Posteado por: alejandrolodi | 20 enero, 2013

Los elementos en polaridad: el Fuego y la Tierra

Alejandro Lodi
(Enero 2013)

(Viene de “Los elementos en polaridad – Introducción”). https://alejandrolodi.wordpress.com/2013/01/13/los-elementos-en-polaridad-introduccion/

Fuego dominando – Tierra en sombra

08La disposición consciente orientada al registro del elemento Fuego sugiere una personalidad que expresa vitalidad, búsqueda de sentido y de trascender el mundo de las apariencias para rescatar lo auténtico de la vida. Para estas personas lo genuinamente vital se encuentra aprisionado por lo establecido. Hay una natural atracción por lo que se intuye posible más allá del status quo. Toda forma concreta se percibe como vitalidad atrapada que necesita ser liberada (“fuego encapsulado”) o como la forma que otros supieron darle a la vitalidad en el pasado (“el fuego de otro”) y que ahora debe ser contrarrestada en tanto inhibe la expresión del propio pulso vital.

Esta lucha por el Fuego puede llevar a un planteo moral: considerar que la concreción que otros supieron darle a la energía es “perversa”, “dañina” o “reprochable” en su intencionalidad, propósito y aspiración, y sentir que sólo el propio anhelo es verdaderamente puro y auténtico.

Como condición de esta autenticidad se privilegia lo espontáneo, generoso y capaz de entregarse al riesgo creativo. Apuestan a lo heroico, a jugarse por aquello que fue intuido como verdadero. Son capaces de contagiar y estimular vitalidad, de ser la chispa que enciende el fuego en otros. De la compleja y contradictoria trama de la realidad material saben obtener una captación sintética de lo global, de lo que trasciende y conecta con la vida, de lo que revela una dirección ascendente, espiritual. El orgullo de ser poseedores de tal capacidad intuitiva puede conducirlos a la paradoja de considerarse a sí mismos elegidos por atributos “personales” para llevar adelante la tarea de superar el “egoísmo” terrenal.

La conjugación de búsqueda de significados trascendentes y ligados a la verdad con esta aptitud de entrega y exposición personal los convoca a la pasión y a la épica, tanto como a extremos de dramatismo histriónico. Les es propio el mundo mítico y mágico, el mundo de los juegos infantiles y sus tramas fantásticas. La vida como juego. El amor como juego. La pasión erótica, el despliegue de energía al servicio de la atracción romántica o sexual, los amores únicos y que desbordan toda racionalidad y prudencia, representan experiencias casi irrenunciables, escenarios que permiten protagonizar a las personalidades de Fuego lo que sienten el argumento mismo de la obra vital.

Parece claro que, cuanto más autónomo pretenda ser este modo de apreciar la realidad centrado en la pasión y trascendencia propio de la captación intuitiva (“lo que la realidad podrá ser o será”), más distante del registro consciente estará entonces la percepción de lo concreto y material propia de la captación sensorial (“lo que percibo que es la realidad a través de los sentidos”). Recordando a Jung, en tanto domine el Fuego, la Tierra estará condenada a una manifestación inconsciente, sombría, y será considerada una amenaza que debe ser controlada.

09

Ahora bien, por ley psicológica, aquello que permanece silenciado en la sombra, retenido y controlado en su expresión, termina por manifestarse en forma compulsiva, desbordada, confirmando así todas las fantasías oscuras que se habían elaborado sobre su expresión. El vínculo del Fuego dominando y polarizando con la Tierra en sombra -desconociéndola, negándole existencia- provocará que inevitablemente lo tan temido ocurra. En algún momento la psique intentará una conversión extrema y la Tierra se manifestará con toda su carga acumulada de retenciones históricas.

La Tierra irrumpiendo como sombra desde el inconsciente presentará sus atributos más reprobables, menos virtuosos. Así, el antes idealista deviene en fervoroso defensor del orden y las posesiones, apegado a las raíces y a la sensatez conservadora. El buscador de verdades trascendentes se transforma en un cínico materialista para el que lo real sólo es aquello que sus sentidos son capaces de disfrutar. La generosa entrega mítica de sí mismo a un ideal superior se convierte en hedonismo.

La repolarización extrema de la Tierra desde la sombra puede conducir a la convicción de haber descubierto que el único mundo no ilusorio es el material y que se debe ingresar en él sin demora. Acaso se sienta necesario compensar el tiempo perdido en idealizaciones mediante una esforzada constricción al logro concreto y al orden, y un abnegado compromiso con la construcción de formas en el mundo. En esa radicalización se corre el riesgo de una pérdida absoluta de sentido trascendente y de las necesidades internas, a expensas de una adaptación rígida a modelos sociales y culturales ligados al éxito material.

En verdad, se trata de polos cristalizados en un vínculo de mutua incomprensión. A lo largo del desarrollo vital y la evolución del destino, la conciencia puede ir descubriendo claves de integración, oscilando entre uno y otro polo -cada vez más rítmicamente y con menos fijeza- sin demorarse en cristalizaciones. Progresivamente, ser consciente de este pulso le permitirá a la naturaleza de Fuego comprender como clave de encuentro con la Tierra que, en verdad, la vitalidad trascendente sólo se revela en los procesos orgánicos y materiales, que lo auténtico y creativo se desarrolla en el mundo, en el presente, y de acuerdo a leyes que, aunque sutiles y acaso excepcionales, armonizan con la sustancia.

Tierra dominando – Fuego en sombra

11

La disposición consciente orientada a la Tierra describe a una persona centrada en lo material, en lo sustancialmente explícito. Valorando el sentido de realidad, se considera a sí misma “realista” y, en efecto, puede demostrar gran capacidad práctica y eficiencia operativa. Este talento para alinearse con las leyes de la materia -y no resistirlas- permite que desarrollen con efectividad su don realizador y de organización.

Prevalece lo seguro y estable, lo sólidamente sustentado en el pasado y que debe prolongarse en el tiempo. Anhelan que el futuro coincida con lo ya conocido y establecido como confiable. Esta tendencia a conservar las formas constituidas puede tornar a estas personas refractarias al cambio, al riesgo y a un mañana diferente. Para ellas todo cambio resulta una depreciación de los valores tradicionales y auténticos. En todo caso, las respuestas innovadoras a los dilemas del presente tienen que contar con “riesgo cero”. Esto puede llevar a paradojas como la de buscar propuestas creativas que hayan sido “debidamente probadas alguna vez en algún lugar”. Lo creativo (el futuro) ajustado a lo conocido (el pasado).

Naturalmente instaladas en la realidad concreta, estas personas pueden exhibir gran capacidad de sostén material y de solidez estructural. Pueden destacarse por su habilidad para generar sustancia y proveer de lo necesario a los demás. Y al hablar de sustancia también nos referimos -es obvio- al dinero. El talento hacedor, planificador y constructivo puede conducirlos a desarrollar estructuras que reproduzcan y multipliquen el capital, tanto como a cristalizarse adhiriendo a la lógica de la acumulación y la retención. Por cierto, estas dos modalidades de la Tierra (de circulación o de apego) revelan diferentes modos de relacionarse con su antagónico, el Fuego, y marcarán el grado de distancia sombría con él.

Asociada a lo orgánico y natural, la Tierra como registro de la realidad dominante se vincula a personalidades que privilegian el contacto y registro de lo corporal. El disfrute sensual y la atención a las necesidades orgánicas del plano físico forman parte de la actividad cotidiana y encuentran un espacio natural en sus rutinas personales. Pero también aquí el miedo a perder esta posibilidad de goce, a no poder satisfacer aquellas necesidades básicas, puede derivar en una actitud de recelo en el contacto con el mundo. Así, la capacidad de disfrutar del placer corporal se diluye en el esfuerzo por la demanda de logros concretos, el cuerpo se sacrifica (se tiraniza) en pos de resguardarse de la imprevisibilidad material del provenir. El temor a lo porvenir y la prevención de las carencias que se proyectan en el futuro anulan el registro del presente.

15

Precisamente, esta manera extrema de la percepción de Tierra relega al Fuego a la sombra. El Fuego manifestándose como sombra habrá de conducir a la compulsión de vivir “todo el riesgo de una vez y en un sólo instante”. Luego de años de confinamiento inconsciente, cobra vida el “demonio” allí desarrollado capaz de poner todo en juego por una corazonada, de confiar en su hado antes que en su prudencia y desafiar a las leyes más objetivas de la realidad. Estos momentos de crisis compensatoria pueden estar signados por la necesidad de experimentar la audacia en exceso, de expresar la vitalidad individual bajo la forma de un individualismo dramático o un histrionismo exacerbado. El ego, con su necesidad de protagonizar su épica historia y de confirmar su mágica existencia, cree ver ahora la oportunidad de cumplir “el sueño de su vida”. Liberado al fin del realismo, llegó el momento de ser idealista. Así, las fantasías del mundo interior, la dimensión mítica ahogada en años de sensatez racional, copan el centro de la escena consciente. Sentirse seducidos por la aventura, dejar todos los compromisos y ”empezar a vivir de una buena vez”, atreverse a aquello que ha dejado pendiente o que nunca se atrevió a vivir, abandonar los vínculos seguros por las pasiones súbitas, pueden conducir a extremos de frivolidad, de infantil narcisismo o caprichos pasionales.

La posibilidad de acercamiento de estas distancias polares, la clave para que una disposición consciente de Tierra no condene al Fuego a la sombra -en definitiva, la oportunidad de comprensión y mutuo reconocimiento de ambos registros de la realidad- requiere la aceptación de que toda plasmación material es animada por una intención, que toda definición de formas en el plano físico y corporal se corresponde con el estímulo de un propósito vital. Esa vitalidad que enciende las formas no se fija en ninguna de ellas, circula y sigue reproduciéndose constantemente en nuevas manifestaciones materiales. En el vínculo Tierra-Fuego (o materia-energía, forma-vitalidad) las concreciones humanas relacionadas con la intuición de un sentido trascendente van desplegando la creatividad de la vida misma, sin detenerse en ningún logro formal.

En verdad, la síntesis de la Tierra y el Fuego revela la comprensión de que la realidad material cobra sustancia y se organiza a partir de principios y aspiraciones motivadoras de la acción. La Tierra y el Fuego nos anuncian que el mundo orgánico de la materia es animado por propósitos esenciales del espíritu.

Anuncios

Responses

  1. MUY BUENO TU ARTÍCULO…GRACIAS!

  2. siempre impecable! siento que hiciste el articulo para mi! gracias! abrazotesss

  3. hola ale a veces me cuesta comprender que pasa cuando hay ausencia de uno de los elementos porque no es lo mismo que una polarizacion no?

    • Desde mi punto de vista, la falta de un elemento refuerza su antagónico. Por ejemplo, la ausencia de Fuego refuerza la Tierra (poca o mucha) que haya en la carta natal. Sigue siendo una polarización (con sus matices, pero polarización al fin). Abrazo

  4. Gracias, por tu despliegue de pensamiento , por el espacio demorado en la explicación y comprensión y la síntesis que eleva

  5. Gracias, Ale, como siempre esclarecedor. Al igual que Marta el tema de los elementos, siempre me resulta un poco “volátil”. Pregunta: en una carta donde hay mucho fuego y poca o casi nada tierra, pero un Saturno fuerte, estamos ante la misma ecuación?.Salutti.

    • En verdad, un planeta no compensa la falta de un elemento. Saturno puede servir para dar una apariencia de Tierra (máscara), es decir, una expresión un poco artificial o “sobreactuada” de ese elemento. Habrá que seguir investigando. Abrazo

  6. Muy bueno, Alejandro. Gracias por compartir tus considerables reflexiones que nos acomapañan en este camino de la astrología.

  7. me gusta, muy buena disertacion. gracias

  8. Muy grata lectura de la dinámica esencial entre los elementos Fuego y Tierra. Me encantó! Gracias

  9. Hay algo de todo esto que se me confunde con lo Neptuniano,es una polarización que siempre la pensé desde ahí,si se suman,esto podría reforzarlo ???(espero no haber preguntado una gansada :S )

    • Bertol, no logro imaginarla preguntando gansadas. No me queda claro dónde se le confunde con lo neptuniano. ¿Podría extender su comentario? Abrazo

      • “Les es propio el mundo mítico y mágico, el mundo de los juegos infantiles y sus tramas fantásticas.” …”Así, el antes idealista deviene en fervoroso defensor del orden y las posesiones, apegado a las raíces y a la sensatez ” en estos párrafos veo algo de Polarización Neptuniana…(tal vez sea mia jajajja)

      • Ahora entiendo. El Fuego se aburre con la realidad tal como se presenta. Vive en sus visiones, en lo que aspira a ser, en la épica del yo. En ese sentido, en su subjetividad, puede encontrarse con las fantasía del agua neptuniana. La sustancia misma del yo -por definición- es un tanto ilusoria. Daniela, recuerde mi máxima: no hay peor leonino que un pisciano que quiere ser leonino… Abrazo

  10. Gracias Alejandro ! didáctico y esclarecedor como siempre. Y la polaridad Agua – aire ? un abrazo
    Alicia

  11. que colgada !! la polaridad aire-agua estaba en mis narices.. mmmm

  12. MUY DIDACTICA TU PAGINA ALEJANDRO, TE AGRADEZCO CADA UNA Y TODAS TUS PUBLICACIONES !!!!

    • Nina, muy amable. Seguiremos compartiendo. Abrazo…

  13. Excelente artículo!! Pasaría lo mismo con las personas que tienen mucha carga tanto de Fuego como Tierra pero digamos sol y luna en fuego y ascendente en tierra?? En este caso sería fuego dominando ya que es lo que primero se hace consiente.
    Muchas gracias por la aclaración de algo tan específico (espero me sirva para un análisis más integrador y sintético). Gracias
    En el caso de estudio:
    Sol y luna/Plutón en XII en Leo
    Ascendente en Virgo, mercurio, venus, nodo sur y Saturno en I y en Virgo

    • Gracias Francisco. En el ejemplo que menciona, parece lógico que resulte más sencillo identificarse con el Fuego que con la Tierra. Sin embargo, Sol y Luna están en Leo… pero en XII. En fin, como siempre, lo conveniente es hacer una hipótesis y luego corroborarlo o rectificarlo ante la evidencia de los hechos.
      Abrazo…

      • Muchas gracias Alejandro! Básicamente me llama la atención la frase: “el antes idealista deviene en fervoroso defensor del orden y las posesiones, apegado a las raíces y a la sensatez conservadora”.
        La persona en cuestión es mi padre así que evidencia de hechos me sobran :)
        Si bien no es un “clásico leonino” me llamó mucho la atención esa frase, y me da a entender que algo de Tierra en sombra disparó en algún momento ese comportamiento.
        Gracias otra vez y un abrazo para vos también,
        Francisco

  14. Alejandro excelente como siempre…en mi caos tengo la carta dividida en tierra y fuego 5 y 5 y nada de aire y agua..qué sucede con estos elementos antagónicos ausentes….desde ya muchas gracias

    • Gracias Fabio. No sabría qué contestar a su pregunta. Quizás el protagonismo (y polarización) de los elementos presentes es tan intensa que los ausentes quedan pobremente desarrollados o se expresan de un modo muy básico, como si a la conciencia no le interesara prestarles atención. En fin, sólo una hipótesis. Abrazo…

  15. Hola Alejandro,

    Para darle las gracias nuevamente por este articulo, que me ha encantado y aprovechar para comentarle que me veo super reflejada en la parte tierra-fuego, tal cual como lo explica usted, porque ese fuego oculto en mi a veces hace su gran aparicion triunfal poniendo todo patas arriba en mi mundo seguro-organizado-aburrido.
    Esperando y abusando de su generocidad que ojala haya una continuacion aire-agua, agua-aire y la comparta con nosotros.

    Saludos y un abrazo.

    PD: Aprendiendo estoy a que debe haber un equilibrio y no irme a los extremos…

  16. Hola Alejandro,

    Muchisimas gracias por el link.

    Un abrazo fuerte.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: