Posteado por: alejandrolodi | 16 febrero, 2013

El hechizo de absoluto

Alejandro Lodi
(Febrero 2013)

image(Fragmento de “Gira democrática y misteriosa – quinta parte” publicado en julio 2012).

En tiempos de XII se hace explícita la sensibilidad de nuestro inconsciente colectivo a esa clave de la carta natal de Argentina sintetizada en aquel núcleo neptuniano-jupiteriano-plutoniano. Nuestro hechizo de absoluto. Contemplando atentamente las recurrencias de los hechos históricos sincrónicos a los tránsitos de Saturno por casa XII (1949-1953, 1979-1982 y 2008-2012) se transparenta nuestra conducta colectiva bipolar: la fascinación por liberarse épicamente de una situación a la que se llega épicamente.

Pasar de la exaltación al repudio, de la euforia a la depresión, del éxtasis al escarnio. El encanto por convicciones dogmáticas. Esa bipolaridad se traduce también en las políticas económicas. Una alternancia maníaca y extrema entre el “fundamentalismo de mercado” y “fundamentalismo de Estado”. Ambos polos se retroalimentan. Los desastres de uno convocan al otro como revelación salvadora, hasta que sus desastres convocan al otro como redentor. La apertura indiscriminada de la economía como salvación a la parálisis y el atraso estatista, la protección de lo nuestro como redención al saqueo de la usura del libre mercado. Siempre se reproduce la convicción de una idea absoluta, excluyente. La fantasía de un rol absoluto del mercado, excluyente del Estado. La fantasía de un rol absoluto del Estado, excluyente del mercado.

En la excitación bipolar se anula la posibilidad de desarrollar una percepción dinámica de la relación mercado-estado en la economía, de la capacidad de articular con madurez la iniciativa privada con la iniciativa estatal. Nuevamente, aparecen las posiciones absolutas que presuponen la percepción del vínculo como batalla: combatir el capital, disolver el Estado. El hechizo del Estado recurrentemente se ha traducido en la constitución de una burocracia estatal que vive sin generar gracias a la producción o el aporte de otros. En la calidez de su fantasía se genera la ilusión de un Estado como fuente ilimitada de riqueza y bienestar para todos. Por su parte, el hechizo del mercado recurrentemente ha gestado una élite empresaria o financiera que gana sin límite y sin preocupación por una justa distribución de la riqueza. En su mágica fantasía, la ilusión es la de un mercado que, al habilitar formidables negocios para algunos pocos, producirá un derrame de abundancia hacia el resto de la sociedad.

Ambos hechizos requieren de una fe absoluta, lo cual se traduce en la necesidad de no ser controlados. Ni controlar los gastos del Estado (porque sería atentar contra el bienestar del pueblo), ni controlar rentas excesivas o tendencias monopólicas (porque sería impedir el progreso económico del país). Ambos hechizos requieren convertirse en el discurso único de la sociedad, “cirugías mayores sin anestesias” o “ir por todo”. En el juego de extremos absolutos, quienes saben cómo generar no muestran el menor interés en ocuparse de distribuir y quienes tienen grandes ocurrencias distributivas –a partir de apropiarse de lo que otro supo producir- no muestran la mínima disposición de involucrarse en la complejidad de la generación de recursos.

Pero quizá el punto más sensible de esta fase XII de 2008-2012 (que actualiza el estado del núcleo neptuniano-jupiteriano-plutoniano y nuestro hechizo de absolutos) esté vinculado con la experiencia del dolor. La elaboración de los contenidos más inconscientes de nuestro ritual colectivo de violencia y exterminio que marcara los últimos dos ciclos saturninos: 1953-1982 y 1982-2011. Como sociedad, no son tiempos para ahorrar ninguna percepción ni ninguna intuición respecto a nuestra relación con la violencia, ni para dejar de animarnos a incluir todo el dolor posible. No es tiempo (como no lo fue el anterior período de XII de 1979-1982) para refugiarnos en ideas si percibimos que habitándolas bloqueamos el contacto con el sufrimiento de algún argentino. No es momento para evitar el sentimiento compasivo a favor de seguir sosteniendo la imagen que tenemos de nosotros mismos. El desafío es ser capaces de incluir todo el dolor posible, de tener el coraje de la compasión. Y para eso será necesario disponernos con consciencia a disolver el hechizo destructivo que impregna nuestro corazón, el poder del miedo que nos lleva a justificar crueldades, a insensibilizarnos al dolor del otro fascinados con epopeyas de purificación y salvación. El encanto del sacrificio redentor como narcótico a la conmoción del contacto humano directo.

La polarización creciente de los últimos años, la reaparición del pasado excitando las voluntades, quizás estén ofreciendo una posibilidad de curación en el alma colectiva. Quizás provean lo necesario para consumar la experiencia de tanto sufrimiento, reconociéndola y asumiendo responsabilidades. Quizás tenga el sentido de agotar las posiciones más rígidas y dogmáticas respecto a nuestros años de violencia para que aflore un nuevo contacto sensible que sume compasión a la necesidad de justicia. Quizás represente el tiempo oportuno para sensibilizarse a la tragedia que protagonizamos como sociedad de un modo que no era posible hacerlo antes, una expansión de sensibilidad consciente capaz de percibir más profundas y más humanas complejidades.

“Gira democrática y misteriosa (quinta parte)”

https://alejandrolodi.wordpress.com/2012/07/26/seminario-gira-democratica-y-misteriosa-quinta-parte/

Anuncios

Responses

  1. Me preguntaron hace poco qué opininaba como Psicóloga de la polarización en el país.

    Pensé: cómo explicar la inevitable consecuencia del abusivo poder de lo simbólico. Cómo transmitir la pacificadora sensación de conectarnos con el otro desde el corazón, la compasión, y la amorosa certeza del correcto accionar ! La importantísima carga de energía femenina (sol en cancer, asc libra) de nuestra República deberá tal vez aprender que la disputa no es la ley, la venganza no es la justicia, ni la reivindicación la valoración. Cuán poco sabe aún nuestro planeta del inmenso poder de lo receptivo tan vapuleado y desestimado en cada “lucha” contra..; contra nuestros fantasmas, hijos dilectos de la imposibilidad de lo simbólico de satisfacer los caprichos totalitarios del Ego. Recordé que los chinos dicen que ante el mal no se levanta la espada porque esa lucha sólo implicaría afilar sus armas.

    Y decidí sonreir aún con dolor, y no contestar.

    • Gracias Roxana. Ante tanto dogmatismo, un poco de paradojas chinas. Es un tanto sorprendente y desconcertante cómo significa lo femenino nuestra conciencia colectiva argentina. Hay mucho para trabajar allí y me parece que hace falta bastante coraje, porque requiere estar dispuesto a deshechizar mitos encantadores. Abrazo

      • Yo espero sinceramente que haya mas espacio para los que son capaces de definir lo que pasa y proponer salidas, sin pretender cargos o funciones. Gente que eluda la lucha y renuncie por anticipado, sin codicia. Patriotas hacen falta, pero no patriotas del rebencazo o la metralla, o de los gritos frente a las cámaras, sino patriotas, nada mas. Y argentinos que les crean.

      • Gracias por tu comentario. Siento la necesidad de una tormenta de precepciones, de preguntarnos qué significa patria, nación, libertad… Y animarnos a percibir desde el propio corazón, sin modelos ideológicos a los que se crea necesario ser fiel. Abrazo

  2. Patriotismo versus patrioterismo.Si pudiéramos ver la diferencia…ahora me pregunto Alejandro, gente del blog,¿no hay en la Carta de la Argentina algún punto que a través de tránsitos se active una salida para “sobrevolar” el laberinto de dualidades y polarizaciones? Gracis por este maravilloso blog!

    • Gracias Vivi. Si me tolerás la paradoja, los puntos de salida de polarizaciones son los mismos que los de entrada. En Neptuno podemos ver los hechizos o embriagarnos con ellos. Todo depende del coraje (o el hastío) de la conciencia colectiva para asumir desencantamientos. Abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: