Posteado por: alejandrolodi | 16 enero, 2012

Diálogo sobre Argentina en el 2001

Alejandro Lodi y Suzanne Tribe

(Enero 2012)

Hace 10 años nos reunimos con Suzanne Tribe –artista y astróloga- para compartir percepciones acerca de Argentina, preocupados por la incertidumbre de esos tiempos. Eran los días de “el corralito” en diciembre de 2001, previo a los dramáticos acontecimientos de los días 19 y 20. Reproduzco hoy aquel diálogo que intenta ser una mirada global de la situación argentina de esos tiempos desde su estructura astrológica. La perspectiva del tiempo transcurrido quizás permita percibir aquello que ha cambiado, lo que permanece pendiente y lo que parece repetirse fatalmente.

 

Encuentro en Buenos Aires, diciembre de 2001.

La Luna Llena en la estructura natal argentina.

ALEJANDRO LODI.: Comencemos por lo que más se destaca de la carta natal de Argentina: Luna en Capricornio en oposición al Sol junto con Mercurio y Venus en Cáncer. Esta oposición se destaca además por estar en conjunción partíl con el Medio Cielo-IV. Es importante tener en cuenta qué significa el simbolismo de planetas y casas en la carta de un país.

SUZANNE TRIBE.: El Sol representa al mandatario.

AL.: El Sol en la carta de un país simboliza al mandatario. El Medio Cielo representa el gobierno, el poder ejecutivo, y la casa IV los intereses populares, la política interior y el partido de oposición.

ST.: La Luna sería el pueblo.

AL.: Que haya oposición Sol-Luna desde el Medio Cielo-IV significa que el sentir popular está polarizado respecto a la figura del gobernante, revela una distancia entre el gobierno y pueblo, entre el mandatario y la masa popular.

ST.: Y que el pueblo se va identificar con el partido opositor.

AL.: Exacto. Y en esa oposición prevalece el sentimentalismo, no la racionalidad.

ST.:¿Qué revela la Luna en Capricornio como significador de “el pueblo”?

AL.: Acaso un pueblo con complejo de abandono. En una estructura psicológica personal (diferenciándolo del corte de suministro afectivo propio de la sensación de abandono dela Lunaen Acuario) sería una falta de reconocimiento afectivo por parte de los padres, un afecto condicionado. En una estructura nacional esto puede tener que ver con la sensación de que el gobierno nunca atiende nuestros reclamos, siempre nos pide sacrificios.

ST.: También puede ser la sensación de falta de reconocimiento en el mundo, de que siendo maravillosos el mundo no nos reconoce.

AL.: Sí, pero sentirnos maravillosos también tiene que ver con Júpiter en I y con el complejo jupiteriano de nuestra estructura. Sol en Cáncer y Luna en Capricornio puede dar una tendencia melancólica. Una identidad nacional muy cálida y afectiva que, sin embargo, internamente vive una emocionalidad primaria que se siente carente, solitaria.

ST.: Es el tango.

AL.: El tango, el gaucho, la pampa, el colla en la puna, el que cruza el desierto patagónico, el barquero solo con su jangada atravesando un río mesopotámico… En toda nuestra geografía, tanto en la más selvática y abundante como en la más desértica y árida, hay un personaje que “se la banca solo”.

ST.: Pero te abre la puerta de su casa.

AL.: Te ofrece lo poco que tiene y siempre está dispuesto a “hacer una gauchada” (por lo menos este es el supuesto que nos repetimos a nosotros mismos). Por cierto, hay un condicionamiento geográfico. Vivimos en la llanura, un llano medio empantanado, donde se ve el horizonte, se siente la lejanía. Para tomar contacto con otro tengo que recorrer un largo trecho. En nuestra geografía es fuerte la imagen de la soledad. No hay austeridad, la pampa es rica, pero resulta inhóspita, poco habitada. Como personaje, el gaucho es un sin patria, un errante, alguien que nunca termina de encontrar la calidez de un hogar. Nuestro ídolo literario es el Martín Fierro.

ST.: Un solitario.

AL.: Solitario, desclasado, un desertor, se hace amigo de los indios y lucha contra el ejército de frontera. Este personaje emblemático refleja un complejo con la pertenencia. Y, sin duda, el tango traduce esta sensación de que provenimos de un lugar que añoramos, de un pasado venturoso que perdimos. Tenemos muy vivo el supuesto de que “antes estuvimos mejor”, que disfrutamos en el pasado de un paraíso ahora perdido. Siempre nos repetimos que en este país “sobra comida”, aún teniendo antepasados que llegaron como inmigrantes y vivieron hambre y miseria, que vivieron hacinados en conventillos. Añoramos volver a una época que idealizamos, pero que objetivamente estuvo tan cargada de penurias como esta. Creo que estas características reflejan una estructura melancólica: fuera de mí esta lo bueno y yo soy intrínsecamente equívoco. Es una tendencia de “perdedor”, con un velado gran anhelo de triunfo, éxito y expansión. Nuestros ídolos tienen que ver con eso y tomemos como ejemplo el más significativo de nuestros arquetipos contemporáneos: Maradona. Es el mejor jugador de fútbol de la historia y, sin embargo, encarna un personaje dramático, trágico. No puede ser simplemente un deportista exitoso, sino que tiene que vivir grandes caídas, tiene que ser perseguido por el poder del fútbol. Es un personaje preso de la polaridad ganador-perdedor. Sin duda, el Sol en Medio Cielo es un buen augurio para un país, pero está en oposición ala Luna.

ST.: Hay mucha distancia.

AL.: Es la distancia entre ese anhelo de contención muy primaria y dependiente -en tanto sentir popular- y esa autoridad que termina frustrando y exigiendo sacrificios. También podríamos hacer la hipótesis de que cuando hay una fuerte sensación de que la autoridad gobernante nos defrauda se genera un anhelo inconsciente equivalente de que alguien venga a rescatarnos, de que aparezca una autoridad bondadosa. Esto es, existe la búsqueda inconsciente de un “papá bueno”, un “gobernante bueno” y eventualmente un “dictador bueno”.

En este sentido, una figura como Perón refleja esta ambivalencia en nuestro modo nacional de vincularnos con la autoridad. En muchos países se lo reconoce meramente como un líder fascista que contó con una fuerte adhesión popular. En nuestro país lo es para algunos, pero para muchos otros representó un protector casi providencial. Para algunos fue un dictador carismático, amado por su pueblo y con dotes de estadista, “pero dictador al fin”. Para otros fue un líder benefactor, un tanto personalista y poco cuidadoso de las formas democráticas, “pero benefactor al fin”. Hay un anhelo de figuras fuertes que nos protejan de los malos gobernantes, pero luego esa figura fuerte se transforma en alguien que nos defrauda, que nos echa de la plaza, que se rodea de situaciones oscuras, y finalmente terminamos convocando a otro salvador.

ST.: Lo que primero fascina es la imagen paternalista de carisma canceriano.

AL.: Es un juego muy interesante. Si yo defino que hay una figura de autoridad que me somete, que es injusta y que es cruel, inconscientemente estoy generando un espacio psíquico que será ocupado por otra figura de autoridad fuerte que juzgaré “buena”. Es decir, inconscientemente estoy preso en una circulación de dependencia paternalista, siempre expreso una relación muy vertical con el gobernante, con el poder ejecutivo. Siempre buscamos a “alguien” a quien votar, a “un” líder que guíe. Pocas veces se reflexiona acerca de si es deseable buscar “un” líder, pocas veces se reflexiona acerca de proyectos o ideas para votar. Y para satisfacer esa necesidad nuestros políticos se esfuerzan más por exhibir su protagonismo que por exponer sus planes o demostrar las posibilidades fácticas de sus visiones de futuro.

ST.: Siempre se habla de la persona.

AL.: Y entonces elegimos a la persona más carismática, la que mejor denuncia nuestros padecimientos, la que más confianza logra inspirar o contagiar, aún sin expresar sus ideas y proyectos. A nuestros gobernantes no se les pide proyectos, sino que demuestren que pueden liderar y resultar benefactores. En todo lo que estamos definiendo prevalece lo emocional. Observemos que la cualidad aérea (discriminación objetiva) no aparece destacada en la estructura natal de Argentina. Ese stellium en Cáncer con el Sol en Medio Cielo revela la búsqueda de una figura de autoridad paternal, sensible y cálida. Además no resultaría demasiado innovadora, sino más bien conservadora: asegura, da tranquilidad.

ST.: Prevalece el sentimiento de “lo nuestro”.

AL.: “Lo nuestro” antes que “lo nuevo”. Esto representa un duro conflicto interno de la personalidad del país.

Nuestros recursos, la mirada del mundo y la cualidad jupiteriana.

ST.: ¿Qué sería la casa II en la carta de un país?

AL.: Hacienda pública, recursos, sistema financiero, sistema bancario, el capital, las reservas… La riqueza del suelo es casa IV en tanto patrimonio nacional. Ahora, como temática propia de la casa II creo que es necesario considerar las relaciones de producción, la estructura operativa de apropiación y administración de los recursos.

ST.: ¿Y la casa I?

AL.: La casa I es la imagen que damos al mundo, cómo nos vinculamos hacia el exterior, qué presentamos como cara al mundo. El Ascendente en Libra en la carta de un país, por lo pronto, supone un destino muy ligado al vínculo con los vecinos y con las relaciones internacionales. Su destino está elaborado de alianzas y acuerdos, eventualmente conflictos, pero siempre revela la necesidad de  establecer puentes de contacto con los vecinos.

ST.: Parece contradictorio con el hecho de que gran parte de la historia argentina nos tuvo como neutrales frente a lo que pasaba en el mundo, metidos hacia dentro, aislados, con fronteras cerradas.

AL.: Pero con una actitud muy eurocentrista, con la mirada hacia Europa pretendiendo ser los favoritos. Históricamente elegimos Europa antes que Estados Unidos, y nuestra evolución como país tuvo que ver con eso. Siempre mostramos una tendencia a definirnos a partir de la opinión de otros, y esta también es una característica libriana. Por cierto, mezclado con un cierto complejo de inferioridad, este modo primitivo de lo libriano nos lleva a preguntarle a cada extranjero que llega a la Argentina qué le parece nuestro país. No tiene que ver con la cortesía, sino con un complejo dependiente.

ST.: Y esperamos que nos diga que le parecemos el mejor país. Siendo que con Júpiter en I podríamos ser vistos como maestros del mundo, hasta ahora nos sirve para ser vistos como los fanfarrones del mundo. Es muy claro ver cómo esto depende de la posición de la conciencia.

AL.: En este caso de la conciencia colectiva. Y creo que todo lo que está pasando ahora tiene mucho que ver con eso. Pensemos que Plutón está tocando Nodo Sur en Sagitario y que Júpiter en I de Argentina tiene mucho que ver con Nodo Sur en Sagitario y en casa II: hay una inercia intoxicante en el inconsciente colectivo del país, en el misterio del alma que ha encarnado esta nación, que tiene que ver con un exceso de confianza, con una confianza mágica en una abundancia benefactora de un Dios bondadoso, de una patria noble, y muy asociada al tema de los recursos, los bienes y el potencial del país.

Ese Júpiter en I lo vive una nación que tiene Nodo Sur en Sagitario y en casa II. Es el supuesto de que en este país siempre se pueden hacer cosas, que estamos llenos de riquezas, que aunque malgastemos y desperdiciemos siempre habrá con qué contar. No tenemos conciencia del cuidado de los recursos.

ST.: Esa conciencia si la hay, por ejemplo, en Alemania. Aunque se trate de gente con plata, son muy austeros en el manejo de los recursos.

AL.: Pensemos que de Alemania hace 50 años no quedó ni un ladrillo. Por el drama de las guerras saben que no es verdad que los recursos sean de una abundancia inagotable. Saben que el agua puede faltar, que la electricidad puede faltar, que el pan puede faltar. Nosotros, en cambio, no tenemos conciencia de, por ejemplo, el ahorro del agua. Por cierto, me incluyo a mí mismo: para mí es natural abrir la canilla y que salga agua.

ST.: Yo recién ahora comienzo a tomar conciencia de que no es natural.

AL.: Y no se trata de cuidar del agua “porque sino viene cara la factura a fin de mes” (aunque quizás sería una forma de tomar conciencia). En realidad, no nos cabe en la cabeza que no pueda salir agua de nuestra canilla. Esta creencia en que “cada vez que abro la canilla, sale el chorro” creo que es una metáfora apropiada para revelar una faceta de nuestra personalidad como país. Y quizás lo más dramático de nuestra situación actual es que “abrimos la canilla y salen gotitas”. Creemos que es mala fe de alguien, nos resistimos al hecho de que “no sale agua de la canilla” y creemos que es culpa de alguien “que está pisando la manguera en algún lado”. En un punto eso puede ser cierto, pero sigue siendo desatender la evidencia que se tiene frente a sí y buscar razones más lejanas. Lo evidente es que siempre supusimos que iba a salir el chorro. Oscilamos entre la austeridad y el despilfarro, entre la miseria y la ostentación. No sabemos tener, no sabemos cómo hacer un uso maduro, una apropiación sólida de nuestros recursos y bienes. Esta actitud de creencia en la abundancia inagotable es algo fanfarrona y también mágica. En lo deportivo se juega de manera muy primaria, arquetípica. Siempre nos creímos los mejores del mundo en fútbol, tanto que no participábamos de los Campeonatos Mundiales porque nos parecía absurdo. Hasta que fuimos a uno, en Suecia en el ’58, y… ¡perdimos6 a1 con Checoslovaquia! De creernos los mejores y subestimar a los demás al papelón máximo. Arrogancia y papelón. Si el Ascendente muestra cómo nos mostramos al mundo, ese Júpiter en I explica por qué aquellos que saben que somos iguales a ellos -los latinoamericanos- no nos soportan: porque nos ven como el par que se cree superior, y cualquier éxito de reconocimiento que logremos será motivo de intensa envidia. Por cierto, tendrá que ver también con los complejos de inferioridad y la poca autoestima nacional de otros países. En realidad, Júpiter en I podría ser la expresión de una cualidad de guía de otras naciones, o incluso de un gran desarrollo espiritual como nación.

ST.: Y ligado a la educación.

AL.: Es bastante notable que tengamos un prócer fundador de la nación que fuera maestro: Sarmiento. No sé cuantos países del mundo tendrán figuras que estructuraron el estado y la nación a partir de ideas tales como que fundar escuelas era tan importante como fundar bancos.

ST.: Sarmiento sintonizaba. Y sin embargo, en nuestro país es una figura muy discutida. Algunos lo denigran acusándolo de racista. Y probablemente lo fuera, en tanto canalizaba una energía que tiene que ver con la carta del país.

AL.: Discriminaba entre diferentes calidades de inmigrantes de acuerdo a su supuesta inserción en la estructura económica productiva, y por eso en el siglo XX se lo criticó desde el progresismo de los ‘70. Habría que revisar si esa discriminación es realmente racismo. Me parece que esta revisión exige coraje, porque hoy existe una asociación emocional muy intensa entre ambos conceptos: discriminación y racismo. Sin duda, el idealismo dogmático que se esconde detrás de las actitudes racistas no deja de ser una manifestación –poco virtuosa, por cierto- de lo jupiteriano.

La idea de que nuestro país es “crisol de razas” y que tiene sus “puertas abiertas” a todo aquel que quiera llegar, resulta también muy jupiteriana: confiar, mostrar confianza antes que restricción. A nuestro país lo desarrollan extranjeros.

ST.: A la Armada Argentinala desarrollaron los británicos. Las bitácoras de a bordo estaban escritas en inglés.

AL.: El almirante William Brown… En un punto creo que hoy estamos acomplejados con el tema de los extranjeros. Por otro lado, ese Júpiter –como detalle técnico poco satisfactorio- es un planeta aislado, no entra en circuito, no tiene aspectos a planetas.

ST.: Esotéricamente, los planetas sin aspectos son planetas que no tienen encarnación y que tienen que aprender a manifestarse.

AL.: Al mismo tiempo parece contradictorio –pero debe ser paradójico- que tengamos el Nodo Sur en Sagitario: hay algo de lo sagitariano que ya resulta muy conocido. También puede ser que ese Júpiter sin aspectos y nuevo (esotéricamente pensado) tenga que ver con arrancar de cero en un nuevo nivel de lo jupiteriano dejando atrás un viejo modo de expresarlo (Nodo Sur en Sagitario). El tema de lo jupiteriano es muy importante en la carta de Argentina.

ST.: Nuestra relación con el extranjero, con lo que está lejos, la idealización de lo europeo…

AL.: Por cierto, todas las naciones utilizan lo desarrollado por otras más avanzadas para desarrollarse a sí mismas. Pero en nosotros se juega algo relativo a la aprobación: necesitamos que de afuera nos digan que estamos haciendo bien las cosas, demostrarles lo bien que nos va. Hay anécdotas muy curiosas. Pensemos en los oligarcas de finales del siglo XIX viajando con la vaca en el barco a Europa.

El aprendizaje de lo transpersonal en los temas económicos. El viaje de los Nodos.

ST.: Viendo la casa II me pregunto por Urano y Neptuno allí junto al Nodo Sur.

AL.: Pensá que en los últimos 20 años los tres transpersonales han transitado por allí, y es evidente lo destacado del tema económico en ese período. Creo que progresivamente desde el año 1976 hay una línea que se traza en lo económico y lo financiero: la aparición de bancos y financieras, que comience a hablarse de la patria financiera. En los últimos años todos estamos pendientes de cotizaciones del dólar, riesgo país, movimiento dela Bolsa, tal como si fuéramos inversionistas.

En la carta natal de Argentina en la casa II se juegan las tres energías transpersonales: Urano, Neptuno y la cúspide de II en Escorpio. No sé si es lo que uno desearía para un país. Un territorio de mucha creatividad, muy libre, pero de mucha imprevisibilidad, con la aparición de sucesos sorpresivos.

ST.: Y una confusión respecto a nuestros recursos.

AL.: Si consideramos que Neptuno está en conjunción con la cúspide de casa III podríamos decir que esta característica confusa también puede aplicarse al tema de nuestro modo de comunicarnos. También podríamos considerar que Neptuno hace conjunción al Nodo Sur.

El viaje de los Nodos de II a VIII, de Sagitario a Géminis, en la carta de Argentina habla de un hábito de confiar en la abundancia o de definir excesivamente la verdad y tornarse hacia una forma de dogmatismo, de búsqueda de figuras fuertes y protectoras que estén en posesión de la verdad absoluta. El destino que propone el Nodo Norte tiene que ver con compartir con otros, con abrir y con descubrir que los recursos surgen del entramado vincular, de la relación e intercambio con las demás naciones. A parte de los recursos propios del suelo, hay recursos que se generan en la vincularidad. Pensemos en todo el complejo que tenemos con los bancos, la crisis de confianza actual. ¿Cuánto costará recuperar la credibilidad en las instituciones bancarias?

En 2001 Plutón está transitando en conjunción al Nodo Sur de Argentina. La oposición Saturno-Plutón que está ocurriendo en el cielo desde hace aproximadamente un año, y que en la carta de EEUU toca el eje Ascendente-Descendente, en la carta de Argentina va de II a VIII, de Sagitario a Géminis, y toca el eje nodal. Si recordamos qué son los Nodos en la carta de una persona, podemos decir que tienen que ver con el misterio del alma que está encarnando ese ser, con el espíritu que se va revelando al resignificar condicionamientos del pasado, adherencias arcaicas. Referido a un país tendrá que ver con el misterio respecto a qué extraña tarea estamos realizando como nación. Hay una forma de sentido nacional que hemos desarrollado y que hoy está siendo destruida, minando la confianza.

ST.: Astrológicamente, esa oposición Saturno-Plutón sobre el eje I-VII en la carta de EEUU es tan importante como la que se produce sobre el eje nodal en nuestra carta nacional. Los nodos tienen que ver con el destino.

AL.: Sí, los nodos revelan un vínculo más íntimo con el destino. Tanto en los EEUU como enla Argentina se han dado manifestaciones explícitas y visibles, objetivas, asociadas a esta oposición, y también con una dimensión de la naturaleza de los fenómenos más interna, subterránea. Refiere a la confianza, a la credibilidad y la credulidad, a nuestros supuestos y creencias respecto a qué creemos ser como nación. ¿Cómo cohesionamos la nación a partir de ahora? 

ST.: En el caso argentino claramente es la cuestión de los recursos y la confianza.

AL.: El punto es que acaso cuando la pérdida de confianza es tan grande, la situación se transforma en un caldo de cultivo para la aparición de una figura cálida, carismática y protectora, o que fríamente impone de una vez “lo que debe hacerse”. 

Saturno transitando Cáncer y nuestra experiencia histórica.

En este sentido, hay un ciclo muy interesante dela Argentina: Saturno transitando al Sol natal. Revisemos las últimas conjunciones:

  • 1916.- Presidencia de Yrigoyen, primer caudillo político popular que llega a la presidencia por elecciones libres.
  • 1945.- Aparición de la figura de Perón. Sentimiento popular de reparación social.
  • 1974.- Regreso al país y muerte de Perón. Caos y vacío político que resulta convocante de la dictadura militar, de las FFAA como “salvadoras de la patria”.

La próxima conjunción habrá de darse en el 2003. Como patrón, puede observarse que cada uno de estos momentos históricos fue precedido por una sensación colectiva de caos muy alta, de vacío político extremo.

En 1916 estaba en crisis el sistema hegemónico oligárquico. La situación política era insostenible y hubo que abrir las primeras elecciones libres, y eso sirvió para que llegara a la presidencia por primera vez un partido popular, o por lo menos no-conservador, un partido de clase media.

En 1945 estalla la crisis de la década de “fraude electoral”, de un tipo de representación política que, aún dentro de un sistema eleccionario libre y abierto, debía recurrir al fraude para sostener la hegemonía conservadora en el manejo de la economía del país. Los postergados y excluidos de ese sistema, el proletariado, encuentra un líder carismático, protector y benefactor: Perón.

En 1974 la muerte del “viejo sabio” que había llegado de su exilio “para salvar a la patria del caos” nos sumerge en un caos mayor todavía. Allí aparecen los militares jugando la carta política quizás más fuerte que hayan jugado y que, por lo tanto, resulta definitiva y termina agotando la creencia de verse a sí mismos como “reserva moral de la nación”.

ST.: Y la jugaron con apoyo de gran parte del pueblo.

AL.: Todos estos líderes carismáticos o procesos militares que se presentaron como providenciales asumieron el poder con el consentimiento y aprobación –por lo menos silenciosa- de la sociedad. Esta es una realidad histórica, trágica pero real. Ahora estamos en un momento análogo que es posible esperar para el 2003, precedida por su correspondiente situación de caos y vacío político. Nadie sabe qué va a pasar. La política está en decadencia.

ST.: Ningún político parece saber qué es lo que se debe hacer.

AL.: La imagen del presidente es superdébil, y esto inconscientemente genera un espacio energético para que se convoque un liderazgo fuerte.

ST.: El que parecía fuerte era Cavallo, pero se debilitó.

AL.: En marzo Cavallo parecía “el salvador”. Sin dudas tuvo un error de cálculo respecto a jugar su carta salvadora y terminó encarnando una imagen totémica, una imagen que es devorada por la misma intensidad y potencia que es capaz de concentrar. El que no parece tener prisa es Menem. Parece actuar con conciencia de estos ciclos, acaso tenga el brujo o la bruja que les los diga… (risas). No está trabajando para el mes que viene, sino para un plazo más largo, quizás para el 2003. Caer nuevamente en la búsqueda de una figura carismática y protectora sería desaprovechar la oportunidad de dar al tránsito de Saturno al Sol una realidad nueva, creativa. Convocar a una figura paternalista fuerte nos deja en este lugar de expectantes confiados en que “papá va a hacer bien las cosas…”.

Saturno natal en Acuario y nuestra relación con la autoridad.

Una situación de caos también podría representar la oportunidad de que se refuerce el vínculo más horizontal entre la gente, puede ser un momento de mucha creatividad.

ST.: Pueden manifestarse redes entre los ciudadanos. Hay mucha gente intentando formar redes para ver qué se puede hacer juntos.

AL.: Ante estas crisis de vacío de forma o bien me pongo creativo (actitud activa), o bien busco alguien que me la solucione mágicamente (actitud pasiva). 

ST.: Pero que después me defrauda y me quejo.

AL.: Nuestra respuesta como sociedad siempre fue buscar a alguien que solucione los problemas antes que ponernos creativos. El tema es qué hacer con la bronca, cómo administrar creativamente la bronca.

Canalizar la bronca adhiriendo a un paro convocado por la CGT es un juego ya gastado. Dejar que la bronca sea aprovechada para rédito político de grupos corporativos es un juego gastado. Acaso haya broncas más inteligentes, broncas desde la red de consumidores. Para la CGT “la culpa es de Cavallo” y esto no es algo que suene consistente. No sé qué sería lo creativo, pero sí sé que es una oportunidad para que ocurra algo creativo.

ST.: También tiene que ver con la conciencia colectiva. Creo que nos va a beneficiar a todos tener más conciencia de qué podemos hacer y qué no podemos hacer, de cómo administrar, de qué es aquello que nos sobra y es innecesario.

AL.: Y para eso es necesario primero saber qué es lo que nos está pasando. En ese sentido hay también una crisis de información. Estamos acostumbrados a que nos hablen economistas en términos que no entendemos. La desinformación genera una actitud de tipo “yo no entiendo nada, que venga alguien y lo arregle…”, y así aparece algún personaje que explica fácil aquello que es difícil y termina siendo votado.

Respecto a la falta de creatividad, me parece interesante considerar que Plutón estuvo recorriendo la casa XII de Argentina desde principio de los ´70 hasta 1982. En toda esa época hubo, justamente desde este modelo autoritario-paternalista, una “limpieza generacional”. Son los años de los muertos y los desaparecidos, personas que hoy tendrían edad de clase dirigente y que, más allá de que estemos o no de acuerdo con su ideología, potencialmente resultaban muy innovadoras y creativas. Creo que es muy visible que hoy estamos sufriendo ese déficit de clase dirigente: están siempre los mismos políticos, no hay ideas renovadoras, no hay personas que sepan explicar lo que pasa de manera creativa… Sí vemos personas que manipulan la protesta, que exacerban la bronca para sacar rédito político personal, que resultaron expertos en denunciar pero que no parecen capaces de elaborar discursos creativos. Creo que se está notando que falta gente, que falta gente creativa. Si confiamos en las cifras que siempre se estimaron, 30.000 personas son casi toda una generación. Podemos agregar a los jóvenes mansamente entregados a morir en las trincheras heladas de Malvinas. Alguien va a ocupar esa ausencia, ese vacío. O los viejos, o los tránsfugas, o quizá aquellos que en las nuevas generaciones representan las visiones menos innovadoras y que más reproducen viejos modelos, viejas formas de hacer las cosas. Me llama la atención como no surgen, por ejemplo, de las universidades planteos más creativos y originales. En Argentina falta la generación que en Inglaterra representa Toni Blair. Personas que hoy tienen 50 años, que en su juventud tocaban rock y hoy son primeros ministros. Perfectamente Toni Blair podría haber sido un desaparecido de Argentina. En Argentina no hay imagen de renovación. Los nuevos dirigentes tienen mucho de cinismo yuppie.

Además pensemos que en 2001 estamos en el momento de Urano transitando a Saturno natal. Hay una renovación de la estructura, de la forma de estructurar, de la seguridad, del orden. También esto representa un momento potencialmente muy creativo, y por eso pone de manifiesto la relación con la creatividad.

ST.: Muestra qué relación tiene la conciencia colectiva con la creatividad.

AL.: Urano en tránsito de conjunción a Saturno representa una posibilidad de renovar creativamente las estructuras. En la carta de una persona este tránsito puede representar la muerte del padre. La muerte como fenómeno puede tener que ver con un tránsito plutoniano, neptuniano, uraniano, saturnino y hasta incluso jupiteriano a Saturno. Esto nos está diciendo que la muerte nunca significa una sola cosa y que de acuerdo a qué planeta esté realizando un tránsito significativo en ese momento podamos inferir qué experiencia, qué aprendizaje, qué cualidad o qué tarea ese suceso dramático esté representando para mí.

Volviendo a la carta de Argentina, creo que hemos perdido la imagen de un presidente fuerte. Estábamos acostumbrados a líderes con una presencia fuerte, pero hace dos años que estamos soportando a una autoridad con características débiles, dubitativas. En otra época se lo hubiera echado a patadas con un golpe militar, pero hoy no hay espacio para esto y esto es una enorme oportunidad. Ahora ¿cómo vamos a responder hoy a este clima? ¿Aprovechando creativamente la oportunidad, sin recurrir a figuras fuertes sino estructurándonos de un modo más horizontal y no tan vertical? ¿O superados por el miedo pedimos a gritos que venga alguien que sea capaz de demostrar autoridad?

ST.: O nos vence la angustia uraniana o resolvemos con creatividad. Es una oportunidad de que se caiga la imagen de padre sostenedor.

AL.: Además nuestro Saturno es Saturno en Acuario, es decir que tenemos capacidad de desarrollar estructura de un modo diferente, creativo, si se quiere revolucionario, apostando a formas nuevas, más ricas, más diversas. Pero este Saturno en Acuario está dentro de una estructura Sol en Cáncer y Luna en Capricornio: se consume en una eterna rebeldía adolescente a la autoridad, en una endémica actitud de evitar respetar la ley.

La semana previa al momento en que Cavallo -que también es Sol en Cáncer- anunció la bancarización y “el corralito financiero”, al tránsito de Urano sobre Saturno se le sumó el de Marte. En esos momentos Urano y Marte estaban en conjunción en el cielo sobre la posición natal de Saturno en la carta de Argentina. En ese contexto ocurrió “lo imprevisible”. Es interesante e ilustrativo para observar qué representa Marte en tránsito. Más allá de su significado en sí mismo como planeta, resulta sumamente relevante cuando se suma al tránsito de un planeta transpersonal.

ST.: Tendríamos que estar más atentos a esos tránsitos.

AL.: En ese sentido es interesante estar atentos a lo que se produce a fines de mayo de 2002, cuando Marte y Saturno en Géminis toquen al Nodo Norte y hagan oposición a Plutón en Sagitario sobre el Nodo Sur. El 25 de mayo se produce la última oposición Saturno-Plutón en 16 grados de Géminis-Sagitario, esto es partíl al eje nodal, y ese mismo mes Marte está en Géminis.

Anuncios

Responses

  1. muy bueno mas que bueno,no habia tomado conciencia de jupiter feral o sea sin aspectos,como un poco dormido, ¿no?….Gracias “profe”

    • Gracias Angela. Es bueno recordar que “feral” deriva de “fiera”, es decir que alude a una expresión primitiva, reactiva y un poco tosca. Aplicado a Júpiter simboliza una excesiva confianza y credulidad. Es necesario que la conciencia (en este caso colectiva) dedique una muy particular atención a cómo manifiesta ese planeta. Abrazo

  2. EXCELENTE un placer leerte, tus puntos de vista respecto a la argentina, su historia su politica su cultura, SU VIDA más allá de la astrología es magnifica, cierta,y perfecta. Empezar a entender los sucesos, escenarios sociales, politicos, etc de un pais desde el punto de vista de la astrología me abrio una ventana al descubrimiento. Poco entiendo de los astros y sus influencias pero creo plenamente en la energía a la que estamos sometidos y me parece muy sano mirarnos desde ese lado y crecer de alguna manera. Conferencia URGENTE!!!! y su difusión a la sociedad conectada por TED rio de la Plata por ejemplo!!!! http://www.tedxriodelaplata.org/?rnv&_kk=ted&_kt=8aeeee34-9226-44fc-adae-ec126dd3df26&gclid=CO_Ir56W3K0CFQUOfAoddWbzlg.

    Una Docente Argentina.

    • Gracias Claudia. Tu comentario me hace sentir que “el mensaje en la botella” llegó a una orilla. El tesoro de la astrología es su mirada holística y cíclica: nada queda afuera, es incluyente y cada suceso está inscripto en un orden cíclico. Por cierto, la mirada del acuerdo perceptivo colectivo no es esa, sino excluyente y lineal (con un punto de partida y de llegada). Por eso todavía la mirada astrológica es esotérica. Celebro el encuentro y seguimos conectados. Abrazo

  3. hola Alejandro….muy interesante tu articulo, como la mayoria de lo que leo en tu blog, aunque, no coicido para nada en que tengamos una autoridad con caracteristicas debiles o dubitativas..,(como se lee eso en la carta de argentina?),.muy por el contrario encuentro a una presidente muy plantada en el proyecto de pais que puede o no, ser compartido…….,apostemos por nuestro saturno en acuario….tal ves y solo tal ves …con un poquito de destino …esa estructura sol cancer, luna capricornio, en la que se encuentra saturnoy a la que haces mencion, nos sirva para hacer ese salto en la espiral y nos permita desarrollar estructura de un modo creativo, diferente y revolucionario…..solo el tiempo lo dirá……
    espero no lo tomes a mal……es con respeto
    un cariño….

    • Gracias Elsa. No tomo a mal tu comentario porque es un diálogo del 2001, de modo que el presidente “débil y dubitativo” al que hago referencia es De la Rúa, no Fernández de Kirchner. Con respeto. Un abrazo.

  4. GUAUUUUU ALE me da vertigo leer tanta informacion reflejada en los hechos de nuestro pais….muy bueno todo lo que pones y cuanto nos hace falta madurar como sociedad y pais…casi te diria que me asustaaaa…porque soy parte…obvio
    Bsss adelante con tus excelentes analisis y graciasss por desorejarme
    Namaste josefina

    • Gracias Josefina. Me parece crucial estar atentos a las repeticiones. Somos especialistas en desaprovechar oportunidades para aprender de experiencias. La conciencia colectiva es más terca aún que la individual. Abrazo

  5. y seguimos aprendiendo con tus reflexiones … No sólo sobre astrología sino sobre nuestro país… Me encantó el análisis! Gracias Alejandro.

  6. ALE ,muy bueno lo tuyo, me gustaria que continuaras , con la carta de argentina , actual con pluton en capricornio , urano en aries, saturno en libra tocando el ascendente de nuestra carta, yo por lo poco que se veo muchos conflictos, pienso que pluton saca todo lo que estaba tapado rompe estructuras por ejemplo los sindicatos, sale todo lo podrido a la luz, en todos los ordenes e instituciones –saturno nos va a marcar , con la ley hay que cumplir,bueno un beso y gracias cristina
    podemos madurar con estos transitos , aprender libra y crecer ?
    pronto satruno entra en escorpio, en casa 1y va hacer cuadratura a nuestro saturno natal en acuario,

    • Gracias Cristina. En otros artículos (las charlas del 2010, por ejemplo) comento algunos de los temas que citas. El gran interrogante es ese que planteas: cuál será la madurez que expresemos como comunidad para responder a los desafíos del presente sin repetir mecánicamente el pasado. Habrá que estar atentos, tratando de mantener la capacidad de discernir sin caer en la trampa de las polarizaciones.
      Abrazo

      • gracias ale , voy a leer 2010, cariños


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: