propio de un niño con sus padres. Los padres-gobernantes se convierten en indiscutibles, inmaculados e infalibles, objeto de veneración. Toda racionalidad se extravía. Sólo resta la fidelidad y devoción que se prodiga a un padre ejemplar (modelo de generosidad, sabiduría y sacrificio por los suyos) o a una madre incondicional (expresión misma del máximo amor, entrega y entereza ante el sufrimiento).

.- El hechizo de exclusión absoluta. Nuestro contenido neptuniano-plutoniano lo significa (Plutón en Piscis, Plutón cuadratura Neptuno), llevándolo al extremo alucinatorio de exterminio purificador en períodos como el del tránsito de Plutón por casa XII (1964-1982). El vínculo con el otro es una fatalidad de la que debemos liberarnos. Salvar a la patria, redimir a los que sufren injusticias sociales, exige dar batalla a muerte contra el enemigo. La paz y la verdad será fruto de nuestro triunfo, de la rendición incondicional de los otros.

Ambas llevan a un fallido que nunca resulta inocente, sino trágico: confundir polaridad con polarización.

La conciencia de polaridad refleja la percepción de una dinámica de la vida. La realidad es relación. Lo que existe no es fruto de la acción decidida por una voluntad única, sino de la interacción entre dos principios complementarios que, lejos de evitarse, siempre buscan encontrarse. Lo creativo es esa eterna danza polar, un pulso receptivo y activo, femenino y masculino. La generación es inclusión. La realidad es amor. No se trata de un ideal, sino de una constatación perceptiva. La actividad generadora del universo es amorosa, es el incesante encuentro entre polos diferentes y complementarios. No es la voluntad de un dios único, sino una misteriosa cópula, un latido amoroso.

La propia dinámica de nuestro psiquismo reproduce esa danza. Lo que profundamente somos es aquello que se va revelando de la interacción entre el yo consciente y el inconsciente. Un juego de luz y sombra. La luz es la imagen que tenemos de nosotros mismos, nuestra personalidad. La sombra es aquello que desconocemos ser y que el destino –los otros, los hechos- se encargará de ofrecernos incluir. El desafío de comprensión e inclusión de los demás, la aceptación de nuestros vínculos como parte de la dinámica del propio proceso psíquico, es conciencia.

Al desconfiar de los demás, el ego intenta confirmarse a sí mismo y eludir el encuentro con niveles más creativos de su ser. Al vivir las relaciones como un campo de batalla en la que es necesario vencer, la personalidad repudia al alma. El ego pretende que el universo confirme la imagen que tiene de sí mismo, porque teme a la revelación de su misterio. El ego cree que es algo separado de la corriente de la vida. Se separa e intenta controlarla. Y sabemos que separación es conflicto, miedo es sufrimiento.

La polarización es la ilusión de la voluntad. Aquella dinámica paradojal de opuestos complementarios queda reducida a la hegemonía absoluta de los propósitos de un polo. La articulación oscilante entre percepciones se fija en el imperio de una mirada dominante.

En la polarización se pierde contacto con la percepción del juego de luz y sombra como una dinámica, y se cristaliza la batalla entre lo luminoso y lo oscuro. La polarización alimenta la fantasía de un mundo de pura luz, el épico triunfo del bien y la definitiva exclusión del mal. La demonización del otro es proyección de la propia oscuridad y evidencia la incapacidad de reconocerla en uno mismo como parte de una dinámica creativa. Pretender ser pura luz genera un mundo de oscuridad.

“Facundo” de Sarmiento ha polarizado la historia argentina. Ampliamente reconocido en su valor literario, ha generado una antinomia que parece irreconciliable: civilización o barbarie. La afirmación de un polo es la negación del otro. El progreso civilizatorio deberá despreciar lo nativo y avasallarlo sin medir consecuencias; lo originario deberá replegarse sobre sí y repeler todo arribo de desarrollo.

Sin embargo, Sarmiento comete un fallido (al menos me gusta imaginarlo como tal): su libro no dice “civilización o barbarie”, sino “civilización i barbarie” (así, con el decimonónico uso de la “i” en lugar de la “y”). La obra que sirvió para dividir las pasiones argentinas, trazando dos senderos de futuro que parecen fatalmente bifurcarse, en verdad tiene por título una convocatoria a la conciencia de polaridad, a la aceptación de diferencias en destino de vínculo.

La diferencia entre “o” e “y” representa la distancia entre polarización y polaridad. El “o” es excluyente, plantea lucha, exige optar por uno de los polos, imagina un futuro sin el otro, entiende la valentía como disposición a la agresión y el coraje como no tener miedo a plantarse frente al enemigo y expresar su desprecio. El “y”, en cambio, es incluyente, expone la inevitabilidad del vínculo, deja en manifiesto que un polo es condición del otro, evidencia un destino de encuentro, el activo desafío de explorar dimensiones creativas veladas en la confrontación, la conciencia de una dinámica polar que exige bravura para reconocer al otro y no ceder a la frustrante reacción del rechazo.

Un fallido es un contenido psíquico que se burla de la voluntad consciente. Es una verdad inconsciente que delata la falsedad de un relato. Más allá de las deliberadas intenciones de Sarmiento y de sus detractores, civilización y barbarie plantea una dinámica de polaridad que sólo puede ser abordada a medida que agotamos la distorsión polarizante que la significa como polos excluyentes, como una batalla en la que la derrota y sometimiento del otro es imaginado como el único vínculo posible.


[1]Sucedió que tres españoles robaron un caballo y se lo comieron a escondidas; y así que esto se supo, se los prendió y se les dio tormento para que confesaran. Entonces se pronunció la sentencia de que se ajusticiara a los tres españoles y se les colgara en una horca. Así se cumplió y se los ahorcó. Ni bien se los había ajusticiado y se hizo la noche, y cada uno se fue a su casa, algunos españoles cortaron los muslos y otros pedazos del cuerpo de los ahorcados, se los llevaron a sus casas y allí los comieron. También ocurrió entonces que un español se comió a su propio hermano que había muerto…”.

[2] “El clérigo su edad de 24 años, y ella de 20 (…) habiendo causado una sorpresa y sentimiento general a todos los habitantes de esta ciudad estas muertes, por un delito que no creen mereciera perder la vida sino una reclusión por algún tiempo, para que purgasen el escándalo que habían dado, por sólo una pasión de amor, que no ofendían a nadie sino a sí propios; siendo lo más sensible que estaba embarazada de ocho meses, se lo dijeron al gobernador; pero este señor, sin reparar la inocente criatura que estaba en el vientre, sin esperar que la madre pariese la mandó a fusilar; caso nunca sucedido igual en Buenos Aires, de manera que por matar a dos murieron tres…”. Acerca del fusilamiento de Camila O´Gorman y el presbítero Uladislao de Gutiérrez, ocurrida en enero 1848 (Juan Manuel Beruti, “Memorias curiosas”).

Anuncios

Responses

  1. un fallido correspondiente a un acuariano cuya vision de futuro con sus contradicciones y exclusiones fue determinante para procesos posteriores, preguntemosle a un estudiante chileno hoy…

    • Un fallido muy resonante, sin dudas. Gracias Evangelina.

  2. Ale, me gustó el artículo! Principalmente porque convoca al encuentro. Subrayo esta frase: “El ego pretende que el universo confirme la imagen que tiene de sí mismo, porque teme a la revelación de su misterio. El ego cree que es algo separado de la corriente de la vida. Se separa e intenta controlarla. Y sabemos que separación es conflicto, miedo es sufrimiento.”
    Multiplico esa línea de sentido con la siguiente reflexión: En tanto que nadie está separado de la corriente de la vida, no hay “uno” que pueda dar cuenta de todo el movimiento. Para que se revele una percepción de totalidad, aunque efímera y sujeta al dinamismo propio de la existencia, se necesitan al menos dos, y que cada uno de los cuales se implique en el polo que afirma.
    Cuanto más clara sea la implicación del sujeto con el polo en el que se encuentra posicionado, con mayor gracia se revelará el otro, y entre ambos, podrán dar inicio al precioso arte libriano que irá matizando las orillas y enriqueciéndolas en pos del encuentro . Como la danza, como el amor.
    Hombre o mujer? Antes de sacar a bailar, antes de amar, hace falta primero definir el propio género, la propia posición. Me parece que es por eso que nuestro cándido Dios omnipresente anda tan solito en el cielo.

    Un abrazo.

    • Gracias Alejandro por ampliar y expandir el sentido del texto. Un abrazo.

      • Gracias a vos por invitarnos a pensar a partir de tus reflexiones. Un abrazo

  3. Ale, buenisimo el articulo, y me deja sintiendo lo desafiante de ser un gobernante en este pais … Poder ser lider sin caer en la trampa del ego, y no dejar de ver lo valioso, el tesoro del vinculo. No ponerse “mesianico” y que no los pongamos nosotros ese lugar es un gran surco por allanar no? Gracias ! Esta bueno estar atento. Ojala algo pueda madurar esta vez.

    • Gracias July. Respondamos, al menos, al desafío de “gobernados” y asumir nuestra responsabilidad ciudadana.
      Un abrazo.

  4. Ale, comparto plenamente todo lo que exponés, como libriana y con Sol conjunción Neptuno, no puedo menos que vibrar con esta invitación al encuentro. Pero hay una polarización en mí muy fuerte también que es mi Luna en Escorpio cuadratura Plutón en Leo en IX. Núcelo lleno de miedo, exclusión, absolutización de la ideología y demás yerbas que distorsionan confundiendo pasión intensa con fanatismo. Así que, al igual que la Argentina, estoy tratando de “destilar” este antagonismo y ponerme en un punto más cercano y más amoroso en consecuencia.
    Perdón por personalizar tanto mi comentario, lo hago porque justamente, cada vez que he reflexionado sobre nuestra historia y nuestro presente político no me hago cargo de lo que me cuesta salir de la idea blanco o negro. Y sí, Sarmiento era un acuariano loco al que también hay que incluir.
    Gracias Ale

    • Gracias Silvia. Siguiendo con la hipótesis del artículo, ser Sol en Libra conjunción Neptuno “y” Luna en Escorpio cuadratura Plutón simboliza una muy creativa dinámica de polaridad que, por cierto, puede distorsionarse como polarización (“o”). Celebro tu intensa sensibilidad y tu transformadora capacidad compasiva. Un abrazo.

  5. Gracias Alejandro por esta reflexión tan maravilosa y aclaratoria. Un abrazo
    Susana Ricca

  6. jajajaja, mientras iba leyendo no pude evitar reirme cuando te referís a los vinculos paternalistas y maternalistas, ya que en muchos casos para referirme a los kirchner´s, lo hago en forma burlona como “mamá titina” y “papá nestor” (perdon si ofende a algun oficilista), pero eso es algo que me pasó casi siempre con varios candidatos de la derecha. Pero si, parece que se va hacia una gran polarizacion.
    Bueno solamente queria aportar un pequeño tinte. Saludos, para todos y gracias Ale por estas notas.

    • Gracias Ignacio. En verdad, creo que es una tendencia visible a lo largo de toda la historia. Ojalá podamos agotar esa dependencia y transformarla en una relación más madura y creativa con nuestros gobernantes. Un abrazo.

  7. Alejandro, muy buena tu reflexión…(e invito a leerla sin polarizarnos, porque sino…?!)
    Gracias por compartirla. Un abrazo.

    • Gracias María Inés. Me sumo a tu invitación. Un abrazo.

  8. Gracias Ale ..muy rico y aclarador. como buena libra pisis.resueno integramente con lo que decis y celebro el desafio de incluir cada ves mas diferencias dentro y fuera !!!! un abrazo
    Corina

  9. Alejandro muy lúcido tu artículo, transmitis una gran capacidad para mantenerte objetivo y ecuánime ante las pasiones-polarizaciones que vivimos como argentinos. Es muy esclarecedor para quienes no nos hemos introducido en astrología mundana que nos pongas de manifiesto procesos globales. Agradecido!

    • Maximiliano, yo soy el agradecido por tu comentario. Abrazo…

  10. Gran articulo como nos tiene acostumbrado. Siempre quedo pensando unos minutos despues de leerlo. Me trajo a la memoria un recuerdo personal en el cual una tarotista me dijo esto. El es un monstruo para mi. -exprese yo. Y ella replicó: Claro que si! Es tu monstruo! No entendí en aquel momento. Años despues pude reconocer mi propia sombra. Y en cuanto a Civilización y/o Barbarie que decir..vaya acto fallido. Con relación a los modelos paternalistas y matenarlistas..que agregar. Si esto ya lo pensaba en 2011..que dejamos para este tan vapuleado 2015.

    • Gracias Verónica. Nuestros monstruos son exquisitos. Abrazo…

  11. Ya que Saturno esta en Libra , que haga justicia, asi no vemos morir tantos chicos en casi todas las provincias de este Pais, en manos de caudillos que se sienten dueños de la tierra y las personas,que hubiera ocurrido si el libro mas representativo de la Argentina fuera Facundo y no el Martin Fierro? seria otra Argentina. Me respondo. Y voy a comenzar a leer mas a Sarmiento, lo tenia olvidado. Quiza encuentro respuesta a la barbarie actual a la indignidad en la cual se vive, muchos años pasaron ya de gobiernos populares y me alegra …pero se acordaron del pueblo? la escuela publica? los hospitales? el trabajo digno? ….tengo que leer a Sarmiento, quiza me de una esperanza.

    • Gracias Mónica. En verdad, Saturno ya está en Sagitario. No deja de ser un buen momento para reconocer lo justo. Abrazo…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: