Posteado por: alejandrolodi | 22 enero, 2015

El otro, la sombra

Alejandro Lodi

(enero 2015)

image

La sombra es el otro.

No cualquier otro. No el otro conocido, sino el ignorado. No el otro amado, sino el odiado. No el otro que nos confirma, sino el que nos niega. No el otro que nos ayuda, sino el que nos perjudica.

El otro es espejo. El otro que se presenta a nuestra vida es reflejo de lo que somos y no vemos. Ese espejo, ese otro, permite reconocernos en lo que no queremos, no podemos o no sabemos ser. No significa que “yo soy como él”. No significa justificar cualquier acto. Sino discriminar manteniendo el contacto. Diferenciar sin disociar. Desaprobar sin negar. Rechazar sin excluir. El otro nos muestra lo que no alcanzamos a ver en nosotros. Lo revela, lo hace emerger, lo hace explícito y evidente, lo “saca afuera”.

En el corazón de la humanidad están las víctimas y los victimarios. Decir “yo soy la luz” implica decir “yo soy la sombra”: el horror de reconocernos en aquellos contenidos que negamos, que necesitamos bloquear, reprimir o excluir para mantener la imagen adorada de nosotros mismos. La luz proyecta sombra. Una no es ajena a la otra. Lo que nos produce espanto ver en nosotros mismos lo proyectamos en los demás. Luz y sombra no son “dos polos autónomos”, sino que fundamentalmente la luz y la sombra siempre es un vínculo.

La sombra es el otro. Y el destino.

El bien y el mal

Es cierto, existen “proyecciones positivas”. Podemos ver en el otro talentos que no reconocemos en nosotros mismos. Adoramos a un artista porque está en nosotros la sensibilidad capaz de apreciar la belleza de ese arte. La sensibilidad no es propiedad exclusiva del artista, sino que nosotros participamos de ella junto con él. Saber diferenciar que la capacidad para expresarla es de ese artista y no de nosotros (esto es, tener sentido de realidad) no implica disociarnos y excluirnos de la cualidad de su arte.

No obstante, lo más tóxico y destructivo son nuestras “proyecciones negativas”. El mal que vemos afuera, contracara del bien que creemos nos constituye: “yo soy el amor ajeno al odio y el otro es el odio ajeno al amor…”. Genuinamente repudiamos lo siniestro, pero indebidamente creemos que es propiedad de los demás. Lo que repudiamos de nuestro enemigo está en nosotros. Movidos por virtudes absolutas proyectamos en el otro defectos absolutos. Es verdad que puede ejecutar actos que nos resultan revulsivos y que no elegiríamos cometer, pero compartimos ese rasgo de la naturaleza humana que el otro expresa acaso con impunidad. No somos ajenos a aquello que nos horroriza. Y cuanto más creemos separarnos, mayores riesgos de descubrirnos semejantes. Dice El Kybalion: “los extremos se tocan…”. Cuanto más nos polarizamos, más nos parecemos a lo que execramos. Creernos carentes del mal que vemos en el otro sólo puede anunciar que, de un modo involuntario, nos convirtamos en protagonistas de nuevas tragedias. Muchas veces, en forma velada a nuestra conciencia, nuestras opiniones justifican la comisión de crímenes que no seríamos capaces de cometer ni justificar. Con honestidad creemos ser personas a favor de la vida y de la paz, al mismo tiempo que, con orgullo, vestimos de soldaditos a nuestros niños en los actos escolares.

image

Oponiéndonos a la barbarie nazi, justificamos a los calcinados de Dresde (25.000 muertos en dos noches de bombardeo aliado). Para celebrar el fin de la guerra, entendemos -acaso con sincero gesto consternado- las mañanas de Hiroshima (90.000 muertos) y Nagasaki (80.000 muertos). Para consagrar “la santa fe” o “el triunfo de la revolución”, avalamos la caza de brujas o la purga ideológica. Purificar con la muerte. Liberarnos del mal exterminando al otro que lo provoca. Matar al asesino. El escarmiento. La revancha. La venganza.

El brillo de la propia luz es el bálsamo que narcotiza el doloroso contacto con la sombra. Somos indiferentes al sufrimiento del otro por la satisfacción que nos producen nuestras acciones. Nos adjudicarnos el derecho a expresarnos sin registrar cómo afecta al otro. Justificamos el daño que provocamos en los demás creyéndonos portadores de valores superiores. Provocamos el mal para sentirnos manifestaciones del bien. ¿A qué dolor no soy sensible para seguir habitando una imagen de mí mismo a la que creo tener derecho?

La fuerza reveladora de la sombra

¿Qué ocurre cuando la sombra se revela a la conciencia, cuando la conciencia descubre que aquello que repudia en otro es un contenido de su propia alma? El carácter de lo que llamamos «proceso espiritual» se pone en juego en la respuesta que damos ante esa evidencia. La clave del trabajo en nuestro corazón es asumir qué significa esa emergencia incómoda y temida en nuestra vida. Qué significado tiene en nuestro viaje. Y, por lo tanto, a qué mayúscula transformación de la imagen de nosotros mismos y del mundo externo nos convoca. Dar cuenta de la sombra implica que ya no podemos ser esa luz con la que se corresponde. La identidad constituida en ese bloqueo, en esa negación, en esa represión y en ese modo de proyección (la luz) ya no puede ser sostenida y tomada por real una vez que se ha hecho manifiesto lo bloqueado, negado, reprimido y proyectado (la sombra). Asumir la sombra es cuestionar la luz. La sombra que se hace consciente no nos permite seguir siendo lo que creíamos ser.

image

El momento de revelación de la sombra pondrá en juego la honestidad con nosotros mismos (o, mejor, con la vida que nos anima). Una vez que lo oscuro se ha hecho consciente podemos seguir reaccionando, peleándonos con quienes lo encarnan en el campo de batalla vincular o debatiéndonos con los personajes amenazantes de nuestro propio mundo interno. Pero, ahora una alarma se encenderá (una imagen mental, una sensación corporal, una emoción, un hecho sincrónico) recordándonos que ya hemos visto el truco y que ya nos consta -perceptiva y vivencialmente- el desafío: dar cuenta de la subjetividad de ese contenido sombrío implica cuestionar lo que creemos real y objetivo. Ante esa conciencia implacable sólo resta asumir la demolición de la construcción de la realidad que habitamos hasta hoy, afrontar la transformación hacia una naciente identidad y una nueva descripción del mundo… O, por falta de coraje espiritual o por la angustia ante una vida desconocida, mantener aquella realidad a costa de saberla imaginaria, como el complot de los personajes de “Río Místico”, la película de Clint Eastwood, cuando se hace evidente la verdad más incómoda: descubrirse victimarios de quien se creían víctimas.

Callar el grito de la sombra en nuestra conciencia, manteniendo un relato conveniente y deliberadamente falso de nosotros mismos y del mundo, es la manifestación de resistencia más desesperada a la emergencia del ser. El ego conspirando contra el alma.

(Ilustraciones: July Varela  https://www.facebook.com/j.varete).

Anuncios

Responses

  1. Excelente maestro, gracias

  2. Gracias Alejandro! conmovedora tu publicación, ya que en distintas situaciones, muchas veces me he preguntado por que? y no fue sino hasta hace poco que encontré la respuesta, lo que entendí es lo que vos explicas.
    Maravillosa síntesis.

    • Gracias María Eugenia. Feliz por el encuentro. Abrazo…

  3. Gracias,Alejandro!!!!!

  4. Ya tocaste el tema de la sombra antes, pero este escrito es por lejos el que mejor sintetiza y detalla a la vez el juego luz sombra. Gracias!

    • Gracias Claudia. Me parece que no vamos a agotar nunca el tema de la sombra (como tantos otros). Abrazo…

  5. Después de unos días en los que mi sombra hizo todas las morisquetas que le fue posible para llamar mi atención, anoche finalmente se me puso enfrente con un contundencia feroz. Y esta mañana mientras me duele ese contacto, veo tu mail, leo de qué va el tema y no puedo dejar de sonreír, y de llorar, todo junto. Gracias por volver sobre la luz y la sombra con tu sensibilidad, a mí me es muy necesario volver y volver, para no hacerme la distraída tan fácilmente.
    Me deja temblando la pregunta “¿A qué dolor no soy sensible para seguir habitando una imagen de mí mismo a la que creo tener derecho?” Uf! Flor de mazazo…
    Un abrazo enorme!

    • Adriana, gracias por tu sensibilidad. Estamos todos en la misma. Abrazo del alma…

  6. Qué bueno, sobre todo lo que explicas de las proyecciones positivas ! nunca lo había visto analizado desde ese punto, gracias Don Lodi ;))
    Hermosas las ilustraciones.

    • Gracias Doña Tegaldi. Las ilustraciones se las debemos a July Varela. Abrazo…

  7. excelente, y además los cuadros que elegís son fantásticos, es como leer y ver al mismo tiempo. !Maravilla!

    • Gracias Carmen. Es cierto, las imágenes son muy sincrónicas. Mérito del arte de July Varela. Abrazo…

  8. sumamente esclarecedor…a traves de los años de meditación..voy pudiendo..enojarme menos..con el otro..e incorporando mi sombra..sin esta incorporación..aceptación..no se puede avanzar en el camino..del autoconocimiento…gracias Alejandro..siempre es un placer leerte,,un abrazo

  9. El informe, presenta una brillantez, dejando muy claromuchos aspectos que yo no sabía, gracias.

  10. lo único que pido, es que esté TODO en ESPAÑOL, porque habemos personas que dominamos otros idiomas, y no el inglés.

    • Susana, todos los artículos en otros idiomas están también en español. No hay sólo en inglés. Abrazo…

  11. “There is no darkness but ignorance”. William Shakespeare

  12. Gracias Ale por expresar con tanta claridad nuestro desafío personal y colectivo! Dado los tiempos que corren….muy actual lo tuyo,bsss

    • Gracias Adriana. Lo escribí antes que corran estos tiempos. Parece que es un tema eterno. Abrazo…

  13. es uno de los tránsitos mas bonitos y desafiantes!, cuando la sombra se revela, uno ya puede verla dibujada en el plano, en el muro, o donde se proyecte y entonces, uno ya puede jugar a correrse para que lo que ilumina, ilumine desde otro angulo…y cuando uno juega….la pasa bien!
    Entender sombra y la luz en un espacio arquitectonico es darle al espacio calidad y equilibrio. Lo mismo con nosotros.
    Somos habitando dijo Heidegger
    Gracias Alejandro Lodi por tan buenos artículos!

  14. Ale, emociona la sensibilidad de tus palabras, la importancia de comunicar estas sensaciones y miradas para que tocando el alma de otros y de todos nosotros algo se mueva dentro, toque alguna de nuestra vibraciones para que eso resuene, algo crezca, se modifique, haga cuerpo…Gracias! Abrazo!

  15. Gran articulo; una belleza y delicadeza de lenguaje. Felicitaciones Alejandro! Y la gran obra Dr. Jeckill and Mr Hyde.

    • Gracias Verónica. Solemos olvidar que Jekyll y Hyde son la misma persona. Abrazo…

  16. “… en forma velada a nuestra conciencia, nuestras opiniones justifican la comisión de crímenes que no seríamos capaces de cometer ni justificar.” Y no solo eso (que ya es muchísimo) sino que la sombra colectiva se plasma en sistemas sociales, económicos y políticos. El capitalismo y las “leyes” del mercado (que asumen que todos somos sociópatas tratando de obtener el máximo provecho posible de cada transacción) como plasmación de las codicias individuales en vez de un beneficio grupal, la “propiedad privada” como plasmación de la necesidad del yo de una rígida frontera adentro-afuera en vez de un fluir, etc.

    Gracias Alejandro por tus reflexiones. Un abrazo.

    • Gracias Klaus. Es cierto. Me gusta imaginar que la disolución del apego en el corazón de la humanidad dé paso a alguna forma de sereno anarquismo. Abrazo…

  17. Es una etapa que nos va a costar superar, tanto como individuos como sociedades, como la humanidad misma, es distintas escalas el mismo tema. La lucha con nuestros propios demonios es agobiante y ardua, pero es el único modo de cruzar el pozo para llegar al castillo. Luz en el Sendero dice: “Antes de que el alma pueda erguirse en presencia de los Maestros es necesario que los pies se hayan lavado en la sangre del corazón.” Son instancias sumamente dolorosas asistir a la muerte de nuestras sucesivas identidades en luz por adherir sombra comprendida. Creo que tenemos un largo camino por delante en esta y en siguientes vidas. Percibiendo el automático salir podremos comprendernos y transmutarnos, comprender a los otros, pero pienso que debemos estar sumamente atentos y observar continuamente.
    Gracias Ale, por tu claridad con la que expresar lo que otros no pueden. Abrazo de oso y namasté amigo del camino

    • Cristina, confiemos en que en 17 ó 18 encarnaciones el asunto estará resuelto. Seamos optimistas. Abrazo…

  18. “Callar el grito de la sombra en nuestra conciencia, manteniendo un relato conveniente y deliberadamente falso de nosotros mismos y del mundo, es la manifestación de resistencia más DESESPERADA a la emergencia del ser. El ego conspirando contra el alma.”

    …como participante latente y practicante de ésta síntesis, (tenemos q armar un Dojo) :)
    Lodix, GRACIAS por seguir compartiéndonos estas percepciones…(brutalmente amorosa me resultó esta!! A Lu Ci Nan Te!! )

    • Gracias Cecilia. Arme el dojo y allí vamos. Abrazo…

  19. Reblogueó esto en Rosana Salinas "Caminos del Ser"y comentado:
    Excelente!
    “Callar el grito de la sombra en nuestra conciencia, manteniendo un relato conveniente y deliberadamente falso de nosotros mismos y del mundo, es la manifestación de resistencia más DESESPERADA a la emergencia del ser. El ego conspirando contra el alma.”

    • Gracias Rosana y felicitaciones por tu blog. Abrazo…

      • Gracias Alejandro, abrazo

  20. Reblogueó esto en Movimiento Expresivo Valencia.

  21. Muy lindo. Me inspiró a escribir esto que lo comparto, muchas gracias por el conocimiento compartido.

    Todo en mi vida empieza a conectarse distinta. Lo que antes eran para mí curiosidades aisladas, esporádicas, ahora se repiten y ya no esperan afuera, sino que tocan la puerta y no cesan y no cesan. Vienen de la mano de amigos que había olvidado, o de los que incluso había huido.
    Vuelven, porque nunca se fueron.
    Nunca se van de nosotros.
    Y están allí dentro,
    ardiendo,
    aunque pequeños,
    hasta el fin.

    Qué difícil abrir una puerta
    que durante años
    se ha hinchado con la humedad
    hasta atascarse.
    Pero afuera golpean
    y el que hace oídos sordos
    deberá abrir.

    Lo hará por él mismo.
    Lo hace por él mismo.
    Y por nadie más.

    http://delseralpapel.blogspot.com.ar/

    • Gracias Lucas por su sensible aporte. Y felicitaciones por el blog. Abrazo…

  22. como siempre ale moviendo las estanterias,dejando entrever este aprendizaje de ser humano luz y sombra humildad de asumir las miserias y tambien hacerse cargo un abrazo grande marta

    • Gracias Marta. El problema de mover la estantería es que se vienen abajo todas las latas que estaban acomodadas. Abrazo…

  23. Gracias Alejandro , gracias Maestro por leerte , por llegar hasta mi más recondito lugar , para salir a encontarme. Es tan, pero tan facil ver solo la luz individual. Me quedo con tus palabras como la imagen más poderosa de este día. “Asumir la sombra es cuestionar la luz y si lo hacemos , si hacemos consciente esa sombra ( que a pesar nuestro tambien nos constituye ) no vamos a seguir siendo – solo- lo que creimos ser. Gracias y como vos decis siempre ” desde el Alma” ( con mayuscula.)

    • Gracias querida María. Qué bueno saber de vos después de tanto tiempo. Abrazo…

  24. Hay q superar el cruel dualismo al q nos lleva, irremediablemente, la práctica milenaria occidental de lo Mismo y lo Otro, de ahí, lo de “aleja de mí este cáliz” cristiano; Platón está a la base del maleficio, frente al cual, sólo oriente nos puede salvar, con su “vive y deja vivir”; el lenguaje es ternario o no es, etc., etc. La cuestión es “es o es”, ya no más “es o no es”.

    • Gracias Rosanna. Es cierto. El dualismo y la polarización resultan un hechizo muy dulce. Abrazo…

  25. Hay algo que nunca me queda del todo claro en este temita, por ejmplo , yo tengo una madre que es muy critica ( luna en capricornio) y yo siempre le digo esto de para de proyectar……..pero ella por ejemplo es recontra flaca y se re-cuida pero odia a los gordos , cada vez que ve a alguien gordo se burla o se rie y entonces , lo de no proyectes no me sirve como argumento , porque la loca es re- flaca jejejejejeejej

    • Gracias Victoria. Quizás tu madre no sea flaca, sino que tema descubrirse gorda: necesito ser (o creer que soy) lo opuesto a lo que temo. Abrazo…

  26. Y descubrir en el encuentro con el otro que el miedo y la angustia que provoca dejar salir o mejor dicho reconocerse en ese Mr. Hyde (paradójico nombre, ya que Hide es esconder, ocultar en el idioma de Shakespeare) no es tan grande ni monstruoso como las nubes de la mente creían…..
    Gracias Alejandro por poner en tan claras palabras lo que está en el aire….
    Abrazo

    • Todo Hyde esconde un Jeckyll (y viceversa)… Gracias Alejandra. Abrazo…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: