Posteado por: alejandrolodi | 14 enero, 2017

Predicción y paradoja

Alejandro Lodi

(Enero 2017)

06

Hecho y tránsito. Acontecimiento y símbolo. Vivencia y sentido. Metáforas de lo que vemos y no vemos, de la realidad que percibimos y que no percibimos. Otra manera de aludir a forma y energía, a consciente e inconsciente, a materia y vibración. También, a personalidad y alma.

Personalidad y alma son nombres para referir a dimensiones diferenciadas en las que se da a conocer la vida –el misterio- que nos anima. Personalidad y alma son legítimas, necesarias y constituyentes de la experiencia del ser. Antes que entidades separadas y en conflicto, son una única e indivisible dinámica. Anular una de esas dimensiones, vincularlas entre sí de un modo antagónico y excluyente (es decir, polarizarlas), representa una distorsión de la circulación natural del fenómeno que llamamos conciencia.

Cada una de estas dimensiones de nuestro ser valora cierto rasgo de la experiencia vital. Para la personalidad, los hechos son lo más importante, porque la personalidad –el ego, el yo personal- representa una sensación de identidad conformada en el impacto sensorial y emotivo con la realidad manifiesta. La personalidad está muy atenta a qué ocurre. A si resulta grato o displacentero, estimulante o decepcionante. A si lo que sucede confirma los propios deseos o los frustra.

Para el alma, por su parte, la importancia de los hechos no reside en su crónica. El alma percibe a los sucesos concretos como contingencias vivenciales que, por su alto compromiso corporal y emocional, condicionan la posibilidad de percibir en ellos transparencias de otra realidad más psíquica e impersonal. Una vez atravesada la fuerza de los hechos, el alma incita a ser sensible a ese otro mensaje –que alude al misterio- inscripto en lo evidente y concreto. El alma atiende a cómo respondemos a qué nos ocurre.

La astrología aporta claves simbólicas a ambas dimensiones: a la personalidad y al alma. La astrología brinda información sobre el qué y el cómo. Dice acerca de los hechos y de los significados, de las traumáticas contingencias y de las profundas transparencias, de las historias y las revelaciones.

.

Predictismo y psicologismo

En astrología no podemos determinar el hecho que se corresponderá con un tránsito. Pero sí podemos afirmar que, sincrónico a ese tránsito específico, no sucederá cualquier tipo de hecho.

Excitados por la predicción, cerramos el potencial de significados de un símbolo astrológico a pocos y determinados hechos (en general, ajustados a lo que deseamos o tememos que suceda). Excitados por lo psicológico, en cambio, relativizamos la indicación explícita de un símbolo astrológico diluyéndolo en un mar de interpretaciones (en general, reconfortados en que sea el yo –finalmente- el dueño del significado de los hechos).

Con astrología no sabemos qué va a ocurrir. Y, al mismo tiempo, sabemos que no va a ocurrir cualquier cosa. No sabemos qué, pero sí sabemos sobre qué. Si a su capacidad técnica el astrólogo suma una sensibilidad exquisita que considere la globalidad del contexto cíclico de la vida de una persona, entonces puede acercarse –sorprendentemente- al qué, es decir, al hecho concreto. Ver el futuro como en un sueño premonitorio. Ver el pasado como en un trance mediúmnico. La condición es que esa sensibilidad esté lo suficientemente desprovista de carga inconsciente personal. Por cierto, algo nada sencillo, ni nada común. Nuestras expectativas sobre el futuro y nuestros traumas del pasado condicionan de un modo inconsciente a nuestra percepción de las cosas. Sólo desprovistos de deseos y de miedos, vemos lo que será y lo que ha sido, es decir, el futuro y el pasado ya inscripto en el presente. Ese es el ejercicio diario de nuestro soñar. Nuestro entrenamiento –a veces sutil, a veces tosco- en percibir más allá del tiempo.

04

.

Una clínica de Urano en tránsito a Saturno natal

Vamos a dos casos reales de mi experiencia personal con astrología.

El tránsito de Urano a Saturno natal anuncia un clima de alteración del principio de realidad, un tiempo propicio para que la estructura de seguridad donde encuentro protección y sostén se renueve, acaso brusca y súbitamente. Es una oportunidad para liberarse de los mandatos y de las normas que rigen nuestras vidas y atrevernos, entonces, a una inédita liviandad. Es momento para soltar la fidelidad a formas rígidas y animarnos a ser trasgresores y quedar abiertos a lo creativo.

Con Urano en tránsito a Saturno natal nuestro sentido de la autoridad pierde certidumbre. La ley conocida (el deber ser) es desafiada, suspendida o irreversiblemente abolida. La creatividad de la vida que nos anima supera nuestras formas establecidas. La libertad que estimula a nuestra vida prevalece por sobre toda referencia de estabilidad y permanencia segura en el tiempo.

Además, en nuestra experiencia consciente de personas humanas, el principio de realidad, las estructuras que nos dan sostén, los mandatos y las normas, el sentido de autoridad, la ley y el deber ser, las formas establecidas, la estabilidad y permanencia segura en el tiempo, se asocian con la experiencia de paternidad, con la cualidad «padre». Saturno es padre. Y en nuestra carta simboliza, también, a esa persona concreta que es nuestro padre.

De modo que, durante el tiempo en el que esté vigente el tránsito de Urano a nuestro Saturno natal, en sincronicidad con todas las otras dimensiones del símbolo, nuestro padre –su experiencia personal, la vivencia que tenemos de él- está sujeto a incertidumbre, imprevisto, libertad, creatividad, locura, vacío… Nuestro padre es libre y crea. Se arriesga a lo insólito. Sorprende y rompe la lógica de continuidad previsible. Nuestro modelo de autoridad, de pronto, expresa libertad y creatividad. Ya no hay referencia de “lo que debo ser”. Mi padre, “ese” padre, ya no está. Pocos momentos tan propicios para liberarse del padre, tanto como para ver la libertad del padre. Para experimentar la ausencia (el vacío) del padre o asistir a la locura del padre.

En uno de los casos, durante un tránsito de Urano en conjunción sobre Saturno natal, una persona vive la muerte sorpresiva de su padre. Ese padre, esa persona, luego de décadas de esfuerzo laboral y de responsabilidades familiares, comienza a plantearse (precisamente durante su segundo retorno de Saturno) la necesidad de darse más tiempo para sí mismo; y, en ese contexto, sufre un paro cardíaco fulminante. Para ese hijo, esa muerte es, al mismo tiempo, un súbito e imprevisto vacío de padre, su propio padre libre ya de cumplir con obligaciones y mandatos, y él mismo libre de esa figura de autoridad. Su padre ya no está. Esa persona ya no puede ser su Saturno. Su padre libre y él libre de su padre: todo un desafío de creatividad respecto a asumir la responsabilidad de la propia vida.

En el otro caso, por su parte, durante un tránsito de Urano en conjunción sobre Saturno natal, una mujer vive la sorpresiva y desconcertante noticia de que su padre –un metódico ingeniero de 72 años de edad, formal, práctico y sensato- ha decidido convertirse al naturismo y desarrollar su práctica visitando, con regular frecuencia anual, diversas playas nudistas del mundo (preferentemente mediterráneas). Para esa hija, la osadía y el atrevimiento de ese padre es una oportunidad de asociar la figura de autoridad con los atributos de audacia, libertad y cierta capacidad trasgresora: el referente de los modelos desafía a los modelos. Formada en astrología, esa hija temía (predecía) que su tránsito produjera la fatalidad más determinista: que su padre muera de forma súbita o accidental. Sin embargo, el tránsito tuvo otras intenciones: que viera y experimentara la libertad de su padre, y que esa libertad la expusiera a sus propios prejuicios acerca de cómo debe comportarse un padre (¿es correcto lo que hace mi padre o acaso ha enloquecido?).

En ambos casos, el astrólogo conoce con anticipación el clima que ambas personas habrán de vivir e, incluso, puede predecir que afectará a la persona de sus respectivos padres. Pero no hay ninguna posibilidad (al menos no a partir de una técnica astrológica específica) de que el astrólogo pueda precisar en cuál de esas manifestaciones concretas se actualizará aquel clima, o si se abrirán otras posibilidades inscriptas en el símbolo de ese tránsito:  que el padre sufra un brote esquizofrénico, o manifieste un Alzheimer, o abandone a su familia enamorado de una jovencita o de otro caballero, o se sume con pasión a las nuevas tecnologías, o consagre su vida a la investigación del fenómeno OVNI…

No puede ocurrir cualquier cosa y no sabemos qué va a ocurrir. Ni nada nos autoriza, en tanto astrólogos, a abrir juicios morales sobre lo que el tránsito revele, aunque algunas variables nos colmen de alegría y otras nos hundan en la desdicha.

En astrología, un tránsito planetario es como la experiencia del atardecer (o del amanecer): sabemos cuándo va a ocurrir, incluso qué va a ocurrir, y, no obstante, no hay uno igual al otro. Cronométrica y formalmente son predecibles, y, al mismo tiempo, honran lo inédito. Otra armonía de Saturno y Urano. Tiempo e instante, forma e infinito. Las regularidades del universo y sus delicadezas.

 

Anuncios

Responses

  1. Hola Alejandro,

    Excelente articulo…Me encanto!!!
    Muchisimas gracias por incluir experiencias y ejemplos de como se puede vivir los transitos.

    Un abrazo fuerte.

  2. Interesantes reflexiones que, imagino, daran para largusimos debates.
    Me quedo con “percibir mas alla del tiempo”, lo cual entiendo como “aqui y ahora”: el donde y el cuando algo puede ser manifestado y por ende significado para una posible comprension.

    Y dentro de esa posible comprension me parece que al menos en el pasado se tiene mayor precision de la escena, siempre recuerdo el inmenso aporte que me transmitiste de revisar el momento similar anterior del mismo transito.

    Creo que la intencion de precisar la escena en el futuro solo puede condicionarse en forma tan contundente, con la consecuente altisima posibilidad de ser fallida, o quedar librada a un monton de imagenes que la imaginacion generara a partir de la predicción. En ambos casos reduciendo el margen para la comprension profunda de lo que “ES AQUI Y AHORA”

    Abrazo

  3. Somos pura vibración, el movimiento vibratorio produce ondas que se expanden dando lugar a un hecho externo, que a su vez origina una reacción que impacta en nuestra conciencia, realizando un cambio en ella que vuelve a originar nuevas ondas expansivas y nuevas reacciones.
    El necesario ritmo que permite al alma manifestarse a medida que el hombre va comprendiendo qué es la Vida Real a través de su relación con todo lo que existe, a través de vivenciar su reflejo en situaciones y personas.
    Comprendiendo que lo que sucede afuera es sólo un símbolo de un significado mucho más profundo que sucede adentro, en el inconsciente y más allá de él. Como siempre Ale, gracias por tu generosidad compartida, por los surcos que vas abriendo. Abrazo de oso amigo en el camino y namaste

  4. Somos pura vibración, el movimiento vibratorio produce ondas que expanden, dando lugar a un hecho externo que origina una reacción que impacta en nuestra conciencia realizando un cambio en ella, que a su vez vuelve a generar ondas en expansión.
    Ese movimiento constante y dinámico que se produce en la conciencia, es la relación personalidad-alma.
    Es el necesario movimiento que permite al alma manifestarse a medida que el hombre va comprendiendo qué es la Vida Real, a través de su experiencia vivencial con todo lo que existe, al comprenderse reflejado en situaciones y personas.
    Comprendiendo que lo que sucede afuera es sólo un símbolo de un significado mucho más profundo que sucede adentro, en el inconsciente y más allá de él. Gracias Ale por compartir generosamente la rica información, por marcar surcos. Abrazo de oso y namaste amigo en el camino.

  5. Genial!!! Asi es..pero que hermoso cuando lo traes tan claramnete a la consciencia….nuestra vida es asi..como un atardecer amanecer..siempre es otro dia, mas nunca es igual ni lo somos nosotros!!!
    Me da mucha. alegria leerte , esa forma de desplegar ideas con Arte ,belleza y a la vez agudas observaciones!!! Es casi poesia Astrologica!!!!
    Te abrazo!!!
    Gracias

    • Proviniendo de semejante libriana, palabra autorizada. Feliz de ser leído. Abrazo…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: