Posteado por: alejandrolodi | 1 mayo, 2012

La armadura del penitente

Alejandro Lodi

(Mayo 2012)

“…Las almas repudian todo encierro…”

(Luis A. Spinetta)

En la película “La Misión” un asesino pide a un sacerdote que lo absuelva de su culpa. La penitencia consiste en cargar una armadura durante una larga travesía. La arrastra penosamente cruzando aguas. La asciende con esfuerzo montañas. Hasta que el sacerdote decide que es suficiente y en un seco gesto amoroso corta la soga que lo une al lastre. El asesino, liberado al fin del peso de su culpa, contempla la armadura cayendo al río y despedazándose contra las piedras. No lo invade la alegría. Una conmoción lo atraviesa y lo dobla en llanto. Todo aquel esfuerzo deshecho en segundos. Su liberación es una pérdida. Su liberación es una conversión. Su liberación no es un beneficio a su persona. Es un compromiso con una nueva vida sin opción de retorno.

¿Qué simboliza esa armadura del penitente? ¿Qué representa ese lazo que une a la conciencia con su lastre? Es el lazo que nos une a la identidad conocida, a la imagen de nosotros mismos que afectivizamos porque nos brinda la sensación de identidad, de ser alguien y calmar así esa angustia existencial pavorosa que a todos nos atraviesa. La estructura del ego consciente resguardándose del misterio inconsciente. La seguridad de la isla frente a la amenaza del océano que la rodea.

Pero en tiempos de XII esa protectiva armadura comienza a ser vivida como la fuente de un sufrimiento del que el alma pide liberarse. El alma necesita liberarse de aquello que da seguridad a la personalidad. Los tiempos de XII son momentos para hacer explícita esta percepción. Sentir que no hay otra opción más que disponerse a la pérdida de la certidumbre conocida y confiar en lo hasta ahora temido, porque la seguridad del suelo continente se ha agotado y para vivir se está obligado a bucear en aguas misteriosas. La vida en la isla del ego se ha convertido en un infierno. No hay opción. Es el momento oportuno del perdón, la purificación y la conversión. De revelar lo sagrado de aquello hasta ahora profano, oculto, no visible a la conciencia. Y esa es la raíz de la palabra sacrificio: sacro-oficio, hacer sagrado, revelar la dimensión sagrada (y hasta ahora oculta) de los hechos.

Revelarnos y florecer a esa dimensión sagrada implica quedar expuestos a un vacío. Atrevernos a ver la armadura de nuestras ideas y emociones que nos han dado seguridad cayendo ahora a las aguas. Sentir la ambivalente sensación de liberación y pérdida, de vitalidad sin referencias conocidas. Liberarnos del yugo de aquello que supo protegernos y darnos seguridad, pero que hoy queda expuesto como fuente de pesadillas, de sufrimiento, de muerte.

La lógica circular de la astrología promueve la percepción de la polaridad como una dinámica de oscilación e interpenetración, como un juego de luz y sombra que no requiere ser resuelto gracias a “traer a la luz toda la sombra que me falta integrar…”. Aunque pueda representar un intento muy noble, “traer la sombra a la luz” expresa la voluntad de mejorar, no de transformarse. Y la percepción de luz y sombra es un símbolo de transformación, no de mejoramiento. ¿Por qué? ¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que se trata de una dinámica que muestra que la sombra que se hace explícita se corresponde con una luz. Es la sombra de esa luz. Hacer contacto con lo que sombríamente proyectamos en nuestros vínculos y en nuestros hechos de destino va a exigir transformar la imagen que tenemos de nosotros mismos.

En nuestra lógica mandálica, en tramos breves del desarrollo de conciencia el movimiento se muestra lineal y se superan obstáculos. Pero en tramos expandidos el movimiento se evidencia en espiral y se disuelven supuestos inconscientes. En lo breve el camino parece recto, en lo expandido se explicita curvo. En el movimiento lineal del desarrollo se mejoran conductas, en el despliegue en espiral se transforman hábitos de percepción.

Como hace 30 años, Saturno en el cielo recorre el signo de Libra y los tramos finales de su tránsito por la casa XII de Argentina antes de cruzar el Ascendente e iniciar un nuevo ciclo de estructuración. Como comunidad recorremos aún tiempos de XII. Tiempos de agotamiento de hechizos. O de refuerzo del lazo que nos une a ellos. Los desafíos a escala social no difieren de los individuales. La astrología nos invita a disolver fronteras, a percibir que aquello que en una dimensión está separado, en verdad, profundamente, participa de un mismo proceso. La astrología habilita una percepción que disuelve la frontera entre cielo y tierra, entre mundo interno y mundo externo, entre identidad y destino, entre experiencia personal y experiencia colectiva. Para meditar acerca de los procesos de nuestra comunidad no es necesario otro ejercicio que mirar hacia el propio corazón. Comprendiendo uno se comprenderá el otro. Transformando uno se transformará el otro.

Hace 30 años ocurría un hecho: vivimos una guerra. Agotar un ritual colectivo como la guerra de Malvinas requiere de toda nuestra sensibilidad y capacidad de discernimiento. Es un ejercicio que no puede evitar la necesidad de meditar acerca de las dimensiones más oscuras del natural y legítimo sentimiento comunitario de nación. Cuanto más se enfervoriza y cierra sobre sí misma, la luz del orgullo nacional muestra como sombra conflicto y guerra. La excitación de luchar contra los enemigos proyecta como sombra la incapacidad de vincularse y la omnipotencia narcisista de un mundo “sólo habitado por mí (o mi clan)” o “por los que sienten como yo (o mi clan)”. Y no se trata de no tener un sentimiento nacional. Incluso, en casos extremos, no se trata de no participar de guerras. Se trata de ya no poder festejarlas. Se trata de sentirlas como una pesadilla de la que no sabemos despertar. Y ese sentimiento inicia la fase del hastío por lo mismo que antes encendía de entusiasmo. La fase de la náusea por lo mismo que antes nos atraía.

Esta reflexión excede los rasgos de una comunidad humana en particular como la argentina. Es un conflicto que anida en el alma de la humanidad. ¿Qué es evolución? ¿Cómo significar el progreso de la conciencia humana? ¿Representa una mejora pasar de matar a miles de personas con el filo de las espadas y las llamas de las hogueras en un baño de sangre que duró todo el día y la noche del 15 de julio 1099 en Jerusalén a hacerlo con una bomba atómica en apenas pocos minutos el 6 de agosto de 1945 en Hiroshima? ¿Es un progreso tal eficiencia en la aniquilación? ¿Marca una evolución la reducción de crueldad que supone esa ejecución súbita? La evidencia de que no lo es representa la caída del mito positivista en el siglo XX. Todo nuestro progreso tecnológico e intelectual, ¿qué capacidad de respuesta muestra frente al tema del apego emocional, el celo tribal, el fundamentalismo de las creencias y el miedo a la muerte? Hay diferencias entre Jerusalén de 1099 e Hiroshima de 1945. Sin embargo, la reacción arquetípica al hechizo de la purificación por exterminio es trágicamente parecida. En eso consiste la caída de la percepción lineal y el florecimiento de la percepción circular o mandálica. En astrología, el agotamiento de un proceso en fase de XII nos ubicará en un nuevo comienzo, a ver las cosas desde “cero” otra vez, capitalizados (o indigentes) de aquello que ha sido desarrollado (o frustrado) en el proceso que se ha consumado.

30 años atrás, en otro tiempo análogo, con dolor extremo, como comunidad nos liberamos del hechizo de creer en el honor militar como salvación. Y la experiencia de esos 30 años muestra que no hay vuelta atrás. ¿De qué fantasías tenemos oportunidad de liberarnos hoy y que hasta ahora dieron vida a nuestra acción? ¿A qué hechizos nos mantendremos aún cautivos por no poder, no saber o no querer liberarnos? ¿Nos consta en nuestra vivencia emocional que la vida es más creativa que nuestros miedos? ¿Confiamos en que el sentido florece del vacío?

Encantarnos con imágenes puede resultar estimulante para la acción. Hasta el punto en que descubrimos que esa misma imagen es atrapante y que debemos liberarnos de ella… Y nos encantamos con otra imagen que vuelve a estimularnos. Hasta que descubrimos que nos atrapa. Y entonces nos liberamos… Y nos encantamos con otra imagen que vuelve a estimularnos. Hasta que descubrimos que nos atrapa. Y entonces nos liberamos… Y nos encantamos con otra imagen que vuelve a estimularnos. Hasta que descubrimos que nos atrapa. Y entonces nos liberamos… Hasta que…

En otra película, “Las alas del deseo”, un ángel anhela encarnar. Se le cumple su deseo y para que “se las empiece a arreglar” en las cuestiones del mundo “le tiran” una armadura por la cabeza. De la herida que le provoca comienza a salir sangre: la primera evidencia de que ha cobrado (¡al fin!) vida humana.

La armadura.

La sangre.

El viaje que conduce a un principio.

“La Misión” Escena del perdón. http://www.youtube.com/watch?v=-c2Ppcrs6Os

“Cantata de los puentes amarillos”, Luis Alberto Spinetta. Del álbum “Artaud”.

Anuncios

Responses

  1. Impecable Ale , gracias !!!! Un abrazo.

  2. Hola Ale
    Que buen articulo !!!! Me llego hasta al alma!!Los tiempos de cerrar ciclos y volver a empezar, como vos decis desde otra dimension de nuestra personalidad, son dificiles pero a la vez liberadores. Siempre siento esa sensacion plutoniana de fin y tristeza pero de una increible libertad.
    Un abrazo !!!!

  3. Me pregunto también si la entrada de Neptuno a Piscis no acentúa también esta percepción de fantasmas y hechizos, aquello que aún no podemos identificar claramente, ¿quién no vive entre imágenes fantasmales
    perdiendo por momentos la percepción de lo real?

    • Gracias Gabriela. Yo también me lo pregunto. Y me parece que sí. Abrazo

  4. INCREIBLE PERO TAN REAL,NOSOTROS O POR LO MENOS YO,SIEMPRE ENCUENTRO FIGURAS ,IMAGENES QUE ME ATRAPAN ME ENCANTAN Y LUEGO ME DESENCANTAN ,ENTIENDO QUE DEBO ABANDORAR ESE MECANISMO PARA ENTRAR EN EL ESPIRAL,CLARO QUE NO ES FACIL, LA PASION POR ESAS FIGURAS ES MUY FUERTE ES MUY ATRAPANTE PERO PARA CONTINUAR CON LA ESPIRAL HAY QUE AGOTARLAS ,VACIAR CASA XII LO MAS QUE SE PUEDA, GRACIAS ALEX,MUY CLARO CARIÑOS

    • Gracias Cristina. Todos estamos haciendo ese trabajo, a escala individual y colectiva. Abrazo

  5. La armadura provoca una herida, y es el vehículo de quien está encarnado. La armadura daña para evitar el daño. Comenzamos el recorrido en ella, para liberarnos en algún momento, en el que el alma o la sangre, se nos escapará por alguna ventana. En cada espiral podemos hacerla más liviana, y crear experiencias nuevas. Sin embargo, armadura rima con carnadura. Un tema para profundizar y ver desde todas las perspectivas posibles, y te agradezco la riqueza con que exponés tus artículos!.

    • Gracias Gabriela por describir con tanta sensibilidad nuestra paradoja. Abrazo

  6. Creo que es esto está la civilización y la humanidad, agotando hechizos desde una lógica circular, dejando viejas ropas. Un momento que requiere que nuestro ego no se proyecte como el sentir universal; sino que se asuma con humildad en saberse parte involucrada en la espiral.
    Ver desde cero otra vez pero desde otro lugar por primera vez; bienvenido sea.
    Confiar en florecer desde el vacío, es confiar en que lo nuevo será lo que el universo sabiamente nos brindará para nuestra evolución…. y el dolor dejará de ser dolor (ese dolor).
    Gracias, Ale!

    • Gracias María Inés. Estamos todos intentándolo. Y qué bueno compartirlo con sensibilidades como la tuya. Abrazo

  7. Me encanto, yo estoy energeticamente igual que Argentina ya que tengo casi el mismo grado de asc. en libra y la verdad que el agotamiento de saturno es complicado, es triste ,solitario y sombrio pero si nos animamos a transitarlo a conciencia vamos primero a ver y despues a experimentar que si algo se agota es porque ya no nos sirve. Pienso que los hechizos de la XII tienen que ver con manotazos de ahogado para intentar permanecer en estructuras conocidas que ya no nos sirven. hay que fluir hacia lo nuevo, hay que tener coraje ya que no es el fluir sagitariano sino fluir entre lodo oscuro, sombras y dolores ,la guerra , los muertos, los milicos tematicas que todos acatamos y los fantasmas tan negados y escondidos que aparecen. Saber lo que NO QUEREMOS MAS pero permitirnos todavia no saber que queremos o como estructurar lo que creemos, todavia, que queremos. Menudilla tarea para todos nosotros.

    • Gracias Andrea. El tema con los hechizos es que la voluntad cuenta poco. Si esas fantasías están vivas entonces toman a la conciencia. Lo difícil de todo esto es que si vemos hechizos actuando es porque todavía es necesario para nuestra conciencia colectiva. Por eso la tarea es doble: comprender que es aún necesario vivirlos y resistir su encanto (como Ulises atado al mástil escuchando el canto de sirenas). Recontrasupermenudilla la tarea. Llevarla a cabo en soledad puede resultar muy angustiante. Acompañarnos con sensibilidades como la tuya es más aliviante. Abrazo

  8. Como Andrea, – comentario anterior- tengo la sensación que ella pone en palabras: los manotazos de ahogado….. seguir haciendo rituales con aquello que ya se agotó , que perdió su vigor inicial……no dejar que se disuelvan las imágenes del ” encantamiento”….. Que decir Alejandro, coincido con tu visión y me da mucha alegría encontrar a alguien que puede ponerle palabras a este capítulo de nuestra realidad como país. Abrazo fuerte!!!

    • Gracias Eliana. En tiempos de XII es necesario encontrarse con esos encantos del pasado. Son pruebas psíquicas para la conciencia: ¿producen náuseas o todavía encienden entusiasmo? Son adicciones psíquicas. Y en algún momento hay que volver a tener enfrente a aquello que nos fascinó y condujo a tanto dolor, para ahora poder decir “ya no” y despedirse, o ceder nuevamente a su efecto embriagador. Ese momento son los tiempos de XII.
      Abrazo

  9. En “las alas…” la armadura también era la primera posesión material (en el mundo material) de los ángeles caídos. Será que cuando se produce el cambio de conciencia lo que era una carga se transforma en una ayuda? Será que aún no nos damos cuenta como pueblo que nuestros problemas y conflictos son en realidad una preparación? Por las dudas, en este momento bisagra, lo más recomendable parece el ejercicio de intentar amar, tolerar, y no condenar, de achicar la distancia afectiva entre los polos en conflicto.

    • Gracias Klaus. Si me pernmitís un juego de palabras, es tan cierto lo que decís como que cuando hay un salto de conciencia “lo que era una ayuda se transforma en una carga”. Los ángeles anhelan encarnar, los encarnados anhelan angelizarse. El alma ama la personalidad, la personalidad ama al alma. El cielo ama la tierra, la tierra ama el cielo.
      No hay con qué darle a Lennon y Mc Cartney: “all you need is love”. Y no hay con qué darle a Tanguito: “un amor de primavera que anda dando vueltas”. Abrazo.

  10. Gracias Ale por regalarnos estos viajes de reflexion y concientizaciòn que nos toca tan profundamente: Abrazo grande.

    • Gracias Horacio. Es bueno compartir este viaje con vós. Abrazo

  11. gracias Ale me encanto , ojala los argentinos dejemos de atraparnos en fantasias e imagenes ganadoras y nos pongamos a trabajar en pos de una recuperacion realista.
    besos Cora

    • Gracias Cora. El tema con las fantasías es que hay que agotarlas. Confiemos. Abrazo

  12. Gracias Ale por mostrarnos lo que nos parece real, a través de tu sensibilidad profunda. Tenés razón, estamos en tiempos de reflexión profunda personal -principalmente-, si no trabajamos arduamente en eso, se hará muy difícil seguir hacia el camino de una conciencia colectiva. Pero, bueno, déjemos llevar por la VIDA, nuestra gran maestra. Abrazo fuerte.

    • Gracias Cristina. Estamos juntos en esta experiencia. Abrazo

  13. Gracias por comportartir tus reflexiones. Este artículo tiene una belleza especial, el paralelismo con una de las escenas más sensibles y profundas del cine. Siento emoción y miedo a la vez…esta vez mientras leía iban apareciendo imágenes…los fantasmas seguirán impidiendo cortar la soga? porque al final son hechizos como decís, lo que fué, lo que no pudo ser…y me lo estoy diciendo a mi misma. Cariños. Liliana.

    • Gracias Liliana. En varios comentarios ha surgido esta misma necesidad: mirar hacia el propio corazón… Abrazo

  14. Impecable!!!…. Muchas Gracias por compartirlo.
    Cariños, Lau

  15. Tu artículo me recordó un fragmento del libro tibetano de la vida y la muerte.

    Lau

    Autobiografía en cinco actos – Sogyal Rimpoché

    1- Bajo por la calle.
    Hay un hoyo profundo en la acera.
    Me caigo dentro,
    Estoy perdido… me siento impotente.
    No es culpa mía
    Tardo una eternidad en salir de él.

    2- Bajo por la misma calle.
    Hay un hoyo profundo en la acera:
    Finjo no verlo.
    Vuelvo a caer dentro
    No puedo creer que este en el mismo lugar.
    Pero no es culpa mía.
    Todavía me lleva mucho tiempo salir de él.

    3- Bajo por la misma calle.
    Hay un hoyo profundo en la acera.
    Veo que está allí.
    Caigo en él de todos modos… es un hábito.
    Tengo los ojos abiertos.
    Sé donde estoy.
    Es culpa mía
    Salgo inmediatamente de él.

    4- Bajo por la misma calle.
    Hay un hoyo profundo en la acera.
    Paso por el lado.

    5- Bajo por otra calle

  16. Gracias Alejandro por este articulo, me es muy dificil confiar en que el sentido florece del vacio, y que toda liberacion es una perdida, pero es asi nomas.
    Un abrazo raquel

    • Gracias Raquel. A todos nos resulta difícil confiar. Y para todos es así nomás. Abrazo

  17. Me duele y dolerá de por vida,aquella vez (hace 30 años),que ví a mi gente, DE MI PAÍS ,festejar el inicio de la guerra.(Como usan los gobiernos,el “NACIONALISMO”).Es tiempo de despertar,de la mente en el aquí y ahora, que el otro es nosotros y que el único camino es el bien común, es el respeto, que no es otra que el amor por TODO Y TODOS.

    • Gracias Angela. Intentemos ser sensibles a qué enseña ese dolor. Abrazo

  18. Alejandro, para mi esta nota ha sido un viaje pleno de hallazgos y significados. No te imaginás cuánto.

    Un viaje que en lo personal me guió a transitar desde las armaduras que penosamente llevo de ego, emociones, apellido, nacionalidad, creencias, ideas…atravesando oscuras luces y deslumbrantes sombras, tratando de sostener el vacío creativo y para mi aterrador … a veces confiando…a veces desesperando y cayendo…llegando finalmente a un nuevo principio…impulsada a tomar una nueva forma…creo estar personalmente en fase de XII de algo…
    Un viaje que propone ver más allá, ampliar percepciones y horizontes: lo personal, lo colectivo, la humanidad…preguntarnos si salir de patrones salvajes y grotescos e ir a patrones aparentemente más sutiles es realmente evolución, en lo colectivo de Jerusalem a Hiroshima, en las conductas personales y cotidianas cuántas veces me engaño sutilizando patrones que sólo se hacen más difíciles de ver…y me vuelvo a dar cuenta, y sutilizo nuevamente…y así…

    Un viaje que sabe que la única transformación posible es la del propio corazón…Qué tour! Y qué barato que salió! Gracias desde el alma.

    • Gracias María. Todo un viaje la descripción de tu viaje. Qué placer. Abrazo.

  19. Ale
    EXCELENTE¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  20. me gustaria tener una “brujula” si me permitis la expresion para poder saber por donde ando y sobre todo hacia donde voy,a proposito de conocer la propia luz y su correspondiente sombra muchas gracias

    • Gracias Alicia. Yo ando buscando la mía desde hace algunas décadas. ¿Habrá? Empiezo a sospechar. Abrazo

  21. Gracias Alejandro, tu nota ( si se la puede llamar asi) es un mapeo exacto de mi viaje actual, me ayudo muchisimo a verlo y entender que me pasa cuando ando por el territorio de mi vida. Muchas Gracias!

    • Gracias Laura. Me hace feliz que lo que intenté comunicar colabore con tu proceso. Abrazo

  22. Alejandro, tengo la suerte de acercarme a tu blogg a través de una amiga entrañable. Cada vez que lo leo me sorprendo, de lo sincrónico que es con los momentos que atravieso, y como siempre me llaman a la reflexión o me animan a trasmutar (o pensar por lo menos, que la crisis es como comentas un aspecto ineludible, necesario y renovador!). Como es adentro es afuera, y este tiempo de cambio y de doce del pais es un reflejo de ese mismo cambio interno (tengo Asc en libra, sol en leo y luna en aries…)
    Saturno por doce no ha dejado nada en pie… y la invitación aunque aterradora y desconcertante, hoy me ubica en un lugar diferente.
    Gracias nuevamente por tu acompañamiento en este viaje….

    • Gracias por tu comentario. Registrar sincronicidades nos recuerda que no estamos separados, ni aislados en nuestras burbujas de personalidad. Seguiremos compartiendo esta “mágica y misteriosa” exploración. Abrazo

  23. Mejorar, Transformar!!!!! Poner Luz en la Sombra y Ver la Sombra y la Luz! Maravilloso!!!!
    Tan parecidos, pero diferentes, pero necesarios ambos. Si pongo luz en mis partes oscuras, mis ojos físicos se abren dándome el lugar en mis experiencias oscuras para responder a ellas (cargando la armadura), y al abrirlos ingresa esta luz que despierta los ojos y la mirada de mi corazón, del alma.
    Y es esta mirada la que me transforma y lo transforma todo.
    Es esta mirada del alma, la que me alivia y me hace sonreír, esta vez, cuando yo corto la soga de esta armadura pesada en el río. Y es esta mirada la queme hace sentir aliviada al cruzar el río, pero también es la que ve: que al cruzar el río, hay otra armadura, ojalá más liviana o no, que me espera, que me dice que hay otro viaje que hacer.
    Es esta otra mirada, que me conectará con un nuevo impulso a mejorar, para nuevamente a transformar. Y seguir el camino en este espiral.
    “Acaso”, me pregunto, en esta larga historia del universo, habrá ciclos más largos, ciclos dentro de otros ciclos que desconocemos, que nos trascienden? O “Acaso” queremos medir impulso evolutivo en unidades de tiempo en donde éste no existe?
    Mejorar, Transformar, Entregarse!!!!!
    Gracias Ale, desde mi humilde mirada del corazón.

    • Gracias Dolores, me hace feliz que el artículo haya servido de trampolín para semejante comentario. Cuando lo “multidimensional” no es una idea o concepto sino una percepción surge ese estado sin palabras, conmovedor. Honrar el misterio desistiendo de explicarlo o de darle una forma fija y definitiva. Acaso.
      Un abrazo

  24. Creo que como País Argentina no ha madurado lo suficiente como para tirar la armadura, y volver a comenzar, amamos el pasado y hoy aún cuando nos disguste lo que fuimos vivimos recurriendo a al mismo, ya se por buscar justicia ya sea para taparlo, con revisionismos históricos de historiadores que al final más que historiadores son guionistas.
    Personalmente logré liberarme de mí armadura pero me cuesta asumir xq estoy ocupando un rol en una sociedad a la cual no amo como es la sociedad Uruguaya, cuando no sé ni lo que hacen vivo pendiente de lo que acontece en Argentina y eso quedará para analizar en la Carta Natal que espero poder hacerme muy pronto contigo o con Beatriz. Gracias por como nos enseñas ojalá que Argentina como País en vísperas de una elección deje de recurrir al pasado sea de la lista que sea espero que se piense con proyección al futuro como aquel penitente de la película de la Misión que se término convirtiendo luego de su liberación en sacerdote. Ojalá surja una transformación. Saludos

    • Gracias Beatriz. Confiemos en que, libres de reacciones (que parecen conducirnos a fatales repeticiones), podamos dar repuestas más creativas, con una alta tolerancia a la diversidad y lejos de hegemonías excluyentes. Abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: