Posteado por: alejandrolodi | 27 enero, 2018

Pulsión, represión y espiritualidad

Alejandro Lodi

(Enero 2018)

Los supuestos perceptivos de un paradigma vigente en la cultura son invisibles al discernimiento consciente. Subyacen a nuestra visión de la realidad. Perduran siglos mientras los humanos (nosotros) llevamos a cabo nuestras habituales vidas. Son los supuestos inconscientes de nuestras creencias, aquellos principios y valores que damos por sentado o consideramos naturales, sin cuestionarlos como construcción. Por cierto, la fuerza de esos supuestos perceptivos que sostienen los paradigmas de la cultura radica en que no son individuales, no son voluntarios ni deliberados, sino productos de una construcción social y colectiva. Son el resultado del proceso evolutivo de la humanidad. Y esto significa que no surgen ni quedan abolidos por decreto. Hay poderosos motivos para que sean los que son y no otros, para que perduren y no caigan.

Ahora, cuando estos supuestos inconscientes paradigmáticos emergen a la conciencia individual (o colectiva, en caso que alcancen suficiente masa crítica) pueden llenarnos de asombro o espanto. ¿Cómo pudimos vivir tanto tiempo creyendo “eso” sin darnos cuenta de lo absurdo o aberrante que resultaba? En realidad, creímos (creemos) en “eso” para organizar la vida y su intensidad, para atenuar la angustia de estar vivos y vinculados con la naturaleza (y con los demás). La conciencia de la muerte nos lleva a la necesidad de controlar la vida (y a los demás). Los paradigmas de la cultura atenúan la zozobra existencial, el estupor de haber sido “arrojados a la vida”. El inconsciente colectivo humano genera los supuestos que sostienen nuestras creencias, nuestra visión compartida y no cuestionada del universo en la que sentimos que estamos protegidos de la incertidumbre y la vulnerabilidad.

Quizás estemos en tiempos que obliguen a reconocer nuestros supuestos culturales (paradigmáticos) acerca de la pulsión vital y, una vez reconocidos, aceptar el desafío y la necesidad de su transformación. Es el trabajo de Hércules con la Hidra: cortar cabezas o disolver supuestos. El octavo trabajo. El portal de Escorpio, el encuentro con la fuerza creadora y destructiva que pugna en la profundidad del alma. ¿Qué hacer con la pulsión vital? ¿Cómo ejercer la sexualidad, la agresión y el apego (o, lo que es lo mismo, el control o el miedo)? La Hidra, un ser monstruoso e imbatible. Cada una de sus nueve cabezas se reproduce y duplica cada vez que es cortada por quien intenta controlar su fuerza devastadora. Quien intenta reprimirla, en verdad, la multiplica. Sólo elevando a la Hidra del suelo donde se afirmaba, Hércules logra que desfallezcan cada una de sus cabezas y que emerja entonces una: la que daba vida a todas las demás. Confortándola, el monstruo es vencido.

La perversión sexual de curas católicos es síntoma o efecto del celibato impuesto por doctrina. El supuesto subyacente es que la sexualidad es opuesta a la espiritualidad, que el placer sensual ofende a Dios. La represión de la pulsión vital -que anima el cuerpo y la psique- como condición (y exigencia) para la revelación del espíritu. Una forma religiosa coherente con el paradigma vigente en la comunidad humana de la que surge, la visión invisible compartida, el imaginario perceptivo subyacente: el sexo, la agresión y el apego como “el mal”, la pulsión vital como peligro. Como todas las instituciones de la construcción social del mundo, la religión refleja el paradigma de la cultura. Si no se rompe ese supuesto, si no caen esos mandatos doctrinarios, seguirán emergiendo “las cabezas monstruosas de la Hidra”. Si no surge la náusea ante la mutilación de la sexualidad de los jóvenes que ingresan a conventos y seminarios, ante el sadismo de enfermar sus psiquis de culpas y miedos conduciéndolos a alguna patología inevitable, seguiremos reaccionando a los síntomas, condenando -uno tras otro- a los curas perversos. En cambio, en la evidencia de las creencias subyacentes convertidas en mandatos doctrinarios, se pondría de manifiesto que no se trata de seres perversos que contaminan a la institución, sino de la perversión de la institución misma (ciega, en el mejor de los casos, a los supuestos que la sostienen y que distorsionan la manifestación de la vida) que produce sus frutos horrorosos.

Así como hoy nos preguntamos cómo pudo existir la esclavitud, la quema de herejes o los sacrificios humanos para complacer a Dios, quizás dentro de 50 años (ó 500 ó 5.000) los humanos (occidentales, al menos) nos preguntemos azorados cómo fue posible la imposición del celibato en la vida religiosa. O la monogamia obligatoria y la poligamia clandestina. “La prostitución es consecuencia del matrimonio” provoca Osho. Es probable que el conflicto con la pulsión no sea exclusivo de los sacerdotes católicos.

Anuncios

Responses

  1. …O el explotar , maltratar y asesinar a los animales por pura maldad o gula.

  2. Me parece que en el caso del celibato el problema en el plano inmediato es como mencionás la imposición doctrinaria…y la literalización de la interpretación, casi infantil de la ofensa a Dios.
    Por lo poco que sé, como praxis busca redireccionar esa poderosa concentración de energía vital con fines de potenciar la práctica espiritual, también presente en algunas tradiciones orientales.
    Pero sin duda debería ser una decisión voluntaria y a consciencia y no un “hacer de cuenta”… al igual que la monogamia.
    Como casi siempre el punto es el “cómo” más que el “qué”.
    Muy bueno como siempre Alejandro, gracias…aquí a punto de sumergirme en tu nuevo libro :)

  3. Hola, tanto tiempo Ale!!!
    Esos paradigmas no son mas que diseños. Hoy en día todas esas perversiones no son más que la exteriorización de diseños que ya están vencidos, agotados, y permitime la expresión: pedorros y que ya no SE sostienen mas. Y convengamos que no NOS sostienen más porque quiero creer que tenemos más conciencia, más auto referencia, más propósito de existencia: que no es más que ampliar la conciencia del vacío o la nada.
    Lo que pasa es que nuestros diseños tienen como propósito el propósito del dios que gobierna nuestro diseño que crea una creencia que podamos defender y eso no sale de las polaridades tan bien conocidas como el bueno o el malo, el infierno o el paraíso… Todo en referencia externa…
    Hoy podemos, si nos paramos por encima del diseño que habitamos sin negarlo, poder acceder al inconciente, a ese abstracto que no es ningún dios, y que toma una posibilidad para explorarla. Por encima del diseño son infinitas las posibilidades de exploración y lo mejor: Es que están a nuestro alcance!!!
    Besos y como siempre un placer enorme.

  4. ….apasionada nota…genial reflexión…un rayo de coherencia iluminando el pantano…

  5. Gracias, Ale!! Siempre lúcido brillante!
    Estrella

    • Gracias Estrella. Qué bueno saber de vos. Felicidades. Abrazo.

  6. Hola Ale !!!
    Genial como siempre …
    Semejante reflexion en tiempos vacacionales me cayo disonante …
    Me tuve que poner un poco mas reflexivo y serio….

    Me resuena simplemente el pensar en el paradigma dual vs el No dual ….
    La falsa discusion del bien vs el mal … el hombre malo o bueno por naturaleza ….
    Esa mirada que se pierde la comprension y no se abre al aprendizaje en contacto con la experiencia tal cual se presenta … aun en contacto con lo pulsional…

    Creo que nos organizaria muchisimo y nos validaria el cambio de paradigma solo poder ir incorporando este paradigma no dual de Ken Wilber , Norberto Levy , Ale Lodi ,Ale Luna …. y otros trovadores que nos delinean tiempos mejores y mas amorosos …

    Tu nota me refirio un poco a eso …. quzas solo delire ….
    Desde Mar del Plata abrazo y felicitaciones …..y mil gracias por tus aportes….

    Ale Martin

    • Gracias Don Alejandro. La percepción de la no-dualidad (o de la polaridad como dinámica) todavía resulta sorprendente y revolucionaria… El símbolo del yin-yang es todavía un símbolo del futuro. Le mando un abrazo y celebro la cordura de su delirio.

  7. Una vez más, un mago iluminando sectores de la noche…ojalá que esta luz se expanda Ale y llegue muy profundo a transformar estos espacios oscuros que siguen pulsando incongruencias con mensajes de amor verdadero. Como bien decís el yin yang todavía sigue siendo un horizonte lejano.
    Gracias por compartir
    Analía

  8. Que bello Alejandro! Gracias.

  9. Reblogueó esto en Psicología y espiritualidad /Psychology and spiritualityy comentado:
    Excelente síntesis del tema! Gracias Ale!

  10. Quizás comencemos a preguntarnos azorados como la casta religiosa ha mentido descaradamente a sus feligreses por siglos y siglos, manipulando a piacere las supuestas escrituras sagradas e inventando ad hoc dogmas ridículos para sostener un racconto que se cae a pedazos.

    • Muy interesante investigar esas razones. Y quizás descubramos que exceden a la casta religiosa en cuestión para profundizar en oscuridades humanas. Gracias Alan. Abrazo.

  11. Como es posible el aborto


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: