Posteado por: alejandrolodi | 22 agosto, 2019

El encanto de la conspiración

Alejandro Lodi

(Agosto 2019)

“Incluso un paranoico tiene algunos verdaderos enemigos…”.

Henry Kissinger.

Uno de los recursos más habituales para negar la realidad es la teoría de la conspiración.

Rinde el beneficio de un efectivo permiso para habitar fantasías, de encontrar un modo eficiente de rechazar evidencias y replegarnos en nuestros paraísos encantados.

Gracias a la teoría de la conspiración nuestra incapacidad de responder a la incomodidad del mundo, a sus injusticias, a sus trances amargos, en definitiva, al lado oscuro de la existencia, se enmascara de virtud, de sagacidad para descubrir el truco que engaña a todos los que están fuera de nuestra burbuja fascinante.

Gracias a la teoría de la conspiración no debemos cuestionar nuestra imagen de la realidad. Si el mundo no es lo que necesitamos creer que es, es por obra del engaño sutil perpetrado por fuerzas malévolas. En la realidad que necesitamos habitar confluye el bien. Nada puede cuestionarla. Y si pruebas contundentes -perceptivas, racionales, sensibles- parecen contradecirla, es porque son una construcción deliberada de quienes quieren quitarnos la gracia de nuestra felicidad. Esas evidencias son sólo apariencias, perversos relatos representados -oscura y eficientemente- por las fuerzas del mal.

El recurso de la teoría de la conspiración delata nuestro infantil narcisismo, nuestra inmadurez para tomar responsabilidad de las cosas, nuestro miedo a cuestionar modelos heredados, credos dogmatizados, ideas congeladas en el pasado. Aferrados a teorías conspirativas, somos niños temiendo perder el favor de los padres, aterrados de asumir desengaños, incapaces de reconocer que la fidelidad con lo que percibimos acaso nos exija resignar lo que creemos. Los reyes magos existen (tal como dijeron nuestros padres y los padres de nuestros padres) y son sus enemigos, justamente, quienes pretenden velarlos a nuestra creencia.

La tierra será plana, el avance científico un retroceso enmascarado y las vacunas venenos. Ciertas tribus humanas serán demonizadas, ciertas tribus humanas santificadas y la guerra glorificada (la espada de la justicia y de la verdad). La corrupción de los líderes negada, como también la sombra de los ídolos, la venalidad de los funcionarios públicos, las huellas lunares de Armstrong, el espanto de Auschwitz o la existencia de Paul McCartney (que, como indica con claridad la tapa de “Abbey Road”, murió a mediados de los sesenta y, fruto de una conspiración de la discográfica junto con John, George y Ringo, fue reemplazado en secreto por otro).

La verdad está oculta por obra de una conspiración mundial desde hace siglos. O quizás desde siempre. La realidad no es la realidad, sino una perversa representación de aquellos que dominan oscuramente el orden del mundo. Y solo nosotros -los intelectuales sagaces, los elegidos por Dios, los dotados de exquisita sensibilidad a la verdad- nos damos cuenta del engaño y resistimos el sometimiento de los poderosos (y ya sabemos que el poder es satánico). Nadie podrá sacarnos de nuestro mundo idealizado y su universo de dioses, héroes y mártires. Todo aquel que lo intente pertenece a la conspiración.

La conspiración aparece como un deliberado recorte de datos de realidad al servicio de construir un imaginario de impecable lógica sostenido en un supuesto perceptivo delirante, azaroso y caprichoso que no puede ser cuestionado. Todos los órdenes de la realidad aparecen alineados para corroborar una ocurrencia subjetiva, narcisista y, en definitiva, absurda. Las religiones y las iglesias, los líderes mundiales, los grupos hegemónicos de poder económico y político, la ciencia académica, los laboratorios farmacéuticos, las universidades, los medios de comunicación y las usinas de información, las compañías aeronáuticas, las federaciones deportivas y seguramente la mayoría de las ONG, todos ellos en secreta confabulación, al servicio de crear y reproducir una realidad artificial que nos perjudica (y que los favorece). 

El encanto de la conspiración. Las alturas y los abismos de Neptuno. La sensibilidad perceptiva a dimensiones sutiles y transpersonales, a ordenes de misterio que desbordan las explicaciones de la razón, operadas en la conciencia humana y traducidas por ésta de modos expansivos o regresivos, que amplían el registro de la realidad o lo reducen, que abren campos perceptivos a favor del bienestar psíquico o los cierran a riesgo de psicosis. El símbolo de Neptuno. Las delicias y los peligros de una cuerda transpersonal. Otro filo de la navaja.

Acaso la verdad está velada. Pero no por conspiración externa, sino por un íntimo miedo. El sagrado misterio del viaje espiritual. Un desafío para la personalidad. Una aventura del alma.

Al fin y al cabo, en “La conversación”, Gene Hackman disfrutaba su saxofón, escuchaba a enemigos… y lo estaban escuchando. 

 


Responses

  1. Seguramente es muy delirante la idea de una megaconspiración planetaria, pero que en ciertas zonas de difusos límites de la vida social se dan articulaciones inaccesibles a las mayorías que las pueden orientar a ser útiles a ciertos intereses, más allá del alcance concreto de su eficacia, creo que es una realidad con consecuencias evidentes para millones de seres. Eso no obsta a que las fantasías ( cinematográficas, literarias, periodísticas etc) colectivas les den más poder del que en realidad tienen y, en lo particular , a los sujetos le sirvan de coartada, personal o social para justificar su comodidad, frustración o indiferencia. Comos siempre siento que estos textos dispararían conversaciones y reflexiones, cuyas hipótesis, aclaraciones, reformulaciones, superarían infinitamente el espacio de estas escrituras. Gracias Alejandro

  2. Quienes no nos subimos a la polarización nacional rabiosos versus buena onda no distorsionamos tanto la percepción de la realidad por proyectar tanto en el otro, pero eso no quiere decir que no veamos que ambos tienen la misma agenda… Sólo se diferencian en el juego de cómo lo dicen (vamos por todo o este es el único camino incluso mediante el teatro de actores de uno y otro lado para exacerbar). No hace falta elucubrar conspiraciones, algunos podemos darnos cuenta que lo que está bien a la vista intenta quedar velado con más eficacia que lo oculto para no despertar sospechas.

  3. Hola Ale ! Muy bueno tu essay ! Como siempre , tu mirada aporta claridad e invita a asumir responsabilidad al poner en evidencia los mecanismos regresivos que nos impiden evolucionar. Hablando de evolución… cómo va el proceso curativo de tu fractura múltiple? Ojalá pronto estés totalmente recuperado ! Abrazo. Victoria Enviado desde mi iPhone

    • Gracias Victoria. Un poco mejor cada día. Hay que tener paciencia. Abrazo.

  4. Imagino que en tu (siempre)inteligente artículo estarás hablando del kirchnerismo o el cristinismo camporista y sus alcahuetes de turno y amiguos del poder, que en lugar de defenderse con respuestas concretas a los temas por los que ser los acusa, se victimizan y ensayan teorías persecutoria y conspirativas
    No son ellos infantiles, en eso disiento, sino las pobres gentes a las cuales, en suignorancia que ellos mismos vienen generando, les creen y los siguen votando.
    Que hacemos querido Alejandro?

    • Gracias Carlos. El artículo intenta describir un patrón psicológico universal. En ese sentido, no alude a ninguna fantasía conspirativa en particular. Desde la lógica de ese patrón, cada vez que necesitamos forzar la realidad para que coincida con las creencias de una facción (o de un polo fijo de la polaridad) es probable que se configure una muy convincente conspiración. Abrazo.

  5. Genial como siempre Alejandro… podrías explicarme de otra manera qué quieres decir con “cada vez que necesitamos forzar la realidad para que coincida con las creencias de una facción (o de un polo fijo de la polaridad) es probable que se configure una muy convincente conspiración.”? Gracias

    • Gracias. En general, cuando la realidad no coincide con nuestros prejuicios preferimos creer que alguien nos está engañando. Abrazo.

  6. Brillante el análisis, de una claridad y lucidez. Felicitaciones.

  7. Nunca más oportuno despues de escuchar ayer las auto defensa de la destemplada Cristina K. Los poderes hegemónicos ,jaja. Obviamente invocan siempre la conspiración pero ellos mismos no se la creen. Es para engañar a la (pobre) gilada. Pobre pais
    Gracias Alejandro. Impecable¡¡ como siempre

  8. “La verdad está oculta por obra de una conspiración mundial desde hace siglos.”
    Independientemente de nuestro intento de evasión imaginando conspiraciones para justificar nuestras frustraciones, las conspiraciones siempre existieron.El enemigo como recurso para unificar y manipular voluntades es la estrategia utilizada por los poderes de todas las épocas.

    • Es un tarea que convoca toda nuestra sensibilidad y discernimiento la de distinguir entre lo cierto y lo imaginario. Gracias. Abrazo.

  9. Alejandro, a simple vista tu articulo me lleva a replantearme mis ideas conspirativas sobre los grupos de poder que funcionan ejerciendo una influencia más que significativa sobre la sociedad, siento que suele ser peyorativo el uso de lo conspirativo, pero a su vez me parece revelador tanto tirar del hilo de los que dominan el mundo (extropección) como tirar del hilo de lo que realmente domina mi interior (introspección). Abrazo!

    • Gracias Marcelo. Está muy bien atender a ambos hilos. Abrazo.

  10. Como le dije ayer, hace poco descubri de su existencia, lo mismo la de su blog.
    Asi como ayer pude elogiar uno de sus trabajos, me permito hoy (como buena escorpionana)que ama plutonizarse en la lectura, y analizar atenta, yendo profundo… poder entonces oler las incongruencias…
    ” El recurso de la teoría de la conspiración delata nuestro infantil narcisismo, nuestra inmadurez para tomar responsabilidad de las cosas, nuestro miedo a cuestionar modelos heredados, credos dogmatizados, ideas congeladas en el pasado. Aferrados a teorías conspirativas, somos niños temiendo perder el favor de los padres, aterrados de asumir desengaños, incapaces de reconocer que la fidelidad con lo que percibimos acaso nos exija resignar lo que creemos. Los reyes magos existen (tal como dijeron nuestros padres y los padres de nuestros padres) y son sus enemigos, justamente, quienes pretenden velarlos a nuestra creencia.”
    Me parece que no ha entendido quizas, que algunas, o incluso quizas todas (las conspiraciones que ha citado en su texto), precisamente lo que se permiten aunque ud y tantos otros, las traten como en su caso, bajo el tecnicismo de Astrologo como fantasias Neptunianos… otros podrian categorizar como delirios de seres que se creen o pretender sentirse iluminados… o simplemente para otros ignorantes… todos desde un lugar descalificante e incluso ridiculizante… que justamente, cierta rigidez Saturnina desde sus profundidas, no permite ver que precisamente muchas de esas “teorias conspirativas” (la tierra plana, las vacunas veneno, el avance cientifico retroceso enmascarado) han venido a cuestionar y enfrentar, “nuestro miedo a cuestionar modelos heredados, credos dogmatizados, ideas congeladas en el pasado” la tierra redonda o esferica, la incuestionable benevolencia de las vacunas, la ciencia oficial como sinonimo de avance y progreso… mas creencias cristalizadas… quien le iba a decir a la ciencia oficial que en el siglo xxi su supremacia de dogma divino seria cuestionado… dandonos el lujo de dudar de lo que hasta ahora se ha comido sin chistar, aunque eso implique mirar de frente y abrirse al miedo de que quizas todo ese esquema que me comi desde el jardín (antes que yo mi mama, antes que mi mama mi abuela) cristalizado como verdad hace ya varias generaciones tambalee… no sea… y entonces deba dejarlos morir… cuanto miedo se esconde cristalizado en la incapacidad de vislumbrar en las teorias conspirativas no una fantasia Neptuniana sino el hacerse cargo de que quizas las cosas no son como han venido contandolas… creo que Pluton en Capricornio esta haciendo de las sullas… deliciosas… todas esas estructuras añejas putrefactas ya no pueden ser escondidas ni por el mas pillo y sagaz de los malevolos…

    “Ciertas tribus humanas serán demonizadas, ciertas tribus humanas santificadas y la guerra glorificada (la espada de la justicia y de la verdad).” Eso precisamente no parece ser el objeto de cuestionar los modelos cristalizados putrefactos, sino hechos constatables de la realidad que se cuestiona. Por otro lado, “La corrupción de los líderes negada, como también la sombra de los ídolos, la venalidad de los funcionarios públicos, las huellas lunares de Armstrong, el espanto de Auschwitz o la existencia de Paul McCartney” tampoco pareceria ser el objeto de los “conspiranoicos” la negacion de nada, sino ver toda esa podredumbre y vanalidad, cuestionarla y con total derecho, decir no… ya no te compro, ni te como… aunque eso implique que me quede vacia…

    Quizas no ha profundizado aun lo suficiente en su investigacion sobre algunas teorias de la conspiracion, o si ha profundizado pero sin haber podido abordar dicha investigacion habiendo podido antes dejar ud sus viejos moldes, creencias, y juicios de lado… investigar con una mente mercurial, con la curiosidad de un niño que se abre a las multiples posibilidades… quizas (y se lo dice una par) la Luna en Capricornio se escurre como arena entre los dedos.
    En este articulo no hay resonancia… y aunque quizas me tilde de conspiranoica en grado 100 de delirio neptuniano… sigo agradeciendo haberlo encontrado en mi camino. Porque no, para todos los conspiranoicos, “Nadie podrá sacarnos de nuestro mundo idealizado y su universo de dioses, héroes y mártires. Todo aquel que lo intente pertenece a la conspiración.”

    Agradecida de que comparta… 🙏
    Lo seguire leyendo.

    • Gracias Gabriela. Las conspiraciones existen. Y el encanto de la conspiración también. Abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: