Posteado por: alejandrolodi | 11 enero, 2019

La (todavía) esotérica casa XI

Beatriz Leveratto y Alejandro Lodi

(Enero 2019)

Quizás los astrólogos aún no hemos meditado lo suficiente sobre los asuntos de la casa XI.

Nuestras interpretaciones inmediatas suelen derivar en significados que, en verdad, son propios de otras casas. Parecemos condicionados a traducir “la casa de los amigos” en términos de aquellos con quienes compartimos entretenimiento y fraternidad, un pasado al que le debemos fidelidad o un hacer en el mundo. Es decir, significados que resultan reducciones a lo que la casa XI no es. La casa XI no contiene -al menos necesariamente- a “los compañeros de banco de la escuela” (casa III), ni a amistades sostenidas en la memoria de experiencias vividas (casa IV), ni a los colegas de profesión (casa X). Esas relaciones serían de casa XI sólo si compartiéramos con ellos presente e intuiciones creativas. Es la diferencia entre el convergente vínculo de John, Paul, George y Ringo antes de grabar “Love me do” y el aura divergente de la gestación de “Let it be”: un estimulante encuentro de creatividades individuales que se potencian (casa XI) convertido en contractual compromiso entre individuos talentosos (casa X).

A partir de lo que no es, podemos definir las cualidades de los vínculos de casa XI: no esfuerzo, no compromiso, no reproche, no exigencia, no reproducción, no conocido. Tienen el color de las apariciones fugaces y significativas, capaces de estar presentes (incluso dejar marcas) sin permanecer. Vivas relaciones con virtud de rayo: súbitos e iluminados.

Aunque parezca un juego de palabras, no se trata de “vínculos amorosos que se viven con libertad”, sino del surgimiento espontáneo de espacios vivenciales (no premeditados, no ajustados a plan) de libertad para amar, de hacer contacto sin apego, de nítido encuentro sin continuidad. Relaciones en las que la distancia no es sentida como ausencia, ni vivida con culpa. La casa XI propone la abismal experiencia de un encuentro humano que respeta el vacío de forma, contacto significativo y revelación incondicionada.

Los vínculos de la casa XI abren visiones y claridad sin exigir acuerdo a modelos o ajustes institucionales. Estimulan nuestra capacidad de registrar la hiperconectividad del universo: toda la información necesaria está disponible en este momento, si establezco vínculo pleno con el presente, con lo que es aquí y ahora más allá de toda comparación con lo que debe (pasado) o debería (futuro) ser.

La casa XI favorece la conciencia de red y, por eso, la circulación libre y espontánea de la información de la vida. Es la actitud existencial de dar paso. No como “gentileza”, sino como prevalencia del conjunto por sobre la ventaja individual (la casa V como opuesto). Asistimos a una escena de casa XI cuando, por ejemplo, un automovilista cede el paso en un cruce de calles para que el tránsito detenido cobre fluidez; o cuando en el circunstancial desayuno en un hostel de una tierra desconocida, un extranjero -que nunca vimos y que nunca volveremos a ver- nos sugiere la visita a un lugar que habrá de provocar una revelación en nuestra vida.

Las relaciones de casa XI tienen un potencial de iluminación. Nos permiten ver sin contraer carga. Tienen el carácter de la espontaneidad sin adherencias, de crédito sin deuda. Es el reino de las sincronicidades, de la relevancia incausada, del efecto significativo de un evento, de una convergencia de destino que se presenta casual, no premeditada, emergente de un espacio existencial desconocido que se actualiza.

Los encuentros de casa XI son una cita con nuestras potencialidades inéditas, con la dote del futuro. Y, por eso, suelen generar conflicto con nuestras costumbres, con nuestros hábitos de reconocimiento. Nos invitan a confiar en dejar de ser “yo” y advertir un “nosotros”, a descubrir el beneficio de que nuestra vida opere en red y que pugne por la fluidez. Como pájaros angustiados golpeando el vidrio de una ventana que, de pronto, sin que sepamos cómo ni por obra de quién, se abre y nos libera al mundo.

Anuncios

Responses

  1. Ufff, adorable mensaje,gracias a los dos!!
    Lo creativo en los vínculos genera como una magia que nos une…como si fuese un distinto,un otro que toma entidad y suspende por un instante el tiempo

  2. He resonado profundo. Gracias ambos por tan bello y significado texto. Abrazo.

  3. Muy bueno! Se lo acabo de pasar a mi madre que tiene stelium de leo en casa 11, 6 planetas en total… Le vendrá muy bien!

  4. Qué lindo💕

  5. Tengo Sol en Capricornio y Ascendente en Virgo. La mayoría de los eclipses Cáncer, Capricornio caen en mis casa 11 y 5. Gracias por que esto aporta una visión más amplia a ese nodo norte en Cáncer.

  6. Resonante descripción. Con 5 de los 7 planetas interiores, y Quirón, habitando esta casa, las definiciones leídas encasillaban algo que va mucho más allá de los límites asignados.
    Aquí el Ego empieza a diluirse, a desvanecerse a través, o con la ayuda, del No Apego. Por algo es la antesala a la gran Casa XII.

  7. Hermoso…

  8. Ale como siempre ” al hueso” y con tanta claridad. Muy bueno el “refresh” de la riqueza que nos brida la casa XI !! Gracias !!

  9. Con grupos de alumnos que reúno en casa para aprender astrología, tener en mi Carta 4 planetas en Casa XI es tan de libro !! Me gustó la holística mirada con la que describen esa Casa, que en mi carta, es casi mágica, impredecible y un caldo de cultivo para el darse cuenta del “nosotros”.

    • Gracias Liliana. La imagen de la casa XI como “caldo de cultivo” no está nada mal. Abrazo.

  10. Gracias Ale ,siempre es un placer y un ejercicio de sensibilidad maravilloso leerte

  11. Perdón Gracias a los dos ,Ale y Beatriz

  12. Uff! Absolutamente maravilloso. Gracias Alejandro por compartir ésta hermosa descripción de la Casa XI. Un abrazo

  13. Muy inspirador y real, con 6 planetas más el nodo sur en casa XI en Virgo, se agradece esta visión profunda y actual. 🙏🏻

  14. Creo que con esto y viendo a Quirón solito en la casa, empiezo a entender el episodio más importante de mi vida. Es demasiado. Gracias perpetuas y totales…

  15. que interesante y diferente descripcion de la casa xl pluton transitando por la mia me recuerda esta parte que dice * un extranjero -que nunca vimos y que nunca volveremos a ver- nos sugiere la visita a un lugar que habrá de provocar una revelación en nuestra vida.*
    Gracias Ale como siempre ampliando las visiones….. besos

  16. Que buen relato, me encanta como escribis/ escriben. Justo le hice la carta a una mujer con un stellium en XI, oposición Neptuno…polarizada en este último, vivencias y aprendizajes del potencial que relatas. Abrazo Ale!!!!

  17. Muy bueno. Tengo sol, Marte y nodo norte en casa 11


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: