Posteado por: alejandrolodi | 10 octubre, 2013

Un bolero transpersonal

Alejandro Lodi

(Octubre 2013)

imageConsiderada como portal transpersonal, la astrología ofrece la posibilidad de una revolución libidinal. La astrología estimula una sensibilidad que desborda las fronteras personales. Y expuestos a ese estímulo, la corriente de vitalidad que nos atraviesa puede organizarse de un modo radicalmente novedoso y creativo. La fuerza vital de la energía psíquica que nos anima puede encontrar una circulación diferente a la conocida desde la vivencia de un yo personal, distinta a la que estamos habituados desde el repliegue en esa imagen de nosotros mismos con la que nos identificamos y que nos genera la sensación de estar separados de los otros y de las cosas del mundo.

Y aquella posibilidad de revolución vital incluye -es obvio- a la experiencia del amor.

Desde el amor condicionado por el apego posesivo y excluyente. Para descubrir la revolución de dar libertad a lo amado.

Desde el amor recluido en lo regresivo, condicionado a satisfacer las propias necesidades y centrado en la confirmación de la imagen egoica. Para abrirnos a un amor que nos transforma y despierta a potencialidades desconocidas.

Desde el amor personal. Para revelarnos a un amor transpersonal.

.

Aquellos boleros

El dramatismo es un ingrediente que suele invadir el sabor del género romántico. En los boleros el amor justifica celos, posesividad, victimizaciones, orgullos heridos encapsulados en el rencor, traiciones, sentimientos de culpabilidad, sanciones y reproches.

Ciertas actividades delatan al yo.

Me importas tú y tú y tú

Y solamente tú y tú y tú

Me gustas tú y tú y tú

Y nadie más que tú.

Pareciera que la atención se concentró excesivamente en una sola persona. No queda claro si es un honor o un infierno ser objeto de tal obsesión.

Y que ingrato es el destino que me hiere

Y que absurda es la razón de mi pasión

Y que necio es este amor que no se muere

Y prefiere perdonarte tu traición.

Es de suponer que el beneficiado con tal perdón debe sentirse un tanto abrumado de culpa.

Pasarán más de mil años, muchos más

Yo no sé si tenga amor la eternidad

Pero allá, tal como aquí

En la boca llevarás

Sabor a mí.

La intención podrá ser buena, pero quizás vulnerable al hechizo de la importancia personal. La calidad eterna del amor se confunde con una eternidad “que te recordará a mí”. Vale abrir la posibilidad de que quizás no sea así.

Son habituales las referencias lunares:

Luna que se quiebra

Sobre la tiniebla de mi soledad

¿a dónde vas?

No se interroga acerca del sentido de quedarse.

Dile que me muero

Que tenga compasión

Dile que se apiade de mi corazón.

Aquí, la Luna se convierte en emisaria de un mensaje –al menos- lastimoso. La otra persona tendría que entender que debe quedarse conmigo porque sino sufro e, incluso, muero. Claramente, no es el caso de un amor que tolere libertad.

Siempre fuiste la razón de mi existir

Adorarte para mí fue religión

Por qué Dios me hizo quererte

Para hacerme sufrir más.

Y aún metiendo a Dios en el medio, la cosa no parece mejorar. Se presenta aquí la imagen de una deidad confabulada con quien hace sufrir al protagonista. Éste, además, había convertido en objeto de culto y fuente de todo sentido existencial –precisamente- al perpetrador. Adorar a un Dios que -justo- es el que me hace sufrir, es una forma de religiosidad que merece ser llevada a terapia (imaginemos el efecto psíquico cataclísmico que tendría para el sujeto de este drama el contacto con el supuesto freudiano de “Dios como proyección de padre”).

Te vas porque yo quiero que te vayas

A la hora que yo quiera te detengo

Yo sé que mi cariño te hace falta

Porque quieras o no

Yo soy tu dueño.

Podemos coincidir en observar aquí un poco de sobrevaloración personal. Seguramente, son versos que generen cierta sensación de posesividad e intención de control personal de la voluntad del otro. Y es evidente que el protagonista interpreta al amor como exclusivo y excluyente.

Corazón -¡ay corazón!-

En mi corazón te llevas mi alma, mi vida y mi ser

Si tuviera cuatro vidas, cuatro vidas serían para ti.

Es cierto, no menciona el cuerpo. Aunque es de suponer que también sería obsequiado. Nuevamente, quien, en principio, es objeto de beneficios parece quedar un poco cargado. Al menos, son ese tipo de regalos que condicionan y comprometen. Benefician al dador, antes que al adjudicatario.

.

¿Y qué pasa con “Nosotros”?

Y Pedro Junco Jr. compuso “Nosotros”.

Atiéndeme, quiero decirte algo

Que quizás no esperes

Doloroso tal vez.

Sin duda, se enciende un alerta. El “quizás no esperes” advierte sorpresa. Y el “doloroso tal vez” su desagradable contenido. Pero, al mismo tiempo, el “quizás” y el “tal vez” invitan a no dramatizar, proponen una suavidad, incluyen amorosidad.

Escúchame, que aunque me duela el alma

Yo necesito hablarte

Y así lo haré.

Hay quién se hace presente. Ya sabemos que no podrá invocarse traición o abandono. Y existe una decisión muy definida de comunicar. Palabras que dejan sentir que lo que será dicho proviene de honda meditación y consideración del otro.

Nosotros

Que fuimos tan sinceros

Que desde que nos vimos

Amándonos estamos.

El plural y el presente son toda una novedad. No hay un yo, ni un tú. Ni pasado condicionante, ni futuro condicionado. Hay un nosotros y un amándonos. Algo bastante parecido a ser vínculo sin tiempo y, por eso, eterno.

Nosotros

Que del amor hicimos

Un sol maravilloso

Romance tan divino.

La referencia astrológica es ahora al Sol, ya no a la Luna. Y no inspira pena, sino brillo radiante. Casi la percepción de un amor que responde a una chispa de espíritu.

Nosotros que nos queremos tanto

Debemos separarnos

No me preguntes más.

Y aquí cayó la verdad incómoda. Verdad que exige confianza, porque no será explicada. Irrevocable y, por eso, insustancial de argumentos. Una verdad sólo tolerada por amor.

No es falta de cariño

Te quiero con el alma

Te juro que te adoro.

Y una verdad comunicada por amor.

Y en nombre de este amor

Y por tu bien, te digo adiós.

Y con un amor que disuelve sospechas, que conmueve y serena, que parece convencer del beneficio de la aceptación y del perjuicio de la resistencia.

Y entonces apareció en mi mente una confesión de Borges:

“…Yo dos veces en mi vida he sentido el hecho de vivir fuera del tiempo. Eso me ha ocurrido. Una vez fue en Palermo, y otra vez fue en uno de los puentes detrás de la estación Constitución. Y esas dos veces, me habían sucedido cosas, bueno, que me habían conmocionado durante el día. No sé… Una mujer me había dejado… Y de golpe estaba pensando en eso, y de pronto me vi así, en tercera persona, y sentí: ‘qué puede importarme lo que le pasa a Borges, si yo soy otra cosa; lo que me ha pasado es meramente circunstancial’. Ahora, yo no sé cuanto ‘tiempo’ duró ese estado; pero yo me sentí, no sé si feliz, pero como… bueno, como sereno, como arrebatado así de todo…”. [1]

Algo ya presente en su poema “1964” [2]:

Ya no seré feliz. Tal vez no importa.

Hay tantas otras cosas en el mundo.

Sensibles a sincronicidades (o tal vez adictos a ellas), en astrología nos gusta descubrir correspondencias: 1964 es el título del poema y el año en que Eydie Gorme y Los Panchos graba su célebre versión de “Nosotros”.

“Nosotros” nos recuerda que el amor contiene una complejidad y misterio que va mucho más allá de celos, posesiones, traiciones, engaños, sufrimientos, ofensas… Y también quizás una simpleza (“un sereno arrebato de todo” en la imagen de Borges), que sobreviene y se hace explícita cuando el dramatismo personal cede a una perspectiva más vasta, cuando la conciencia acepta un orden incomprensible, frustrante de deseos, y acaso más justo. Una experiencia del amor que invita a confiar y a dejar libre, a liberarse de exclusiones y de ser exclusivo. Toda una revolución.

Y todo esto está en “Nosotros”. Y en nosotros.

Al menos un bolero transpersonal. Resta acometer la misma tarea con el tango. Sería arduo. Hay que tener ganas.

“Nosotros”, Eydie Gorme & Los Panchos

 

[1] El texto de Borges corresponde a la Introducción de “El cielo y sus maravillas y el infierno”, Emanuel Swedenborg, Editorial Kier 1991.

[2] “El otro, el mismo”, Obras Completas II,  Jorge Luis Borges,  Emecé 1996.

Anuncios

Responses

  1. No puedo intelectualisarlo , soy de la generacion de los boleros , tambien la de ornela vanonni y son instantes , muchos instantes de plenitu y de creer que eran todos y cada uno la totalidad de la vida , habia muchos tu …… pero en ese instante de tanta intensidad era ese unico y solo ……la semana siguiente ya era muy lejana .Caramba se me lleno el alma de momentos ,que ya no recordaba .

    • Gracias Gloria. Cuántas vidas hemos vivido. Cuántos tú ¿y siempre el mismo yo? Abrazo

      • supongo que siempre es el mismo yo siempre es el mismo tú, no? saludos

      • Me lo pregunto. Abrazo

    • Ni me lo cuentes a mí, qué sin bolero a la vista sufro por amor, Bueno, a veces me atrevo a ser feliz.
      Buenísimo lo tuyo, sí inmediatamente pensé en los tangos…….

      • Gracias Carmen. Acometa con los tangos entonces. Abrazo

  2. Y… Si te animás… Hay para entretenerse:

    El Pañuelito – Afiche – Caminito – Flor de Lino – Milonga Triste – Gricel – Malena – Esta Noche me Emborracho – Confesión – El Último Café – El Trompo Azul – Adiós – Nada – Sin Palabras – Fuimos – Desencuentro – Los Mareados – Chorra – Amablemente – Por la Vuelta – Malevaje – Cuesta Abajo – Vieja viola – Monte Criollo – Nieblas del Riachuelo – El Estrellero – …. (se consigue todo en Grooveshark).

    En algunas, el “nosotros” devino soledad. En otras, ni siquiera hay “nosotros”. El Tango es así… Pero no era así. Borges, justamente, dice que la letra puso melancólica cuando entró el bandoneón, hasta ese momento era festivo y gozoso.

    Un abrazo.

    • Gracias. ¡Tango que me hiciste mal y sin embargo te quiero!!! Abrazo

  3. Nosotros…yo y otros mas…esa (y) bifurca el camino abre la posibilidad, da la opcion, incluye, separa y ofrece elegir…ni todo es tuyo ni todo es mio en el amor…ah! nunca me gustaron los boleros y menos las letras donde el ser se pierde y evade su crisis en la voluntad del otro…sera que me parezco por eso rechazo…Gracias Alejandro por encontrar profundidad en todas las cosas, como debe ser las dos caras de la moneda de la vida…soy muy creativo en tus lecturas,
    las agradezco !

    • Gracias Nélida. Muy generosa. Y celebro que sigamos compartiendo. Abrazo

  4. jajajaja muy muy bueno.
    te dejo al oscurito de Jack White y su canción “Love interruption” que dice:

    I want love to:
    Stick a knife inside me, and twist it all around.
    I want love to: grab my fingers gently,
    Slam them in a doorway, Put my face into the ground.
    I want love to: murder my own mother,

    I want love to: walk right up and bite me,
    Grab a hold of me and fight me, leave me dying on the ground.
    I want love to: split my mouth wide open,
    And cover up my ears and never let me hear a sound
    I want love to: forget that you offended me..

    • Gracias Verónica. Un oscurito que se llame White ya merece mi confianza. Abrazo

      • :) lo sabía

  5. Gracias Ale, a suficiente Neptuno vivido, le sumamos estas lineas, que me hacen lagrimear de emocion! Aca una cancer-Acuario que se descubre sintiente y valorando la libertad de amar….se.
    Abrazo

    • Gracias Silvina. Sintiente y libertaria. No está nada mal. Abrazo

  6. Alejandro, tus palabras una vez más, son puente de sincronicidades, invitaciones a descubrir, profundizar, comprometerse con el camino. Gracias!!

  7. Que buena síntesis de nuestros insights escuchando CD en viaje a Pinamar, cuando lo escuchamos y ahora al leerte me producen una mezcla de alivio por la risa que me producen sus letras y a la vez una liberada alegría y comodidad por ser canciones y sentimientos muy conocidos. Mi luna en Acuario agradece tu excelente aporte al misterio del amor que no encarcela. Gracias!

    • Gracias Bea. Poder reírse de algo ya muy conocido. Buena cosa. Abrazo

  8. Buenísimo!…suelo ilustrar con canciones de amor mis clases de Astrología. Todos los signos tienen su tema, pero los fijos (siguiendo la línea de Robert Hand para mencionar la evolución del amor a través de las distintas edades) se llevan las palmas…pero hasta ahora no había llegado a la transpersonalidad. Siempre excelente tu mirada y tus aportes. Gracias una vez más!

    • Gracias Laura. Feliz de seguir compartiendo. Abrazo

  9. Gracias Ale, me gusta mucho lo que escribiste y a esta altura de mi vida puedo intuir un poco aquello de lo que escribís. Cuánta libertad vivir así. Creo que se puede.
    Gracias de nuevo.
    Martín

    • Gracias Martín. Estemos tranquilos. No es por logro, sino por náusea. Abrazo

  10. me hace acordar a un novio que tuve que me decía “yo quiero ser todo para vos, nada mas”!!!

    Lo que suena en mi cabeza ahora es …”el dolor de haber sido y el temor de ya no ser…..” jajaj

    besos

  11. Genial Ale! Me diste ganas de analizar las canciones de la cancha! Aunque dudo mucho que haya en alguna algo de eso que intuye el tema “Nosotros”
    Un domingo podemos ir a ver un partido de nuestros equipazos y lo estudiamos antropológica y transpersonalmente. Eso si, yo con la hinchada de mi equipo y vos en la otra tribuna… a ver si hay un gol…

    Pd: por tu culpa no paro de tararear boleros!

    • Gracias Ale. La transpersonalidad a los estadios. Pavada de desafío. Abrazo

  12. Gracias Ale, me rei mucho… de mi misma??? Abrazo

  13. Gracias Ale! como siempre esa combinación de sabiduría e ironía que soles regalarnos es genial.
    Como Ale Luna, no puedo parar de repetir, cual mantram …” relooooj detén tu camiiino, porque mi vida se acabaaaa…”

    • Gracias Rosana. En astrológico, el mantram diría “Saturno detén tu camino…”. Abrazo

  14. Querido Alejandro.. Vos sí que eres un ‘blogero’ transpersonal.. Gracias por tan profundo análisis que te confieso disfruté reflexionando entre risas… y si… Vos y Bea sincrónicamente me hicieron recordar con sus artículos esta canción de Pedro Aznar que comparto más abajo… Se llama ‘a cada hombre, a cada mujer’ … Si bien hay muchas canciones, mucha poesía que nos van hablando del amor percibido ‘que responde a una chispa de espíritu…’, comparto esta que, desde la música también, como los boleros, nos tiende un puente para integrar y tomar contacto y sentimiento, darnos un abrazo con ese amor que nos habita y que siempre el otro, cuando así podamos permitirlo (y permitírnoslo), nos va a reflejar… Gracias por tu cercanía en cada palabra.. Un abrazo atravesando todo el azul… Sofi

    A cada hombre, a cada mujer

    Yo canto para alcanzarte
    atravesando todo el azul
    Yo canto para mostrarte que sangro igual que vos
    y está oscuro en esta cárcel
    que soy desde que tengo memoria
    y está ciega mi mirada
    sin tu luz.

    Yo canto para abrazarte
    porque entenderte ya no me basta
    yo canto para librarme
    de las cadenas negras de ideas y palabras
    que trazan una línea en el agua
    dividiendo lo indivisible
    vos y yo.

    Uno y uno y
    uno en uno y
    uno a uno y
    todo en uno en mí.
    Uno y uno y
    uno en uno y
    uno a uno y
    todo en uno en ti.

    Yo canto para escucharte
    porque tu voz es la melodía
    canto para nombrarte
    en incontables nombres y rostros y señales,
    la gota de agua, el pan, los trigales,
    reflejando cada espiga
    todo el sol.
    reflejando cada espiga
    todo el sol.
    reflejando cada espiga
    todo el sol.

    Uno y uno y
    uno en uno y
    uno a uno y
    todo en uno en mí.
    Uno y uno y
    uno en uno y
    uno a uno y
    todo en uno en ti.

  15. Fantástico, muchas gracias por tan bello regalo, soy una nostálgica total!!

    • Gracias Liliana. Espero que la “nostálgica total” emigre, al menos, a una “parcial”. Abrazo

  16. Su majestad, señor Lodi, impecable como siempre. Me reí a carcajadas, adémás de disfrutar un fascinante análisis. Dicho sea de paso…..soy cantante de boleros( http://www.youtube.com/watch?v=TyFPhB5CWaM) es un género que siempre me hechizó. Durante mucho tiempo la pena de amor, fué mi estado natural, y el bolero…..ahhhh…que bendición, qué maravilla de género que permitía expresar tan intensamente mis más profundos dolores…la cosa es que , con el tiempo, los procesos y los aprendizajes, empecé a mirar a la vida y al amor, y a los vínculos, de otra manera (la astrología tuvo muuuucho que ver con esto) y el bolero empezó a quedar lejano…entré en ‘crisis’ con mi repertorio, porque ya no me representaba. Difícil para un cantante, no sentirse presente en las letras de las canciones que canta….razón por la cual, me retiré a mi silencio por un tiempo, hasta encontrar un repertorio que resonara más en mi, en esta nueva etapa…
    La canción de Serú Girán que publicó Sofi (gracias, Sofi) fué una de las primeras que apareció, como canción luminosa…(correspondencias..)
    No sé porqué cuento todo esto esto (debe ser un embole), pero el artículo resonó de manera particular. Gracias otra vez. Un abrazo.

    • Gracias Mariana. Nada de embole. Me hace feliz un comentario como el tuyo. Abrazo

  17. Simplemente genial!! Muchas gracias!! (Y me queda dando vueltas: cuanta info hay sobre nuestra evolucion en TODAS las canciones que se escriben y qie suenan o “re-suenan” en nuestras almas, seguramente sin darnos cuenta de la mayoria, ya que suenan en la radio, en un pen, en la tele, etc, mientras trabajamos, viajamos, estudiamos, o lo q sea q hagamos, mientras la musica, con su letra, que muchas veces no escuchamos, nos “resuena” en el alma!
    Por eso, una vez mas, es simplemente genial! Gracias!!
    Abrazo!

    • Gracias Vero. Seguiremos compartiendo resonancias. Abrazo.

  18. Fascinante y original análisis !!!! me llenó de sonrisas y de recuerdos!!!!
    Abrazo Alejandro,
    Que buena la propuesta de Ale Luna, ja ja, con la sorpresa de que casi todas .. las canciones futboleras son en referencia a la madre-Luna….y algún otro vínculo cercano…..

  19. No paro de sonreirme. Esta luna en leo y venus-plutón que soy se apasiona tarareando boleros (y tangos), deleitándose con su dramatismo. ¡Y bien reales que son los 3 ó 4 minutos que duran! Después urano hace su parte y me río un rato largo, hasta que llegue el momento de escuchar otro.
    Gracias Ale querido, un abrazo grande!

    • Gracias Adriana. La clave es esa: que duren 3 ó 4 minutos y después reírse, antes que 3 ó 4 décadas llorando. Abrazo.

  20. excelente, un análisis didáctico de una mirada creativa. Gracias Alejandro!

  21. Ale no puedo creer lo que escribiste vos sabes que el bolero nosotros… era algo que yo escuchaba desde muy chica muy chica y no lo entendia y me enojaba pero siempre me atraia….adolescencia idem de mas grande lo trabaje muuuucho en terapia y con distintas tecnicas…..lo cante de diferentes maneras pero aun en el fondo aunque ya mas intelectualizado sigue en algun lugar resonando….. yyyyy mira vos lo que comentas me parece realmente buenisima la interpretacion …sl algo se amplio y me dio mucha alegria…. te quiero mucho ale te mando un gran abrazo :::: gracias.

    • Querida Marta, una alegría compartir esas intimidades. Lo poderoso de este bolero es que no puede terminar de interpretarse. Tiene el poder de un símbolo: siempre significa algo más, siempre deja abierto un nuevo sentido… Abrazo de alma…

  22. Hola Alejandro,

    Me gusto mucho esta manera suya de analizar los boleros y cuantas historias tenemos que se ven reflejada en un bolero. Que tal que si despues de un bolero,tararearamos la cancion “la vida es un carnaval”

    Muchisimas gracias y un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: