Posteado por: alejandrolodi | 28 julio, 2016

Acerca de la victimización

Alejandro Lodi

(Julio 2016)

boom.2015.5.4.78-f01

“Purple Jesus” Alex Grey

Todos sufrimos perjuicios. Todos somos víctimas de actos de terceros. No se trata de anular esa dimensión de la experiencia. Se trata de discriminar entre «ser víctima» y «victimizarse».

No es un juego de palabras. Es un ejercicio de diferenciación que genera un significado radicalmente distinto a una misma vivencia.

Ser víctima es ser afectado por un hecho que no decidimos protagonizar. Es sufrir las decisiones egoístas, arbitrarias e incluso crueles de otros que vulneran nuestra sensibilidad y nuestra dignidad.

Pero, victimizarse es otra cosa. La victimización es una respuesta (a veces una reacción) a las acciones de los demás que nos perjudican. Victimizarse es una específica respuesta (a veces deliberada, a veces inconsciente) al hecho de ser víctimas.

La victimización puede traducirse en una exageración del hecho perjudicial para subrayar la culpa del otro ante la mirada de una autoridad con capacidad de sancionar. Lo sabemos hacer desde niños (quizás nunca de modo tan efectivo y creíble como cuando niños). Una manera de convocar hacia nuestra persona la atención de los padres y de que la retiren de ese “hermano mayor que nos pega” o ese “hermano menor que arruina nuestros juguetes”. Victimizarse es ganar el favor de otros. Es obtener un poder en contra de quienes nos sentimos perjudicados o -más oscuramente- queremos perjudicar. Victimizarse es una acción que delata un uso del poder.

Victimizarse puede ser una estrategia para eludir la responsabilidad de los propios actos, para narcotizar la carga de culpa a la que nos exponen. Convencernos (y convencer) de que somos víctimas ante situaciones en las que otros nos acusan de victimarios o en las que ejecutamos acciones que pesan en nuestra conciencia. La victimización como coartada para evitar la sanción de los demás, el reclamo de aquellos a quienes perjudicamos o el ingrato encuentro con una verdad que cuestiona nuestra imagen luminosa. La victimización es un mecanismo de defensa.

Hacer identidad en la victimización configura un mundo de opresores. Victimizados nos convencemos de que “no podemos porque alguien no nos deja”. Victimizarse exime de comprometerse con los propios talentos. Asumir nuestros dones requiere audacia, demanda riesgo, confianza en sí mismo y -sobre todo- convivir con el miedo a fracasar. En la victimización eludimos esa incomodidad e invertimos (o dilapidamos) toda esa energía en la excitación por denunciar a quien “no nos da permiso”. Victimizarse rinde el beneficio de hacer culpables a otros de nuestra angustia de no ser capaces.

Es obvio que somos víctimas de sucesos. No obstante, tomar responsabilidad de aquella situación de la que somos víctimas es lo opuesto a victimizarse. Atravesar la experiencia de ser víctimas trasciende la victimización. Es asumir esos hechos dolorosos como desafío, como portal a otras potencialidades de nosotros mismos. Genera un sentido, activa una dirección. Ser responsables de los hechos de los que somos víctimas nos compromete a profundizar en nuestra alma, a ponernos al alcance de voces hondas y ciertas.

La victimización nos fija en una posición que reproduce (o incluso necesita sostener) al victimario. Desistir de la victimización es liberarse del victimario. Expandir y enriquecer la percepción de nuestra vida a partir de la experiencia de la que somos víctimas es el triunfo sobre nuestros victimarios: el poderoso acto mágico de asistir a un beneficio generado en los mismos actos que nos perjudicaron, de haber transformado a nuestros perpetradores en involuntarios puentes a gracias.

Ser víctimas nos expone a un íntimo reto en nuestra existencia. Podemos -con el dolor a cuestas- aceptarlo; o también desconocerlo y permanecer victimizados. Dar una respuesta u otra no es cuestión de voluntad ni de mandato, sino de honestidad vivencial, de sincerarnos en el propio corazón.

El propio corazón. Al fin y al cabo, a nadie más le debemos cuentas.

(Artículo en referencia: “Acerca de la expiación”

https://alejandrolodi.wordpress.com/2016/10/10/acerca-de-la-expiacion/).

Anuncios

Responses

  1. En momentos donde es tan importante separar la paja del trigo, tus escritos son un GPS de lujo, muchas gracias por compartirlos!

    • Y yo escribo para no extraviarme. Gracias Mariana. Abrazo…

  2. Me resuena muchísimo en mi vida aquí y ahora el punto de “convivir con el miedo a fracasar” Gracias!!! Tus escritos llegan en el momento justo trayendo mas luz a mis desafíos. Abrazos.

    • Qué bueno sentirse acompañado. Gracias Silvia. Abrazo…

  3. Muy bueno, completísimo. Excelente nota.

  4. Y de yapa “la negra”… Canceriana luminosa con voz de pachamama. Quién mejor para cantar tristezas fecundas? Mi admiración para vos y para ella…

  5. A veces el automático sale y nos deja sin respuesta, a pura reacción ante una situación de lacerante dolor, creo que mirar al dolor de frente, reconocerlo, observarlo me permite reconocerme en él, en su raíz profunda y da lugar a no polarizarse en la victimización. Nada fácil el tema porque nuestra cultura aplaude a la víctima, en la cual gusta reconocerse. Gracias Ale, como siempre, por mover nuestras neuronas y compartir tu maravilloso camino. Abrazo de oso y namaste

  6. “Dar una respuesta u otra no es cuestión de voluntad ni de mandato, sino de honestidad vivencial, de sincerarnos en el propio corazón.” Y desde ahi recuperar la propia fuerza. Gracias de nuevo por estos recordatorios Lodi!

  7. mi corazon vagabundo guarda dolorosos y a la vez hermosos recuerdos y agradece todo el tiempo la posibilidad de seguir viva, profundizando y encontrando en el camino seres como vos Ale que ponen en palabras, tantos sentires resonantes …. besos y abrazos.

    • Nuestros corazones vagabundos. Abrazo de corazones leoninos…

  8. El mismo saturno que puede sumergirnos en un océano lunar rodeado de opresores es el que puede sostener la frustración mientras el sol intenta salir a flote. Gracias como siempre por la mirada lúcida!

  9. Hola alejandro, como siempre es una delicia leerte, saludos desde Colombia.

    Si no sería mucho pedir, podrías hablar un poco de un tema técnico como es el viaje de conciencia entre escorpio acuario

  10. Gracias, interesante artículo, soy la chica de la carta:) escuché de una psicóloga que el sufrimiento es opcional al recibir una ofensa o tener una experiencia que nos genera dolor, y que lo que esta en nuestras manos es la actitud con que asimilamos esa experiencia que nos sirva para aprender y fortalecernos, o para irnos hacia abajo y tirarnos a sufrir, tal vez esto se relaciona con este artículo, victimizarse es en efecto algo muy conveniente para que los demás nos levanten y como describes evadir o saciar ese oscuro deleite de desquitarnos y ver abajo al victimario, y estoy de acuerdo en vez de victimizarse uno deberíamos usar la ofensa para crecer, para no tener rencores que solo nos dañan a nosotros, saludos.

  11. Leyendo tus escritos en este momento… Maravillosas palabras!!! Mucha sabiduría para compartir… Gracias!!!

  12. Clarisimo. Y fecundo. Gracias.

  13. Creo que es un doble juego en donde se piensa lo siguiente: Si han abusado sobre mi inocencia y bondad… por qué yo no voy a hacer justicia sobre su egoísmo y crueldad…?? Ahora si hacer denuncias y exponer al agresor se llama “victimización”, me parece que las mujeres corremos con mucha desventaja, en favor del género masculino, obvio, quienes saldrían beneficiados si sólo afrontamos con valentía los hechos y nos enfocamos en nuestro crecimiento personal gracias al agresor que lo causó. Es natural que las víctimas se victimicen por un tiempo, porque quedan secuelas, me parece impropio querer obviar o hacer juicios de esa etapa, luego algunas trascenderán el hecho y lo tomarán como una bendición para su autoconocimiento… o no, depende de la capacidad de evolución de cada uno. El agresor es un ser que necesita una víctima, eso es siempre así, pero cabe recordar que quien decide abusarse es el agresor y no la víctima.

    • María Marta, gracias por su aporte, aunque creo que el artículo no dice lo que usted interpreta. Abrazo…

      • Sepa disculparme entonces Sr Lodi, será que lo suyo me sonó muy poético y romántico y yo identifico con hechos más reales y concretos. Releeré su posteo obviando sus universalismos abstractos y veré si queda algo genuino de valiosa interpretación. Beso…

      • María Marta, no es necesario que se tome ese trabajo, ni ser disculpada. Tiene derecho a su interpretación que, sin dudas, estará justificada. Abrazo…

  14. Excelente artículo Alejandro Lodi, para repensarnos ante las distintas vicisitudes que nos toca atravesar. Realmente es un gran filósofo desde la astrología que en cada artículo o exposición que leo o escucho me ayuda a salirme de los lugares comunes encontrándole otro sentido a mi vida. Muchas gracias por seguir compartiendo sus reflexiones.

    • María, gracias de corazón. Muy feliz de compartir percepciones. Abrazo…

  15. Alejandro…víctima ante hecho(s) objetivos y victimización (como cadena subjetiva).. son desmenuzados con gran acierto. Habiendo vivido largo tiempo en esta dinámica he podido alcanzar liberación esencial. La “victimización” se instala con cadenas invisibles a las que uno teme acceder, se trata de una dinámica inconsciente, desconocida en su “tejido e hilos”. Y es como dices… es el pulso incesante de honestidad del Ser…. y tanto va el “cántaro al agua” (honestidad y corazón) que hay un momento crucial de apertura a esa fuerza interior…como un parto…con sus dolores de pujo…y se va soltando la cadena de victimización. Gratitud

  16. Reblogueó esto en marinamadsen.

  17. “Nadie le está haciendo nada a nadie y mucho menos a un guerrero” decía Don Juan.
    Gracias profe por su luz!
    Abrazo infinito!

    • Nuez, dale gracias…

      • …en medio de la noche un perro viene hacia mí…o era un ángel que andaba cerca…Gracias por estar!

      • Abrazo…

  18. Gran mecanismo defensivo originado y aprendido desde la inconciencia, que al ir creciendo desarrolla una astucia magistral, aunque carcelaria, más para la propia alma que para el que para el victimario. Todo necesario para develar el mapa del Gran Juego. Infinitas gracias por la sincronía.

  19. Genial!! Te reobo una frase. Esto tambien me hace pensar acerca de la discriminacion y sentirse discriminado….


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: