Posteado por: alejandrolodi | 8 septiembre, 2013

Júpiter, el benefactor implacable

Alejandro Lodi

(Septiembre 2013)

 júpiter“Implacable: se dice de las cosas o fenómenos que no se calman, y de las personas que no se ablandan o suavizan su actitud…”. (Diccionario Enciclopédico Ilustrado, Editorial Norma).

Implacable: inflexible, inexorable, intransigente, imperturbable, insobornable, inconmovible, inconquistable, riguroso, severo, cruel, firme, pétreo, despiadado, sanguinario, encarnizado, inclemente…”. (Diccionario de sinónimos y antónimos, Editorial Gredos).

(El presente artículo es una introducción al estudio astrológico que, con el título “Júpiter transitando Cáncer: un análisis de su efecto en la historia argentina”, será publicado en este blog).

Sólo enumerar las fechas y disponer de la más distraída memoria. O contar con el más improvisado resumen del más modesto manual escolar de historia. Los tránsitos de Júpiter por Cáncer aplicados a la carta natal de Argentina transparentan una regularidad cíclica con la que los acontecimientos se corresponden de un modo tan evidente como sorprendente (de hecho, un buen caso para avergonzar a los escépticos de la astrología).

Considerando desde 1930:

1930-1931

1942-1943

1954-1955

1965-1966

1977-1978

1989-1990

2001-2002

2013-2014

Surge de inmediato la sincronicidad con momentos de crisis política que comprometieron la vigencia del sistema republicano constitucional. Y todos ellos incluyen la salida forzada de la figura a cargo de la presidencia.

¿Cómo asociar golpes de Estado o abruptas caídas de presidentes constitucionales elegidos por el voto de la ciudadanía con los climas de expansión, confianza, y fluidez benefactora que esperamos encontrar en los tránsitos de Júpiter?

En la carta de Argentina, los tránsitos jupiterianos por Cáncer activan a la oposición Sol-Luna. De Cáncer en Medio Cielo (el Sol) a Capricornio en Fondo de Cielo (la Luna). Un clima que propicia la necesidad de sentirse estimulados por las figuras gobernantes, pero que, por eso, pone a prueba las posibilidades y la capacidad de esos gobernantes para hacerlo. Son tiempos en que el pueblo (la Luna) busca un sentido trascendente a sus angustias presentes. La comunidad necesita ver en el gobernante ejecutivo (el Sol) a un convincente guía vital, capaz de resolver los conflictos que la abruman. Y esto puede ser llevado a cabo con mayor o menor racionalidad, con capacidad de respuesta consciente o con irritada reacción. De hecho, son tiempos propicios para asistir a la madura templanza o a la regresiva excitación ante oportunidades de ir más allá de las limitaciones generadoras de conflicto y de abrazar las complejidades que nos constituyen gracias a una visión más vasta y comprensiva de nuestro ser y destino.

Los tránsitos de Júpiter por Cáncer en nuestra historia implican, al mismo tiempo, la transición de casa VIII a casa IX. Esto es, el pasaje de momentos de explícita manifestación de conflictos y tensiones que parecen no poder resolverse, a otros en los que se siente emerger una esperanza de dirección, sentido convergente y despliegue hacia una abundancia futura. Lo que parecía cerrado y asfixiante parece volverse abierto y vital.

júpiter cáncer

En síntesis, Júpiter transitando Cáncer en la carta de Argentina representa un “tiempo estacional” en el que la comunidad necesita ver futuro, sentirse convocada por un porvenir venturoso, y creer que ha dejado atrás dolores, conflictos y miedos. Y ya sabemos que los tiempos estacionales son amorales. Que redunden en dicha o desdicha depende de la disposición consciente para saber aprovecharlos. Como aprovechar la primavera o el otoño.

Recordemos los acontecimientos:

1930-1931  Golpe militar a Hipólito Yrigoyen.

1942-1943  Golpe de oficiales nacionalistas a Ramón Castillo.

1954-1955  Golpe militar a Juan Perón.

1965-1966  Golpe militar a Arturo Illia.

1977-1978  (1976) Golpe militar a Isabel Perón.

1989-1990  Entrega anticipada del gobierno de Raúl Alfonsín.

2001-2002  Renuncia de Fernando De La Rúa.

Sucesos amargos en nuestro recuerdo. Evocarlos deja un sabor frustrante. Sin embargo, que aparezcan asociados a Júpiter nos exige una memoria incómoda, que quizás obligue a resignificarlos a favor de la verdad: todas esas interrupciones abruptas y violentas fueron festejadas por la suficiente masa crítica de la población. O, al menos, vividas con cierta indiferencia o resignada previsibilidad. Y, aunque conociendo las consecuencias históricas nos resulte horroroso, es necesario recordar que siempre fueron experimentados como el alivio a una situación agobiante, como esperanza de un mañana mejor ante la oscuridad de un presente que se sentía insoportable, a veces (las más) de la mano de una promesa de orden marcial que se apreciaba justo, a veces (las menos) alentados en ideales de renovación democrática.

Atender a la sincronicidad de esos hechos históricos con tránsitos significativos de Júpiter rescata la memoria de que los golpes de Estado o las salidas abruptas de presidentes se percibieron como la resolución de una situación de conflicto, no como su generación. Siempre se celebró como el fin de una contienda o de una situación de crisis, no como su comienzo.

Aún después de la era de los golpes militares (1930-1982), esos tránsitos de Júpiter por Cáncer tuvieron que ver con renuncias presidenciales. Y antes de ese período también: Luis Sáenz Peña durante el tránsito de 1895 y Manuel Quintana en el de 1906.

Superada entonces la época militarista (final que podemos hacer corresponder con el tránsito simultáneo de Saturno y Plutón sobre el Ascendente en 1982-1983), los siguientes momentos de tránsito de Júpiter por Cáncer fueron sincrónicos a crisis económicas, políticas e institucionales tanto como de gobernabilidad y autoridad de la figura gobernante. Por cierto, se intentaron generar condiciones para el golpismo, tal como se lo había entendido hasta 1983. Dos hitos: el alzamiento de “militares carapintadas” y el intento de copamiento del regimiento de La Tablada por parte de grupos de izquierda revolucionaria de los ´70. Sin embargo, no contaron con la suficiente empatía de la población: esa forma de golpe de Estado había perdido su “masa crítica”. Sin que fueran armadas ni derrocamientos forzados, las resoluciones de esas crisis implicaron “entrega anticipada del gobierno” (Alfonsín) o “renuncia” (De La Rúa) de los mandatarios presidenciales. Malas noticias: Júpiter transitando Cáncer no deja de corresponderse con crisis institucionales y de gobernabilidad. Buenas noticias: los golpes no dependen de la voluntad de quienes lo proponen, sino del aval consciente de la comunidad.

Observemos el punto de la voluntad y la conciencia. Para generar conciencia no se requiere de fervor militante, sino más bien de paciencia budista. Los tiempos orgánicos de la conciencia son mucho más lentos que los de la voluntad. Lo sabe todo aquel que, a escala individual, haya profundizado en un complejo emocional, en una conducta adictiva o en el simple intento de una dieta (la más frívola).

Operando sobre la voluntad pueden obtenerse resultados muy rápidos, casi mágicos. El propósito de una idea parece triunfar sobre la vivencia. Pero la intensidad de la experiencia vital y su fuerza inconsciente, en algún momento, desbordará ese marco ideal. La duda y la desilusión fragilizarán aquellas convicciones.

Operar en la conciencia implica una alteración de la percepción. Puede parecer que no se avanza un solo paso durante mucho tiempo, pero cuando ocurre (por lo general, de súbito) ya resulta irreversible: no puede dejar de verse lo que ha sido reconocido. Esa conciencia implica el agotamiento y colapso de un hábito perceptivo, no el convencimiento argumental de una posición conceptual. Y aunque contengan ideas, los valores de la conciencia no son ideológicos, sino vivenciales.

Y aquí es donde la astrología habilita una percepción que desborda las ideologías, una constancia perceptiva que no puede ser contenida en los bordes seguros de la descripción del mundo que habitamos. La astrología nos exige reconocer.

Somos contemporáneos al tránsito de Júpiter por Cáncer de 2013-2014. Asistimos a tiempos en los que una presidenta constitucional, Cristina Fernández, afronta el desafío del traspaso de su gobierno en dos años, sin poder asegurar su sucesión o el mantenimiento de su línea política. En nuestra historia, esto es algo que nunca ha resultado sencillo; más aún, ha sido traumático. Ante la percepción de inevitable alternancia, siempre se ha intentado asegurar la continuidad: búsqueda de reelecciones, permanencia en el gobierno con la suma del poder, apelaciones al fraude… Siempre primó la desconfianza al otro, siempre se creyó (y se vivió) que ceder el gobierno implicaba entregárselo a un enemigo. Y somos Ascendente en Libra.

¿Podremos dar hoy otra respuesta? No será mágico. Dependerá de la madurez de unos y otros. De cada uno de nosotros, en el lugar que nos toque ocupar. De que la confianza en la dinámica polar prevalezca sobre el miedo polarizante.

Ante resultados adversos al oficialismo en las elecciones legislativas de “mitad de mandato”, surge el temor del debilitamiento de la gobernabilidad. Que la oposición intente el destructivo gesto de propiciarlo, creyéndolo su propio beneficio. O que, ante ese clima de pérdida de poder, se genere una reacción de autoafirmación unilateral y extrema de la voluntad presidencial, igualmente (auto) destructiva pero que permitiera rescatarse como “víctima de un golpe”, antes que como renunciante al cargo.

Creer que hoy pudieran repetirse golpes institucionales parece una traducción anacrónica a la correcta percepción de un clima que retorna (Júpiter transitando Cáncer), antes que una respuesta en contacto con la realidad del presente. Pero si quienes así lo creen estuvieran en lo cierto y alguna forma de salida forzada fuera provocada para obtener poder encontrando culpables y chivos expiatorios, o autoprovocada para justificarse en la victimización, entonces sí que representaría una regresión patológica de máxima severidad en nuestro comportamiento social. Una verdadera fijación en traumas y complejos del pasado en los que nuestra conciencia colectiva se vería atrapada. Una (nueva) oportunidad desperdiciada. El hechizo destructivo prevaleciendo otra vez, ya sea bajo formas depredadoras o victimizantes, pero siempre narcisistas, egocéntricas, autorreferenciales e incapaces de aceptar el reto de la vincularidad.

Y, justamente, para salir de nuestro ombligo, universalicemos.

Como tránsito por Cáncer, el actual clima jupiteriano sería igualmente significativo para toda nación que fuera canceriana. Por ejemplo, EEUU. Esas mismas fechas en correspondencias con otros hechos:

1930-1931: Crisis financiera de Wall Street.

1942-1943: Ataque a Pearl Harbor y entrada a la Segunda Guerra Mundial.

1954-1955: Fin de guerra de Corea.

1965-1966: Guerra de Vietman.

1977-1978: Crisis en Irán.

1989-1990: Guerra del Golfo Pérsico.

2001-2002: Ataque a las Torres Gemelas. Invasión a Afganistán.

2013-2014: Crisis en Siria y amenaza de guerra.

tormenta

Versionando a Borges, la astrología no es ni buena ni mala, sino inapelable.

Y que Júpiter (con su tormenta permanente) nos acompañe. Y Saturno.

Anuncios

Responses

  1. nunca es triste la verdad…

  2. Qué placer leer esto Alejandro! Un crack! Inapelable!!! Jaja
    Abrazo y gracias por compartirlo!
    Leo Balaguer

    • Gracias Leo. Esperemos que no sea un crack. Abrazo

  3. Siguiendo la línea de tu análisis del tránsito de Júpiter por Cáncer en la carta de Argentina, me permito agregar que Júpiter natal está presente en Escorpio. En su tránsito arrastra esta posición, que O. Adler define así: Busca atraer a todos aquellos que ingresan en su territorio, teniendo el don de influenciar a los demás y hacerlos a su propio diseño, lo cual le da autoconfianza en su poder emocional para dominar a otros y tornarlos dependientes. Que se use para rescatar a los otros o para tenerlos bajo su dominio, depende de los aspectos y del nivel ético del nativo. El riesgo del “agrandamiento” jupiteriano es el de abusar de su poder personal para dominar el alma del otro por razones egoístas. Los aspectos tensos generan desconsideración en asuntos emocionales, ingratitud y crueldad hacia aquellos que cumplieron su deber, pero ahora son inútiles para él. Al iniciar el tránsito por Cáncer, realiza trígono a la posición natal, facilitando la sensación de que “llegó Papá Noel a un mundo de niños indefensos”.
    Gracias por tu material. Un abrazo.

    • Gracias Silvia. Me hace muy feliz verte por aquí. ¿De qué texto de Adler se trata? Inquietante la variable “nivel ético del nativo”… Abrazo.

  4. Increible enloquecimiento general! Gracias Ale buen resumen de nuestra sociedad.

  5. La madurez política democrática es, sin duda, algo en que debido a nuestra historia nos encuentra en pañales, pero este podría ser el momento de dejarlos. Leer en este tránsito de Júpiter, no la repetición de la historia, sino la posibilidad de un crecimiento en donde, a pesar del vuelco eleccionario y el resultado de las urnas, aparezca en el horizonte, la posibilidad de la multiplicidad. Un estado entonces, en donde el congreso no esté necesariamente bajo el ala de el poder ejecutivo, y un poder ejecutivo, que aprenda de las negociaciones en multiplicidad. Miremos, hoy, que Estados Unidos, más alla de su decisión final, está mirado y controlado por otros países y pensamientos que le dicen no¡¡ Siria no se invade. Que esta novedad, crezca y se desarrolle para que finalmente Júpiter pueda ser una realidad y no una ilusión de expansión.
    Gracias Ale.

    • Gracias María del Carmen. Un placer seguir compartiendo. Abrazo

  6. Rigurosa y clara nota Alejandro!
    que desnuda una parte de nuestra matríz como pueblo… que como bien decis Jupiter nos acompañe y también Saturno!!!!
    Abrazo .

  7. Que buen artículo!!!! debemos prepararnos para la victimización porque si las elecciones resultan más contundentes que en agosto, la Suprema Corte emite fallo a favor de Clarín, los diputados del FPV se siguen pasando al “enemigo”, la renuncia está a la vuelta de la esquina. Pero eso sí los golpistas vamos a ser todos por no soportarlos más. Es verdad Alejandro desde hace tiempo muchos opinan ” ¿como este pueblo puede aguantar tanto?” parecemos adoradores de Buda, pero cuando el cambio se viene es como una oleada imposible de eludir y sin que nadie encabeze dicho cambio. Se respira un ambiente de fin de ciclo y hartazgo generalizado que ante una hipotética renuncia, salvo pequeños grupúsculos beneficiados con el “modelo” nadie va a salir a defender. Creo que puede ser fin de gestíón porque no están acostumbrados al diálogo con la oposición a la que denigran, igual la culpa va a ser ajena y el pueblo el gran causante que no los supo valorar.Ojalá Júpiter el Gran Benefactor sea así realmente para el país y comencemos a avanzar como corresponde. En el caso de EEUU es muy preocupante porque se corren serios riesgos de que se lleve al mundo a una situación de violencia generalizada si no se razonan los pasos a seguir.Felicitaciones!!

    • Gracias Nieves. Preciso confiar en que hayamos agotado nuestra necesidad de crisis traumáticas y que la alternancia de gobiernos no requiera colapsos presidenciales. Abrazo

  8. Muy claro y preciso Alejandro! siempre pensé que en el gobierno de CK se han ido dando muchas similitudes con el gobierno de Perón. Entre otras, en ambos casos,una pareja en el gobierno, dos mandatos, al inicio del segundo mandato de Perón muere Eva, al inicio del segundo mandato de CK muere Néstor K ; Perón no termina el segundo mandato, se repetirá la historia???
    saludos, cariños Ana

    • Gracias Ana. Y algunas de tus apreciaciones coinciden con correspondencias astrológicas. Creo que las repeticiones o los saltos de creatividad dependen del grado de conciencia. Abrazo

  9. Hay que Celebrar esta introducción de Jùpiter en Cancer, y Celebrar es: hacerla numerosa, frecuentada y abundante.
    Tal vez esto ayude a crear conciencia, y poder alinear las vivencias del tiempo lineal (necesidades reales, conflictos, importancia personal, poder, corrupción, voluntad) con aquellos espacios reales del Ser en donde no hay tiempo y las propuestas son otras más inclusivas, en donde hay respuestas más alineadas para los desafíos que hoy nos propone el mundo y este país.
    Parecería ser que quedamos atrapados en los bolsillos del tiempo pasado, como si fuesen presentes, desdoblados en el tiempo, repitiéndolos una y otra vez convencidos que el “tiempo estacional” es para la voluntad, cuando es para la conciencia. “Dejar de celebrar estas interrupciones como la ilusión de ser finales de algo, sino como principios de más conflicto”. Atrapados en estos bolsillos del tiempo pasado sin poder actualizarlos.
    Sin querer agrandar tu “ego”, hoy hago una celebración de esta introducción (celebración o concelebrar viene de la raíz indoeuropea que significa: conducir, poner en rápido movimiento o del latín celer: acelerar) buscando en mí misma esas respuestas efectivas y concientes a las necesidades que oprimen y angustian mi ser y el de tantos otros.
    Mucha gracias por darme la oportunidad de esta celebración.
    Dolores

    • Dolores, te agradezco en el alma. Esos “bolsillos del tiempo pasado” guardan cosas valiosas que, si no circulan, terminarán arruinadas. Celebro que sigamos juntos “dando vuelta los bolsillos”. Abrazo

  10. Muy impresionante la precisión de los hechos, sólo observar la historia y como hemos respondido hasta ahora a Júpiter en Cáncer…, ojalá con esta nueva oportunidad nos manejemos de una manera más integrada. Creo que con este artículo nos ayudas a estar más conscientes, un muy buen primer paso para no repetir lo que nos ha perjudicado a todos como argentinos. Gracias Ale por tu esfuerzo!

    • Gracias Bea. Es tan delicado que no podemos darnos el lujo de prescindir de ninguna colaboración. Estemos atentos, sosteniendo la mirada más amorosa posible. Abrazo

  11. Muchìsimas gracias por lo esclarecedor del artìculo! Muy valioso!
    Y como canceriana con Jupiter transitando por mi casa 8, despuès de leerlo no sè si esperanzarme o empezar a ponerme muy nerviosa!!!

    • Gracias Carmen. No se ponga nerviosa. Esté atenta y confíe. Abrazo

  12. Implacable e inapelable puntualidad la de Júpiter por un lado, y la de tu memoria de los hechos que mencionas por otro. Cuando leo artículos como este, tan despertadores de conciencia, me lamenta que la astrología se siga usando en los medios desde un punto de vista tan superficial. Te imaginás el servicio social que sería poder incluir esta mirada a nivel colectivo para intentar no repetir esta noria histórica?…
    De todos modos, como ya sabemos, son varias las rueditas que se sincronizan para marcar la hora…una vez aprendí con Carutti que los piscianos tienen una acentuada tendencia a no terminar su mandato, eso sumado a la polarización del clima político actual, me está mostrando que este tránsito de Júpiter por Cancer todavía no viene con nuevos aires.
    Sin embargo…algo está cambiando en la Humanidad…
    Gracias como siempre! Un abrazo

    • Gracias Laura. Confiemos en cambiar. Y tratemos de contribuir a agotar nuestros encantamentos colectivos (casi conductas adictivas). Nada sencillo, pero no hay opción. Abrazo

  13. Simplemente me encantó!. Inexorable, inapelable, inflexible!. Espectacular!!!!!!!!!!!!!!!!

    • Gracias Gabriela. Y todo empezó en la casita de Tucumán… Seguiremos compartiendo. Abrazo

  14. muy bueno ,aclara y da confianza , gracias ale,

  15. pero temo que la respuesta , como estamos viendo en todos estos años,sea la victima ,siempre victima de un pueblo que no la entiende, esperemos, gracias ale

    • Gracias Cristina. Intentemos participar de la respuesta. En un punto, lo que ocurra también depende de nosotros. Abrazo

  16. Gracias Ale por todas estos enormes aportes tuyos tendientes a echar luz sobre la naturaleza de nuestro comportamiento como Nación. La verdad que me sorprendió muchísimo la cronología y tenor de los hechos sucedidos desde 1930 hasta la fecha con esta posición astrológica. Esto reafirma que más que benefactor, Júpiter siempre agranda hasta límites insospechados la naturaleza de “lo que hay”. En Argentina, el odio al adversario, el total desprecio por las instituciones y desapego por las normas de convivencia. En EEUU la vocación guerrera y conquistadora exacerbada. Agregaría que las renuncias presidenciales de Alfonsín y De la Rúa también tuvieron algo de golpe, ya no por las armas de una facción militar, pero si desde importantes sectores del poder político – económico y como vos bien marcás, siempre con la anuencia de la opinión pública. Bueno, para no ser tan conspirativos, por lo menos admitamos la poca predisposición de los partidos de la oposición para ayudar a sostener a esos regímenes agonizantes. Ojalá que esta vez sea diferente y que todos la ayuden a sostener el mandato de Cristina hasta el final, aún en contra de sus deseos conscientes o inconscientes. Va a ser muuuyyy difícil que ello suceda, pero considero que sería un gran paso adelante para la Argentina, aún a sabiendas que de igual forma, el próximo lustro va a ser durísimo para todos nosotros.

    • Gracias Diego. Siempre resultan muy nutritivos tus aportes. Desde nuestros modestos lugares, intentemos contribuir con el agotamiento de polarizaciones y victimizaiones. Abrazo

  17. Jupiter en Cancer hoy forma parte de un trígono de agua junto con Neptuno y con Saturno: esto no es mencionado en el artículo. Esto no se dió en ninguno de los casos anteriores (De la Rua, Alfonsin, Peron, etc.)
    Jupiter expande lo que hay y lo que hay es un gobierno sólido, con cintura para corregir cosas, y con un cerebro político excepcional, Cristina F. de Kirchner, que me disculpen alfonsinistas y delaruistas y gerontoperonistas.
    No me parece correcto el apelativo de implacable para Jupiter; sí el de amplificador o expansor de lo existente. Y lo existente no es excelente pero sí muy bueno …. Saludos.

    • Gracias Carlos. Una posibilidad es que, como usted afirma, todo dependa de personalidades excepcionales. Pero me temo que los procesos profundos de las sociedades exceden la voluntad de seres prodigiosos (como los de la psique individual exceden al ego). Pero seamos optimistas. Quizás sea más conveniente no depender de una persona con un cerebro político excepcional (mire si termina siendo un cerebro más o menos como el de cualquiera). Mi hipótesis es que esa es la experiencia -con sus delicias y con sus tragedias- de la generación Plutón en Leo: el poder del individuo, los superhéroes… Y quizas la percepción de “los complejos sistemas del poder” sea el vicio (y virtud) de mi generación Plutón en Virgo… Lo de “implacable” es una licencia… Abrazo

  18. GRACIAS!! Ale..siempre tan claro..dejando huella….varias emociones aparecieron…raro…con conciencia y a la vez dolor….que encontremos el modo de reconocernos en el otro como parte de un todo…!! con y desde el amor..abrazo
    gracias por estar…..

  19. opino como Carlos y Cecilia, solo soy intuitiva.

  20. ¡Touche! Contundentes hechos. Manten este liston es un blog sincero. Tengo que leer màs posts como este.

    Saludos

  21. Como siempre muy acertado Alejandro, estamos viviendo la victiminización golpes, desestabilizadores económicos y demás ya no solo es un monopolio otra vez vuelve el campo,podrían decir tal vez y en hora buena sí esta vez la no venta de grano produce genera un gesto de renuncia, ya que no veo ningún gesto de autocrítica de las malas medidas políticas tomadas quieren mantener un gobierno populista sin plata vaciando los bolsillos de los que tienen eso no es equidad, no se puede gobernar con políticas de película a lo Robin Hood, si les queda algo de peronista y no de socialista a este gobierno lo mejor que puede hacer la mandataria es dar un paso al costado, porque no se esta escuchando a la mayoría sino a las minorías que corren como ovejas en un rebaño que los lleva a un
    precipicio.

    • Gracias Beatriz. Confiemos en atravesar esta crisis con madurez. Es cierto, hay victimización y hay aprovechadores. Espero que ni unos ni otros sean los que ocupen el centro de la escena. Abrazo…

      • Leí los comentarios y respuestas… ya paso casi 1 año. Me pregunto, si no es hora que dejemos de mirarnos como víctimas (dejar los pañales) como pueblo? nos saltearemos la infancia para convertirnos en adolescentes que siguen enfrentados a sus padres ?
        Lei a alguien hablar de presidentes piscianos (Alfonsin, Nestor) que hay de CFK Acuariana ?
        2014 sufrió 2 golpes económicos reales, el de Enero liderado por la multinacional Shell y ahora los fondos buitres intransigentes y voraces innegociables… Reconocemos que ademas de papá presidente egocéntrico y nosotros los “pobres” víctimas (?) que solo soportan, también EXISTE UN PODER ECONOMICO FEROZ E INHUMANO AJENO A NUESTROS ANALISIS Y QUE JUEGA UN ROL DESTRUCTIVO FUNDAMENTAL EN EL MUNDO Y ESO NOS INCLUYE ?? Reconocemos que detrás de renuncias forzadas hubo golpes económicos ? No les parece curioso que la dictadura y el dañino menemismo hayan terminado el suyo como si todo estuviera bien y nadie alzara la voz para que se fueran ??
        Alguien tiene esperanzas que EEUU asuma renunciar a su inagotable poder ? (Siria, dijo alguien…Obama leonino acaba de invadir Iran y apoya a Israel) SI 2 de cada 10 norteamericanos vive de la industria armamentista, 4 de cada 10 del lucro financiero, no podemos esperar nada bueno de eso …
        Son muchas cosas. Me gustaría que seamos mas parciales en la lectura de la actualidad y completos en la lectura del pasado.
        Y ya vayamos soltando la auto compasión, para hacernos cargo y crecer
        abrazo, Laura

      • Gracias Laura.
        Ud. me pide ser más parcial. La parcialidad es subjetividad deliberada. ¿No es la subjetividad un gesto de inmadurez? Parcialidad-imparcialidad es una lógica de batalla: obliga a identificarse con polos de una manera excluyente.
        Al poder absoluto del Imperio le oponemos (literalmente, nos encanta) el poder absoluto del caudillo carismático y paternalista (o maternalista).
        Mi posición personal es que ya hemos comprobado lo tóxico, doloroso y regresivo que resulta replicar ese modo arquetípico de asociar “autoridad” con “poder absoluto”. Quizás coincida conmigo en que somos muy sensibles (literalmente, nos encanta) a asociar una cosa con la otra. ¿Qué modos no repetitivos de vivir el poder y la autoridad podríamos ensayar? Para ese desafío, contar con sensibilidades como la suya da esperanzas.
        Abrazo…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: