Posteado por: alejandrolodi | 31 octubre, 2013

Acerca del principio de polaridad

Alejandro Lodi

(Octubre 2013) 

image

«...Todo es doble. Todo tiene sus dos polos. Todo su par de opuestos. Los semejantes y los antagónicos son lo mismo. Los opuestos son idénticos en naturaleza pero diferentes en grado. Los extremos se tocan. Todas las verdades son semiverdades. Todas las paradojas pueden reconciliarse…»

El Kybalion.

El principio de polaridad no es un concepto, es una percepción. No es una idea, ni relativa ni absoluta, ni subjetiva ni objetiva. Es una elocuencia perceptiva. La vivencia de un hecho. Tan clara y contundente, que no puede negarse sin correr riesgos de patología, de contradecir con opiniones o construcciones mentales aquello que se percibe “un instante antes” de que pueda elaborarse un pensamiento. Es ver a la Tierra “en cuarto creciente” desde la Luna: que el día y la noche son un único movimiento polar pasa a ser una evidencia sensorial, no un supuesto ideológico.

El principio de polaridad se expresa en la dinámica consciente-inconsciente, o luz y sombra, que constituye la experiencia de la conciencia. Los polos no son “dos cosas separadas y opuestas”, sino extremos de esa dinámica en la que oscila nuestra percepción consciente. Los polos están en vínculo, “los extremos se tocan…”. Es ver el día de Oriente en relación (o en polaridad) con la noche de Occidente, o la expresión de desprecio por el otro vinculada (o en dinámica polar) con un excesivo aprecio a sí mismo.

Polaridad es relación 

Capturados por el hechizo de la polarización perdemos contacto con la evidencia de que polaridad es relación. Nos cerramos en un polo y negamos la posibilidad del otro. Habitamos la desconfianza, al extremo de la paranoia: la libre expresión del otro sólo puede generar perjuicios para la propia posición.

La diferencia del otro deja de ser una oportunidad creativa y pasa a ser una amenaza destructiva. Los vínculos interpersonales como frentes de batalla. El pensamiento binario, la bipolaridad maniquea, trasluce una visión beligerante de la vida, un repliegue de amorosidad. El otro es un enemigo y sólo se experimenta amor con el semejante. El éxtasis regresivo y endogámico, el repudio a la creatividad exogámica.

La polarización no permite crecer, sólo permanecer confirmados. No tolera innovar, sólo ser fieles a dogma. Ofrece sentirse seguros en la división, en la convincente sensación de unidad frente a un enemigo común. La excitante épica del triunfo de la luz sobre la sombra, del bien sobre el mal, del amor sobre el odio, de la verdad sobre la mentira…

La polarización es la pérdida de contacto con el principio de polaridad: “…Todo es doble. Todo tiene sus dos polos. Todo su par de opuestos. Los semejantes y los antagónicos son lo mismo. Los opuestos son idénticos en naturaleza pero diferentes en grado. Los extremos se tocan. Todas las verdades son semiverdades. Todas las paradojas pueden reconciliarse…”.

Tener constancia vivencial del principio de polaridad implicará que cada vez que construyamos un chivo expiatorio, demonicemos a un antagonista o nos victimicemos ante un hecho de destino, se encienda una alarma en nuestra conciencia. Esa alarma nos advertirá que queremos rechazar un contenido con el que estamos vinculados, que pretendemos separarnos de una cualidad a la que estamos unidos.

La dinámica de polaridad distingue polos sin separarlos. Ve polos en relación complementaria. Polos en necesaria vincularidad. Percibe la relación y deja en evidencia la ilusión de la separatividad.

La polarización es una distorsión de la percepción. Es concentrarse en un polo y perder de vista el vínculo. Es ver el día en Occidente y no ver la noche en Oriente. La luz en en sí mismo y la sombra en el otro.

image

Poner en veredas

«…Escorpio es el dolor que siente Leo cuando descubre que la vida es Acuario…».

Eugenio Carutti.

Mientras que polaridad es ver relaciones, polarización es poner en veredas.

Poner en veredas es una forma de control. Poner en veredas es un modo de que la vida no circule en forma libre, oscilando entre polos, sino que encaje en formas conocidas, definitivas y por eso seguras.

Unos a otros, en nuestras relaciones nos ponemos en veredas para reconocernos en diseños humanos ya existentes y no correr riesgos de cuestionar aquello que creemos ser. Preferimos confirmar, no descubrir. Es el viejo hábito vincular que distorsiona a la Luna: la posibilidad de calidez y ternura lunar cristalizada en regresiva necesidad de protección, las posibilidades liberadoras y de renovada creatividad de un vínculo congeladas a favor de no sentir amenazado mi refugio de seguridades afectivas, ideológicas, materiales, religiosas. Ubicar, etiquetar y rotular (o nombrar y calificar) calma la angustia y el miedo que nos provoca la imprevisibilidad vincular. Mejor saber cuanto antes “qué es el otro” y “en qué vereda está”.

Nos ponemos en veredas para fijarnos, para apegarnos a imágenes idealizadas y que nada se mueva en nuestras identificaciones y en la descripción del mundo que tienen implicada.

Poner en veredas es el intento Cáncer-Leo de controlar la circulación de Acuario. Si existe una Era de Acuario podemos suponer que nos expondrá a la cualidad de desbordar veredas, de no poder quedar detenidos en prejuicios, ni de genero, ni de razas, ni de creencias, ni de ideas, ni de naciones.

Nuestra identidad personal conformada en la sensación de pertenencia a un clan nacional, racial, religioso o ideológico (conciencia centrada en la cualidad Cáncer-Leo) se distorsiona y polariza en nacionalismo, racismo, fundamentalismo religioso o ideológico en el momento que pretende anular a Acuario (conciencia circulatoria de la diversidad). El conjuro del hechizo del fundamentalismo es que la conciencia Cáncer-Leo y la conciencia Acuario se reconozcan e incluyan mutuamente como parte de un mismo proceso. Tal reconocimiento e inclusión recíproca simboliza la posibilidad de realización (hacer posible y real) de un sentimiento de pertenencia nacional, racial, religiosa o ideológica que no participe de la extraña ocurrencia de que existan naciones, razas, religiones o ideologías superiores a otras, la trágica percepción de que existen clanes cuya existencia pide sojuzgar (incluso exterminar) a otros.

Si participamos de una Era de Acuario, su cualidad no nos pedirá anular diferencias ni cristalizarlas. Anular diferencias o cristalizarlas sería mantener disociadas las cualidades de Acuario con las de Cáncer-Leo. El desafío -enorme y paradojal- de la Era de Acuario sería el de un mundo de naciones y razas sin fronteras, que sepan vincularse hasta la hibridación. No se trata de un ideal, una utopía o un modelo de “lo que la Humanidad debe ser”. Es un proceso que excede la voluntad o el propósito de individuos humanos. No es una verdad a la que debamos convocarnos, sino la percepción de un estado de la conciencia colectiva que responde a una dirección y sentido que va más allá de la imaginación y los anhelos humanos. Con la generosa perspectiva de tener unos 2.100 y pico de años para desplegarlo.

image

La Era de Acuario nos pone ante el reto (al que ninguno de nosotros sabe hoy cómo responder) de una conciencia en la que el concepto de “nación superior”, “raza pura”, “dios verdadero” o “verdad revelada” se desvanece a favor de (o transmuta en) la percepción de participar de una naturaleza humana, universal e incluyente. El agotamiento del persistente hechizo de pertenecer al “clan elegido”. Y el arduo florecimiento de la Vida (o, en principio, de la Humanidad) como “clan”, como sensación y sentimiento de pertenencia nutriente y contenedora, plena de diversidad complementaria circulante. Y para nuestras expectativas de entendimiento y previsibilidad humanas, esa Vida tiene propósitos que se funden en el misterio transpersonal.

Pero, es cierto: en la escala de nuestras respuestas personales, en la dimensión del viaje de la conciencia individual, Acuario no puede revelarse sin haber atravesado Escorpio. “Escorpio es el dolor que siente Leo cuando descubre que la vida es Acuario…”. El dolor de la transformadora pérdida de esa imagen de nosotros mismos como seres exclusivos, separados de los demás y de la naturaleza. La emergencia de ser participantes de una circulación que no se detiene en centros fijos ni en memorias. Seres vinculares con conciencia de individuos.

La Era de Acuario le duele a Leo en Escorpio. “¡En qué baile nos hemos metido..!”, diría mi abuela.

Anuncios

Responses

  1. Excelente analogía.

    • Gracias Humberto. Abrazo…

      • Como me gusta leerte…algo difernte a todo lo que ronda por ahí gracias!!

      • Gracias Juliana. Muy generosa. Seguimos compartiendo. Abrazo

  2. Hola Ale, tanto tiempo.
    Tomo hoy “La polarización es una distorsión de la percepción ”
    Quiere decir que veo a través de una ilusión que parece muy real. Porqué? Porque mi punto de referencia está puesto en la persona que en esta vida elegí ser, que vine a experimentar, es decir una parte, sólo una distorsión de mi Esencia Original que está experimentando una parte de sí misma.
    Si desde esta experiencia me referencio a mi Ser Original, me alineo por encima de las distorsiones y programas, ya no hay más polarizaciones, sino experiencias sin carga regresando a casa. Sin dolor, sin veredas, sin Escorpio, sin Leo. Y me atrevería a decir que en la esencia original, la astrología es muy diferente a la que conocemos y ni siquiera hay Acuario.
    Muchas gracias como siempre
    Dolores

    • Gracias Dolores. ¿Y habrá astrología? Alice Bailey dice que la astrología del futuro, al menos, no será de cartas natales. Abrazo

  3. Me gusta la reflexión…. es un largo camino

  4. “…imagine all the people sharing all the world…”
    Con esta música de fondo en mi cabeza leí tu nota.
    Cierto, la polarización desde su ceguera lleva irremediablemente a manifestar lo que más critica de la otra vereda, tarde o temprano se convierte en el otro polo…
    Más que “esa ” yo diría “esta” Vida tiene propósitos que se funden en el misterio transpersonal…aunque todavía no lo hayamos metabolizado.
    Gracias otra vez. Un abrazo

  5. Muchas gracias Alejandro por tan claros conceptos

  6. Excelente Ale !! Cuanto camino a transitar !

    • Gracias Adriana. Seguimos compartiendo camino. Abrazo

  7. Tus artículos son tan buenos disparadores…en este caso me llevó a reeler a Alice Bailey: …”Gira de derecha a izquierda y luego de izquierda a derecha. Gira en forma errátil sobre un eje de deseos. No sabe adónde ir ni qué hacer. El cielo se oscurece”…Tu abuela tenía razón “en que baile nos hemos metido”, y bueno, pongan música, habrá que bailar.
    Gracias y un abrazo.Liliana

  8. Venimos bailando esta danza desde hace millones de años, sin saberlo, hemos dado otros pasos previos en preparación a este momento excepcional de pura mutación, nos guste o no ya estamos inmersos en ello. Esta época única de giros bruscos, nos permite recibir toda la energía necesaria para complementarnos con nosotros mismos. En este momento la Vida no concesiona más nada, nos enfrenta con nosotros mismos, nos muestra como somos y lo que somos, nos muestra que lo que creíamos ser no existe, que era el reflejo de una imagen vacía que sólo existe como forma de nuestra mente, nos muestra la ilusión de lo que queríamos ser para asegurarnos estabilidad. La Vida sólo nos da lo que necesitamos, de acuerdo a la época que vivimos, no lo que queremos, creo que sólo debemos observar lo que nos da para darnos cuenta qué quiere que veamos, que aprendamos y descubramos de nosotros o sea el otro polo que también somos. Gracias Ale, como siempre y namasté amigo mío

  9. ¡Maravillosa explìcación!!!!… Gracias.

  10. Te leo y me remito a lo que nos sucede como sociedad, mas bien como país desde mí simple analices análisis político, veo que vivimos una polarización nos volvieron a inducir en la historia de los dos demonios y no nos permiten ver que más allá puede haber algo diferente. La batalla ha comenzado a transitar su final los malos y los buenos resultaron ser lo mismo, con la diferencia que quien debía representar al Pueblo lo va a terminar desangrando al final de esta batalla, ¿quien será el valiente que se atreva a conducir un ejército de heridos ? nos faltan dos años, mientras tendremos que ver un pueblo batirse por no querer ver la realidad.
    Perdón sí hablo en plurar como subo información y para no herir susceptibilidades de fanáticos que no pueden asumir una derrota necesaria para un cambio, uso el plural.
    Gracias por tus publicaciones Alejandro entre lo que me informo y tu publicaciones que me forman me han ayudado a visualizar con más claridad.

    • Gracias Beatriz. Siempre me resultan muy valiosos tus aportes. Confiemos en decir lo que percibimos y sentimos. Y tratemos de estar atentos para no caer en viejos hechizos de confrontación destructiva. (Si vamos a hechizarnos ¡por lo menos que sean nuevos!!!). Abrazo

  11. Gracias Alejandro, dispara relaciones, imágenes, sensaciones. Amplías en ondas que se mueven cada vez más lejos la visión de lo idéntico-diferente. Gracias!

  12. Para poder pre-sentir la polaridad estuve leyendo a AB en Los trabajos de Hércules, a Rudhyar y mandaste esto… voy rumiando taurinamente el tema en el mejor de los sentidos y le diste nuevas imágenes para estar alerta. Me gustó!

    • Gracias Claudia. Qué bueno descubrirse compartiendo viajes. Abrazo

  13. Participar de la naturaleza humana, universal e incluyente: un objetivo bien lejano si observamos lo que sucede en el mundo y aun dentro de nuestras fronteras. Hace tiempo que percibo que la idea de Patria o Nación pertenece al pasado y que necesariamente estamos proyectados a superar estos conceptos perimidos. La internet me lleva hoy a mantener mayor contacto fuera de la Argentina que localmente. Se rompe el vinculo de la ubicuidad y la velocidad de intercambio nos coloca en una nueva dimensión, mas global.

  14. MUy bueno, Acuario nos eleva, como raza humana, mas alla de nosotros mismos, en Unidad. Integramos la escencia .. Gracias!

  15. como siempre ale genialll lo tuyo…tan claro !! gracias !!

  16. Ale me encanta todo lo que escribís, siempre tan claro, tan lucido. yo comparto todo con la esperanza de que la gente te lea, mil gracias!!!

  17. hola alejandro, estudie astrologia con bea, y me gusta como tomas a quiron y su aprendizaje en la carta, me gustaria interiorizarme mas sobre quiron y tu manera de abordarlo, tenes algo para leer o realizas cursos.
    gracias

  18. Excelente!

  19. Absolutamente maravilloso

  20. como es arriba es abajo…
    basta tomar dos imanes y al enfrentar al positivo con el neutro (negativo si se prefiere) estos se unen (se acoplan o aunan si se prefiere)…
    la repulsion, repelencia (si existe el término) se observa ante la igualdad de cualidad polar… entonces?
    que sucede en el centro de conciencia humana (di ego si se gusta hacerlo) para que repelemos, incluso hasta la aniquilacion, a lo que percibimos opuesto? sera opuesto?
    acaso sea que una cualidad polar tenga inmanente la repulsion de si misma?
    acaso sea que en un orden que nuestra mente infante aun desconoce, la creacion establece un ritmo creativo donde a lo semejante se lo mantiene a distancia y lo diferente me empuje a unirme…
    por dentro nuestra conciencia humana solo tenga las etiquetas cambiadas…
    gracias

    • Amigo Xuan, quedan tus preguntas lanzado al universo. Abrazo…

  21. al final saldremos del conjuro “dual”

    hUmaNIDAD

  22. Bailad, bailad benditos!
    Gracias Alejandro


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: