Posteado por: alejandrolodi | 3 diciembre, 2016

La navegación de la conciencia

Alejandro Lodi

(Diciembre 2016)

astrolabio-dewitt_zps0e1afeac

La carta natal es el mapa de navegación del viaje de la conciencia.

El viaje de la conciencia necesariamente expresa una dinámica de la psique, desde identificaciones polarizadas hacia el reconocimiento de la polaridad, desde la lucha de polos en antagonismo hacia la vivencia yin-yang. El viaje de la conciencia se desarrolla en conflicto con el destino (los hechos del mundo externo y las personas con las que nos relacionamos) hasta que deviene el sufrimiento de un colapso. Ese colapso puede ser “el fin del viaje”: una cristalización terminal que no permite dar respuesta. O puede ser un portal a la transformación de la conciencia: la muerte del encanto de ser una entidad separada de la corriente general de la vida y el nacimiento de una conciencia que se reconoce en el destino.

Nos identificamos con fragmentos de la totalidad del ser. Y atraemos inconscientemente los contenidos excluidos y complementarios. Nuestras identidades fragmentarias generan destino. El yo atrae destino: experiencias que nos acercan a aquello de lo que intentamos separarnos. El destino como reunión, como cita con lo que soy y evito. Lo evitado es un contenido del ser que me anima y que, no obstante, parece “no ser mío” porque contradice la imagen que tengo de mí mismo. Lo evitado es la sombra de esa luz que representa la imagen consciente de uno mismo.

La sombra no es “lo que todavía no ha sido iluminado”, no es lo que al yo consciente “le falta aun integrar” del inconsciente. La sombra no es “un trabajo que tengo pendiente”. La sombra no es “deber ser” (esto es, un compromiso que debo cumplir). La sombra es el ignorado complemento de la imagen luminosa del ego. La sombra no le pide al yo que mejore, sino que se transforme. La sombra no pide crecer como persona, sino morir a la imagen egoica. La madurez de la conciencia no implica una versión mejorada del yo, sino su mutación. No implica sabiduría, sino una alteración de la percepción de la realidad.

.

Lo que vemos en consulta astrológica

En consulta vemos la potencialidad de la carta natal (de una vida) y también el recorte de ella en la que ha hecho identidad la conciencia personal. El yo desarrolla mecanismos de defensa para evitar el contacto con todo el contenido psíquico que ha sido descartado y que representa una amenaza a su existencia. Necesita defenderse por supervivencia: el yo sólo es, sólo subsiste, si se confirman los atributos con los que se ha identificado. Toda información que no refuerce esa sensación de identidad personal es percibida como ajena, como un riesgo mortal. Cuando esos mecanismos defensivos se muestran ineficaces, aparece entonces el sufrimiento psicológico. Y es ese padecimiento el portal a la transformación. Lo único que puede disolver ese dolor es reconocerse en lo temido, aceptar la sombra.

En cada consulta, el reto del astrólogo es descubrir dinámica de polaridad en las polarizaciones del consultante. Exponer la oportunidad detrás de cada sufrimiento. Ver yin-yang donde la persona sufre antagonismo. Si en el antagonismo la conciencia siente orgullo o satisfacción, entonces no hay consulta. Para percibir yin-yang tiene que haber insatisfacción o dolor. Y ver yin-yang significa percibir la evidente interpenetración de los polos en conflicto, el ineludible abrazo de aquello que parece rechazarse, la creativa cópula de lo que se creía en recíproca exclusión.

El sufrimiento de la persona está en vínculo con lo que la identificación consciente ha dejado afuera. El desafío de la entrevista astrológica consiste en estimular la sensibilidad del consultante (disolviendo el miedo y abriendo confianza) para reconocerse en (aceptar) el destino del cual se siente víctima, en facilitar que el espacio de consulta permita resignificar su relato de vida desde una “nueva luz”, es decir, desde una nueva y más comprensiva imagen de sí mismo.

Cada imagen de sí mismo que emerge disuelve a la anterior e inicia una nueva trama de la dinámica de revelación del ser, dinámica que siempre será entre consciente e inconsciente, identidad y destino, luz y sombra. La dinámica no tiene un punto de llegada, no tiene una cima que deba ser alcanzada con destreza o mérito. La dinámica consciente-inconsciente es la sustancia misma de la conciencia. Conciencia es dinámica. Conciencia es viaje. Un viaje que revela un territorio que no puede conocerse si no es desarrollado. La carta natal es el mapa de un territorio que cobra sentido mientras es recorrido. Ese territorio es una vida humana y un destino. La carta natal es el mapa presente de un territorio siempre futuro.

.

Alma, sombra, hechos, otros

El viaje de la conciencia, el misterio del despliegue del ser, no es un mandato, no es un modelo preestablecido con el que debo cumplir, no es un proyecto individual, no es separado o aislado de los demás. La revelación de lo que somos es una respuesta intuitiva creada a medida que se despliega en el destino, es vincular y generada o creada en red. Por lo tanto, “nuestra” vida es co-generada y co-creada; no surge de la constricción o del repliegue sobre uno mismo, sino en la expresión espontánea de la interacción vincular.

El destino (los hechos, los otros) da información de uno mismo, mucho más rica que el relato o definición que nos damos como personas. Rechazar el destino es extraviarse de uno mismo. Desoír lo que dicen nuestros vínculos acerca de nosotros y de nuestras vidas es disociarse.

El yo es necesariamente una imagen disociada, desenfocada. Y es así porque el yo personal es constitutivamente una sensación de identidad separada de los demás. Será una dimensión más profunda -el alma- la que repare esa disociación y le recuerde a la conciencia su conexión con todo lo demás. La personalidad disocia, el alma reúne.

Alma es reconocerse en otros. Es, en definitiva, amor. El desafío de aceptar al otro, no sólo como participante, sino como expresión esencial del propio campo vital y psíquico.

Alma es reconocer la sombra. Es, en definitiva, transformación. La sorprendente evidencia de que lo temido, negado, reprimido o proyectado en los demás revela un legítimo contenido de mi ser (o del ser profundo que anima mi vida) y, por lo tanto, la persuasiva invitación a validar el cuestionamiento que representa para nuestra propia imagen personal.

Descubrir la sombra y no transformarse implica contaminar la vincularidad y riesgo de quiebre psicológico. El miedo a transformarse genera más sufrimiento que el de reconocerse en la sombra. Somos víctimas de la sombra. La sombra victimiza al yo. Y la sombra es el otro.

Alma, sombra, hechos, otros. El tesoro de lo que no sabemos acerca de nosotros. Lo que ignoramos de nuestra vida como fuente de la más rica creatividad.

Navegar la conciencia. Confiar en indicios. Ver símbolos en las estrellas. Llamar al viento.

Anuncios

Responses

  1. Brillante

  2. Hola Alejandro,
    A veces es difícil aceptar lo que nos toca por destino y creo que es aquí donde la astrología nos puede ayudar a encontrar u orientar el camino a seguir.
    Me gusta mucho como usted escribe y gracias por compartirlo con nosotros!
    Un abrazo desde la distancia y comenzando por estos lados ya un crudo invierno.

    • Gracias Maru. La astrología es una buena amiga. Le mando un abrazo (en este caso, acalorado)…

  3. Impecable Ale, maravilloso leerte, gracias por compartir amigo del camino, como siempre. Abrazo de oso y namaste

  4. Cuanto mas Conciencia menos ego

  5. Hola. Cómo puedo contactarte para una consulta?
    Gracias, muy buenos tus aportes.

  6. Hola Alejandro, muy oportuno tu artículo para final de mi 3er año en Casa XI.

    Colaborás muchisimo en la maduración de los contenidos.

    Abrazo del corazón!

  7. Hola, Alejandro.
    Me ha encantado descubrirte entre tu verbo escrito, profundo y honesto como no puede ser otra en este caso. Me siento identificada con tu manera de expresarte, agradecida al Abate por ser la Fuente que me llevo a tus palabras.

    Gracias, un cálido saludo.
    El Guardián de Dragón

  8. Hola Alejandro, como siempre impecable tu nota y en sincronía con el descubrimiento que mi alma necesita “la sombra”… Abrazo cordial!!! Muchas gracias por tu aporte.

    • Un poco enredado, pero sin dudas es muy necesario el cambio de nuestra manera de pensar

  9. Como todo lo que escribes, es de una profundidad y riqueza poco comunes. Contiene, enseña, desafia… y duele muchas veces. Gracias siempre.

  10. Hola Alejandro,

    SI bien no nos conocemos, me gustaría contarte la sensación que tuve al releer el artículo luego de unos meses.

    La primera vez, que fue en diciembre, quedé completamente identificado con la descripción de la lucha contra la sombra, de la resistencia que uno hace para no dejar morir la imagen que tiene de sí mismo.

    Pero esta segunda vez, ocurrió algo. La misma descripción no me identificaba. Las mismas palabras que meses atrás me contuvieron ahora no me comprendían, no les daba voz a mis diálogos internos.

    Y por eso decidí escribirte un comentario, para entender un poco más este cambio.

    Me parece que el artículo explicita al detalle cierta dinámica de la sombra. Aquella que se corresponde con la identidad que se defiende del resto del contexto del cual emerge. Hablando en términos astrológicos, para la estructura Cáncer/Leo que rechaza a Escorpio.

    Quiero decir, está perfectamente explicada (desarrollada) la dinámica de la sombra desde el punto de vista de la identidad que no quiere enterarse de todo lo que ha tenido que excluir para sentirse como como algo constante, permanente, seguro, estable, individual.

    Pero siento que existen otros niveles posibles de vínculo con la sombra. Otra forma de relacionarse que no es defendiéndose o huyendo de ella.

    Y esa forma está también aludida, insinuada en el texto, puntualmente en el párrafo que comienza diciendo: “Cada imagen de sí mismo que emerge disuelve a la anterior e inicia una nueva trama de la dinámica de revelación del ser”.

    Y lo que siento es que allí hay mucho implicado. Que hay mucho para decir. Que hay palabras, que hay funcionamientos, que hay sensaciones encriptadas en esos conceptos maravillosamente sintéticos.

    Y claramente lo siento como una invitación a mí mismo a explorar esos significados, esas sensaciones, a darle contenido. Hablando en términos del artículo, me parece que esto refiere a que es momento de buscar personalmente un nuevo vínculo con la sombra, a buscar una nueva identidad provisoria.

    Gracias Alejandro por compartir y por brindar este espacio de contacto. Un abrazo!

    • Gracias amigo Adrián. Coincido con usted. El vínculo con la sombra incluye un espectro de sensaciones, sentimientos e intuiciones. Comunicar es siempre reducir un tanto ese espectro. Resistir no está mal. Acaso sea una fase necesaria del proceso con lo negado y temido. Y, como toda fase, da paso a otra. Por ejemplo, la del abrazo…
      Un placer compartir.

  11. Maravilloso Alejandro. Gracias !
    Tengo una pregunta, en la parte en que decis: “…La sorprendente evidencia de que lo temido, negado, reprimido o proyectado en los demás revela un legítimo contenido de mi ser (o del ser profundo que anima mi vida) y, por lo tanto, la persuasiva invitación a validar el cuestionamiento que representa para nuestra propia imagen personal….”
    Pregunto: ¿cual es el significado que le asignás a la palabra “SER”…en este párrafo.Se acerca más a “ALMA” o a “PERSONALIDAD” o es otra cosa? Me ha quedado la duda de si comprendi o no este fragmento…
    Gracias !
    Cariños
    laura

    • Gracias Laura. El uso que le doy a la palabra “ser” se acerca a “alma”. Abrazo…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: