Posteado por: alejandrolodi | 22 julio, 2014

La armadura del penitente (remix)

Alejandro Lodi

(Julio 2014)


(En mayo 2012 publiqué el artículo
“La armadura del penitente”. Refería a lo que en astrología llamamos “tiempos cíclicos de XII”, tanto en la vivencia de una vida personal como en un específico momento histórico local: el tránsito de Saturno por la casa XII de la carta de Argentina, su cruce del Ascendente y ciertas recurrencias con el pasado.

Presento ahora aquel artículo adaptado a un tiempo universal: el tránsito de Neptuno por Piscis -desde 2011 hasta 2025- como parte de un proceso, ya no local o personal, sino planetario o colectivo).

image

“…Las almas repudian todo encierro…”

(Luis A. Spinetta)

En la película “La Misión” un asesino pide a un sacerdote que lo absuelva de su culpa. La penitencia consiste en cargar una armadura durante una larga travesía. La arrastra penosamente cruzando aguas. La asciende con esfuerzo montañas. Hasta que el sacerdote decide que es suficiente y en un seco gesto amoroso corta la soga que lo une al lastre. El asesino, liberado al fin del peso de su culpa, contempla la armadura cayendo al río y despedazándose contra las piedras. No lo invade la alegría. Una conmoción lo atraviesa y lo dobla en llanto. Todo aquel esfuerzo deshecho en segundos. Su liberación es una pérdida. Su liberación es una conversión. Su liberación no es un beneficio a su persona. Es un compromiso con una nueva vida sin opción de retorno.

¿Qué simboliza esa armadura del penitente? ¿Qué representa ese lazo que une a la conciencia con su lastre? Es el lazo que nos une a la identidad conocida, a la imagen de nosotros mismos que afectivizamos porque nos brinda la sensación de identidad, de ser alguien y calmar así esa angustia existencial pavorosa que a todos nos atraviesa. La estructura del ego consciente resguardándose del misterio inconsciente. La seguridad de la isla frente a la amenaza del océano que la rodea.

Pero en tiempos de XII esa protectiva armadura comienza a ser vivida como la fuente de un sufrimiento del que el alma pide liberarse. El alma necesita liberarse de aquello que da seguridad a la personalidad. Los tiempos de XII son momentos para hacer explícita esta percepción. Sentir que no hay otra opción más que disponerse a la pérdida de la certidumbre conocida y confiar en lo hasta ahora temido, porque la seguridad del suelo continente se ha agotado y para vivir se está obligado a bucear en aguas misteriosas. La vida en la isla del ego se ha convertido en un infierno. No hay opción. Es el momento oportuno del perdón, la purificación y la conversión. De revelar lo sagrado de aquello hasta ahora profano, oculto, no visible a la conciencia. Y esa es la raíz de la palabra sacrificio: sacro-oficio, hacer sagrado, revelar la dimensión sagrada (y hasta ahora oculta) de los hechos.

Revelarnos y florecer a esa dimensión sagrada implica quedar expuestos a un vacío. Atrevernos a ver la armadura de nuestras ideas y emociones que nos han dado seguridad cayendo ahora a las aguas. Sentir la ambivalente sensación de liberación y pérdida, de vitalidad sin referencias conocidas. Liberarnos del yugo de aquello que supo protegernos y darnos seguridad, pero que hoy queda expuesto como fuente de pesadillas, de sufrimiento, de muerte.

.

Consumación de un proceso planetario

image“…Pero hay un nivel más elevado, por ser más inclusivo, que el de las culturas locales o incluso que el de las razas (…) y los continentes. (…) El nivel de la Tierra como organismo planetario. En este nivel, la Mente no obra como servidor de los egos individuales o de las situaciones en el tiempo histórico o en el espacio local. (…) Ella obra en términos de conciencia planetaria…”.

(Dane Rudhyar)

La lógica circular de la astrología promueve la percepción de la polaridad como una dinámica de oscilación e interpenetración, como un juego de luz y sombra que no requiere ser resuelto gracias a “traer a la luz toda la sombra que me falta integrar…”. Aunque pueda representar un intento muy noble, “traer la sombra a la luz” expresa la voluntad de mejorar, no de transformarse. Y la percepción de luz y sombra es un símbolo de transformación, no de mejoramiento. ¿Por qué? ¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que se trata de una dinámica que muestra que la sombra que se hace explícita se corresponde con una luz. Es la sombra de esa luz. Hacer contacto con lo que sombríamente proyectamos en nuestros vínculos y en nuestros hechos de destino va a exigir transformar la imagen que tenemos de nosotros mismos.

En nuestra lógica mandálica, en tramos breves del desarrollo de conciencia el movimiento se muestra lineal y se superan obstáculos. Pero en tramos expandidos el movimiento se evidencia en espiral y se disuelven supuestos inconscientes. En lo breve el camino parece recto, en lo expandido se explicita curvo. En el movimiento lineal del desarrollo se mejoran conductas, en el despliegue en espiral se transforman hábitos de percepción.

Se trate de procesos individuales, nacionales o planetarios, los tiempos de XII representan finales de ciclos. El pasado regresa y la circularidad “del tiempo expandido” se hace manifiesta. La fase XII de un proceso es un símbolo. Como tal, su cualidad y significado puede aplicarse al período en que un planeta transita la casa XII de una carta natal (sea de una persona o de una comunidad) o recorre el signo de Piscis en su ciclo zodiacal (iniciado con el tránsito por Aries).

A escala planetaria, desde 2011 y hasta 2025, Neptuno transita Piscis, consumando todo un ciclo iniciado hacia 1860.

Llega a su final un aprendizaje colectivo -de más de 160 años- acerca de Neptuno. Son tiempos de asumir la “metabolización psíquica” que, como humanidad, hemos sido capaces de llevar a cabo acerca de lo que ese planeta simboliza: la sensibilidad del alma humana a los misterios profundos de la vida, la capacidad de responder a precepciones que trascienden nuestros condicionamientos de subsistencia más primarios, el talento para florecer a una amorosidad compasiva que disuelva todo borde separativo personal, la cualidad para abrir la confianza en un cosmos inclusivo y abundante más allá de todo miedo.

Los tiempos de XII (y los tiempos de Piscis) propician también purificación y limpieza de cargas psíquicas. Tiempos de agotamiento de hechizos. O de refuerzo del lazo que nos une a ellos. Y los desafíos a escala social no difieren de los personales. La astrología nos invita a disolver fronteras, a percibir que aquello que en una dimensión está separado, en verdad, profundamente, participa de un mismo proceso. La astrología habilita una percepción que disuelve la frontera entre cielo y tierra, entre mundo interno y mundo externo, entre identidad y destino, entre experiencia personal y experiencia colectiva. Para meditar acerca de los procesos de nuestra comunidad humana no es necesario otro ejercicio que mirar hacia el propio corazón. Comprendiendo uno se comprenderá el otro. Transformando uno se transformará el otro.

Vivimos tiempos en los que recrudecen conflictos raciales, religiosos y nacionales. Agotar un ritual colectivo como la guerra de clanes o tribus requiere de toda nuestra sensibilidad y capacidad de discernimiento. Es un ejercicio que no puede evitar la necesidad de meditar acerca de las dimensiones más oscuras del natural y legítimo sentimiento comunitario de raza, religión y nación. Cuanto más se enfervoriza y cierra sobre sí misma, la luz del orgullo racial, religioso y nacional muestra como sombra conflicto y guerra. La excitación de luchar contra los enemigos proyecta como sombra la incapacidad de vincularse y la omnipotencia narcisista de un mundo “sólo habitado por mí (o mi clan)” o “por los que sienten como yo (o mi clan)”. El encanto de la pertenencia genera el espanto de la exclusión.

Y no se trata de no tener un sentimiento racial, religioso o nacional. Incluso, en casos extremos, no se trata de no participar de guerras. Se trata de ya no poder festejarlas. Se trata de sentirlas como una pesadilla de la que no sabemos despertar. Y ese sentimiento inicia la fase del hastío por aquello mismo que antes encendía de entusiasmo. La fase XII es también la de la náusea. El rechazo –orgánico y vivencial-  por lo mismo que antes nos atraía. No puede disolverse el horror de la guerra sin cuestionar nuestra fascinación (vigente) por la pertenencia gregaria y el repliegue clánico.

image
Esta reflexión excede los rasgos de una comunidad humana en particular. Es un conflicto que anida en el alma de la humanidad. ¿Qué es evolución? ¿Cómo significar el progreso de la conciencia humana? ¿Representa una mejora pasar de matar a miles de personas con el filo de las espadas y las llamas de las hogueras en un baño de sangre que duró todo el día y la noche del 15 de julio 1099 en Jerusalén, a hacerlo con una bomba atómica en apenas pocos minutos el 6 de agosto de 1945 en Hiroshima? ¿Es un progreso tal eficiencia en la aniquilación? ¿Marca una evolución la reducción de crueldad que supone esa ejecución súbita? La evidencia de que no lo es representa la caída del mito positivista en el siglo XX. Todo nuestro progreso tecnológico e intelectual, ¿qué capacidad de respuesta muestra frente al tema del apego emocional, el celo tribal, el fundamentalismo de las creencias y el miedo a la muerte?

Hay diferencias entre Jerusalén de 1099 e Hiroshima de 1945. Sin embargo, la reacción arquetípica al hechizo de la purificación por exterminio es trágicamente parecida. En eso consiste la caída de la percepción lineal y el florecimiento de la percepción circular o mandálica. En astrología, el agotamiento de un proceso en fase de XII nos ubicará en un nuevo comienzo, a ver las cosas desde “cero” otra vez, capitalizados (o indigentes) de aquello que ha sido desarrollado (o frustrado) en el proceso que se ha consumado.

Con Neptuno en Piscis (desde 2011 a 2025), ¿de qué fantasías tenemos oportunidad –en tanto humanos- de liberarnos hoy? ¿Qué viejos fantasmas cobran vida, poniendo a prueba su poder para dominar nuestra acción consciente? ¿De qué hechizos (materiales, ideológicos o espirituales) nos mantendremos aún cautivos por no poder, no saber o no querer liberarnos? ¿Nos consta en nuestra vivencia emocional que la vida es más creativa que nuestros miedos? ¿Confiamos en que el sentido florece del vacío?

Encantarnos con imágenes puede resultar estimulante para la acción. Hasta el punto en que descubrimos que esa misma imagen es atrapante y que debemos liberarnos de ella… Y nos encantamos con otra imagen que vuelve a estimularnos. Hasta que descubrimos que nos atrapa. Y entonces nos liberamos… Y nos encantamos con otra imagen que vuelve a estimularnos. Hasta que descubrimos que nos atrapa. Y entonces nos liberamos… Y nos encantamos con otra imagen que vuelve a estimularnos. Hasta que descubrimos que nos atrapa. Y entonces nos liberamos… Hasta que…

image

En otra película, “Las alas del deseo”, un ángel anhela encarnar. Se le cumple su deseo y para que “se las empiece a arreglar” en las cuestiones del mundo “le tiran” una armadura por la cabeza. De la herida que le provoca comienza a salir sangre: la primera evidencia de que ha cobrado (¡al fin!) vida humana.

La armadura.

La sangre.

El viaje que conduce a un principio.

“Preparaciones espirituales para una nueva era”, Dane Rudhyar. Heptada Ediciones. Madrid (España).

“La Misión” Escena del perdón. http://www.youtube.com/watch?v=-c2Ppcrs6Os

“Cantata de los puentes amarillos”, Luis Alberto Spinetta. Del álbum “Artaud”.

Anuncios

Responses

  1. Gracias, siempre disponés de la sabiduría y la inteligencia al servicio de la sensibilidad.
    Abrazo
    Estrella

    • Estrella, un poco exagerada pero te agradezco igual. Abrazo…

  2. Un placer leer este artìculo!!!!!

  3. me recordó el libro El caballerode la armdura oxidada, como limpiar el ego, transitando por diferentes estadios, sacar a la luz las sombras gracias excelente.

  4. !! como el caballero de la armadura oxidada!! Tendremos que ir en busca del mago “MERLIN” besos gracias

  5. Me mataste!!! Totalmente Resonantes los 2 primeros párrafos de la parte nueva. Hoy me quedo con: “traer la sombra a la luz expresa la voluntad de mejorarse y no de transformarse” Chapeaux. Es el ruido, que por lo menos yo veo en algunas de las ciencias, incluida la astrología, están en coma IV, con sus últimos estertores, diciendo que transforman cuando solo mejoran! y si es que mejoran…
    Convencida que necesitamos complejizar nuestras mentes para tomar la data y transformarnos !!!! con la mente vamos de un polo al otro en el mandala, si muy lindo hasta ahora. De la luz a la sombra, de lo bueno a los malo, si si si nos acercamos al punto medio del medio del mandala, pero solo nos acercamos!!!! Muy noble este movimiento hasta ahora, pero solo mejoramos. Pero ahora se trata unir los opuestos, es juntar cada opuesto en el punto medio, que los opuestos se toquen y pegar la TORSIÓN, es decir la vuelta al RETORNO. Es como hacer una lemniscata (el símbolo del infinito pero sin la connotación del infinito). Ahora, si yo creo que lo puedo hacer con la lógica divergente de “bajada” es decir la de las polaridades, la de la expansión: horno mal!!!! Tengo que invertir la lógica, una lógica de retorno, que es totalmente INVERSA a la lógica de bajada, es de la experiencia. La lógica de Retorno es la inversión de la lógica del Principito (tan querido) “lo esencial es invisible a los ojos” Ahora es “Lo esencial ES visible a los ojos” y tal vez así, demos los primeros pasos para dejar de hacer eternamente experiencias y poder retornar con un propósito,y que la energía siga al propósito y no a la experiencia, con una obra de arte para que los universos originales puedan obtener una mejor versión. Ahora, necesitamos complejizar nuestra mente, invertir lógicas, resonar con un retorno, transformarnos y transformar.
    Besos y gracias como siempre

    • Dolores, nos merecemos una radiante y creativa lemniscata. Invertir lógicas, sostener “doble vínculo”, abordar paradojas, ser sensibles a propósitos… Qué bueno tenerte de compañera de viaje. Abrazo…

  6. espectacular! maestro!

  7. Sabés Ale, yo hice parte de ese camino. Sin saber moría una identidad que no quería dejar ir, con todo el dolor que me producía, sin embargo estaba totalmente aferrada, igual que el asesino de la película. Es asombroso como nos aferramos a hábitos nocivos, por miedo a saber con qué nos vamos encontrar después, sin darnos la posibilidad de darnos cuenta que la realidad siempre nos ofrece algo nuevo y de otro nivel, para que sigamos nuestro hermoso camino de sensibilidad incluyente. Nunca quedamos afuera de una Vida amorosa que desborda para todos, pero creo que la raíz profunda de los miedos ancestrales, es poderosa y nos vela la belleza del camino. Ale, tu nota es fantástica, el amor que ponés en ella también. Gracias amigo mío, abrazo y namasté.

    • Gracias Cristina. Todos anduvimos -más despiertos, más dormidos- por ahí. Muy bellas tus palabras. Abrazo.

  8. danzaba hoy frente a una pared blanca con la luz que me iluminaba desde atras, y baile con mi sombra, … gracias por tus palabras, abrazo

    • Gracias Laura. En lindo baile te has metido. Abrazo…

      • hay danzas inevitables … otro abrazo y gracias nuevamente..

  9. Buenísimo Ale !!!! Cómo resuena todo esto con las lamentables noticias mundiales en estos tiempos….BESOTE

  10. ME ENCANTO. PORQUE SOY UNA DE LAS PERSONAS QUE QUIERE Y DEBE CAMBIAR YA QUE PASE MI VIDA EN FUNCION DE QUE NECESITABAN LOS DEMAS., POR ESO ES MI HOY EN ADELANTE Y ASI SERA

  11. Creo que no me había dado cuenta de a quien había incluido como amigo de Face. Mi Face es íntimo y no lo uso como guía telefónica, y cuando recibí tu pedido de amistad después de un comentario que hice de un post tuyo, sin apelar a los viejos mecanismos de duda, saber, averiguar, dudar, decidí aceptar de una. Mi intuición está siendo honrada por cada paso tuyo que veo. Esta nota es brillante, como todo lo que brilla, refleja luz (en ppio supongo que reflejas luz y no que generás pero te voy a seguir de cerca jajajajja), y resuena fuerte en mi panza, donde resuenan las buenas señales. Gracias :)

    • Amigo Guillermo, celebró el encuentro (al final, para algo servía Facebook). Abrazo…

  12. Agradecida una vez mas por tu sabia apreciación de aquello con lo cual es indispensable encontrarnos ….y por traducir en palabras esta etapa de “agotamiento y purificación”

  13. Alejandro se de ti por excelentes comentarios de alumnas tuyas. Siempre ha sido un gusto leer tus estudios de un tema. Gracias por compartir. Adriana.

  14. Impresionante. Gracias . Siempre supe de ti por tus alumnos. Muy bueno poder comprender estos tiempos de desestructuración Y en lo personal siendo pisciana. Adriana.

  15. MARAVILLOSO Que aprendizaje a mis 75 años!!!

    • Gracias Lydia. Nuestra vida es aprendizaje. Abrazo…

  16. Asombroso análisis,,,, Me encantó!! Felicidades. Marga


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: